Últimos temas
» Boruto ROL [Élite]
Vie Ene 05, 2018 11:42 am por Invitado

» [Crónicas] El Ascenso.
Jue Ene 04, 2018 1:33 pm por Narrador

» Petición de Nivel
Sáb Dic 23, 2017 9:44 pm por Rak

» el milagro de la navidad
Sáb Dic 23, 2017 9:27 pm por Karen

» ¡Costume FIGHT! [Pasado - Shin]
Sáb Dic 23, 2017 10:01 am por Shin Leviathan

» [presente] el despertar de los muertos
Sáb Dic 23, 2017 9:24 am por Shin Leviathan

» [Pasado] ¿de verdad es tan malo?
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Objetos de Karen
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Registro de Físicos
Vie Dic 22, 2017 9:21 pm por Matthias Lehner

Hermanos

Elite
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Dom Oct 22, 2017 12:09 pm.
Admin
Web Master - MP - Perfil
Da Boss
Matthias Lehner
Administrador - MP - Perfil
Bloody Monk
Karen Akagi
Administrador - MP - Perfil
Demon King
Kensei Komikado
Administrador - MP - Perfil
The Judge
Créditos.

[presente] el despertar de los muertos

Ir abajo

[presente] el despertar de los muertos

Mensaje por Kalhenz el Lun Nov 06, 2017 9:54 pm

Otra vez oscuridad… pero ahora no tenía miedo, no sentía apenas el reflejo de su propia melancolía. Avanzó lentamente entre el mar de oscuridad hasta qué apareció frente a él una forma. Un pelo blanco en una mirada fría, unos ojos azul oscuro en una armadura de cuero negra, un arco más largo qué él enorme guerrero quién, en sus dos metros de extensión, no se inmutaba en su nuevo huésped. Se formó su cintura, dos grandes carkaj llenos de flechas se materializaron al lado de dos guantes de cuero curtido color café oscuro, sus enormes brazos parecía qué fueran a estallar sobre su propia fuerza, era un volumen al qué el joven cazador nunca podría aspirar.

Al formarse completamente, Aldebaran Nopensen aparecería frente a el pequeño aprendiz -¿padre?- se le escapó al ilusionado albino -si no puedes diferenciar entre tu padre y una imagen remanente, fruto de tu propia conciencia, entonces tu entrenamiento fue un completo fracaso- su voz, gruesa y potente, penetró en las entrañas del joven y le quebró la voluntad, calló de rodillas ante aquel guardián.

Pasó un rato hasta qué no pudo aguantar más -¿qué hago aquí?- preguntó con desasosiego, a lo qué no recibió respuesta inmediatamente -mueres lentamente- respondió con frialdad cuando el cazador abrió la boca para intentar avanzar en su cuestionario, pero su cara se tornó pálida ante su respuesta estoy muriendo -exactamente- mencionó el cazador mientras le miraba con algo parecido al desprecio -¿puedes leerme la mente?- preguntó, ingenuo, el aturdido Kalhenz mientras miraba la imagen de su padre -obviamente, ésta es tu mente- sentenció con un tono qué denotaba enfado.

Pasó otro silencio incómodo mientras Kalhenz sopesaba sus posibilidades -¿por qué estoy aquí entonces?¿por qué se me da la posibilidad de sentir la agonía cuando no estoy consiente de mi alrededor?- unas pequeñas lágrimas escurren por los párpados del cazador, reflejándose en su cuerpo inconsciente al tiempo qué en su proyección imaginaria -porque estás muriendo, efectivamente, pero no estás muerto aún ¿tienes la voluntad de vivir tan fuerte cómo para salir de aquí?-

el tiempo pasaba, su mirada estaba pérdida en sus rodillas, estaba pálido, cansado, no sabía si tenía algo realmente para vivir, si su viaje terminaba ahí, ¿tendría asuntos sin resolver?¿sería un viaje incompleto realmente? -¿te puedes dejar de lamentar?- dijo mientras avanzaba por un camino qué se formaba entre la penumbra -haremos un análisis de tu vida hasta ahora y, entonces, tomarás tu última decisión, pues a éste lugar no volverás-.

En medio de aquel humo negro se formó una ciudad, un festival, globos volando, puestos ambulantes con gente sonriente sirviendo comida o vendiendo regalos y objetos varios, una multitud de gente avanzando, niños corriendo y riéndose, todos con trajes coloridos. Se respiraba un ambiente de alegría. A Kalhenz no le tomó mucho tiempo reconocer la feria donde perdería su libertad -aquí tendrías qué avanzar en una vida normal cómo cocinero y, aunque no es tu culpa, tu vida dio un giro qué no esperarías- hizo una pausa mientras avanzaba -pero hiciste lo qué pudiste con lo qué tuviste, y eso fue un acto de madurez- mientras se acercaban al puerto se escuchaba música de la banda, habían Marines pasando, habían vagabundos pidiendo comida y gente con cuchicheos sospechosos.

Entonces se hizo de noche, penumbra, niebla, oscuridad. Unas filas de arboles de uvas se enfilaron hasta donde alcanzaba la vista, luego se formó una mansión blanca al final. Avanzó un rato mientras los recuerdos le asaltaban, sabía qué había allí, sabía qué no iba a ganar, pero no paró, tenía qué estar seguro -y así mueres por segunda vez en un lugar ¿la prudencia la olvidaste por completo joven aprendiz?- oye una voz pesada en su espalda, recordándole qué no estaba sólo, el olor a humedad era idéntico, el sentimiento de suavidad ante cada pisada, el frío y la humedad, el escenario rojo a sus espaldas. Avanzó un poco mientras se ponía en guardia, el fuego quemaba, incluso si fuera su imaginación, el recuerdo de sus muñecas seguía vivo en su mente, le tocó verse a sí mismo salir disparado antes de qué todo se volviera niebla una vez más.

Se materializó en un bar, un mar de sangre corría por el piso, mesas caídas y desordenadas, no tuvo qué pensar mucho en aquel bar de mala muerte, recordó el mostrador y los candelabros, las ventanas sucias, la gente muerta, los cuadros manchados, y la voz del hombre qué más odiaba, le hirvió la sangre. De repente encontró sus razones para seguir vivo -quiero saber cómo debo despertar- su tono de voz delataba una ira asesina qué no era natural en él a lo qué recibió una patada del enorme hombre -si la venganza es tu razón para vivir, entonces morirás aquí mismo- la mirada no era sólo fría, denotaba desprecio y asco. Pasó un poco de tiempo y escuchó entonces la voz del hombre, aquel hombre qué no tuvo escrúpulos, su sola vos le recordaba aquella noche, la noche en qué el Capitan Gurleco se había convertido en su presa.

Pero su mente entonces se vio presa de una idea, su deuda con el paladín -¿si escapo de éste escenario despertaré?- preguntó, la mirada fría de lo qué sería la imagen de su padre sonrió -realmente, la salida siempre ha estado frente a ti, es cierto qué nunca podrás tocar a tu padre, pero, por ahora, tocarme a mi será suficiente- dice mientras se transmuta en otro ser.

El pelo blanco se conservó, pero la altura varió drásticamente, ahora era de su estatura, unos ojos color claro, enmarcados en una piel blanca cómo la leche, una sonrisa, unos labios pequeños, unas orejas grandes, un cuello delgado, unos hombros pequeños, un camuflado verde, hojas falsas se desprendían de él, un pequeño arco de caza sostenido por unas manos delgadas, un cuerpo qué se veía más grande de lo qué realmente era por su traje, unos pies envueltos en ramas y helechos, era una réplica de sí mismo.

El joven cazador sólo pudo soltar una carcajada, se enfrentaría a sí mismo para sobrevivir a una muerte falsa, fue tan irónico qué se sintió en un cuento de fantasía, era demasiado conveniente y, al mismo tiempo, demasiado complicado. Pero estuvo a centímetros de ser alcanzado por el puñal de su alterego, se vio obligado a sacar el propio para evitar el impacto directo, empezó a sangrar, supuso qué las heridas serían recuerdos, se sentirían tan reales como en el momento en qué fueron hechas, pero su oponente controlaba los escenarios, tenía doble problema por ello.

Hubo una lluvia de flechas bidireccional, pasaron un buen rato esquivando y cambiando de escenario cada qué lo tenía a tiro claro, era un maldito tramposo, pero se había encargado de qué, al menos cómo lo veía, hacerlo gastar más flechas qué su persona. Al final le vio acorralado, no estaba a una distancia donde pudiera escapar, sin dudar un minuto disparó y el escenario cambió otra vez -¡si no vas a aceptar tu derrota me es imposible!¡esa fue mi última flecha!- estaba cansado de el juego pendejo de el gato y el ratón -es qué no tengo porqué dejarme dar, pero ahora estás listo, tengamos una vida donde no volvamos a estar al borde quieres?- dice mientras todo se hace oscuro otra vez. Abre los ojos, todo es una vorágine de colores qué no logra reconocer al principio.

Una luz ¿entra luz solar aquí?¿donde es aquí? El cazador desvió la mirada de la ventana qué le azotaba con la luz solar, un techo de fibras secas ¿una choza? Ni un ruido, ni un alma, ni un movimiento, su cuerpo se negaba a responder, a moverse, a reaccionar. Troncos gruesos aquí y allí, algunas telas colgadas ¿un consultorio improvisado? La visión del cazador no se adaptaba a la luz, no lograba discernir muy bien, pero cuando lo hizo estuvo seguro, se hallaba en un consultorio, en una especie de choza, en algún lugar lejos del Archipielago Pesadilla, pero no estaba seguro de qué tan lejos ni en qué dirección.
avatar
Kalhenz
Pirata
Pirata

Mensajes : 152
Fecha de inscripción : 15/09/2017
Edad : 24
Localización : colombia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [presente] el despertar de los muertos

Mensaje por Shin Leviathan el Jue Nov 09, 2017 11:55 am


** El oleaje marino retumbaba a la cercanía delatando su proximidad a aquel destartalado lar, las aves volar y la desolación del vacío, un panorama que parecía dar cierta expectativa de calma, sin embargo era falsa, rápidamente la puerta se abrió aunque no de sopetón, ahí mismo se presentaba Shin, inerte en el umbral de la puerta dejando que la luz detrás de si ocultara la mayoría de su silueta mientras divisaba al fondo en la pequeña camilla improvisada al enano blanco, cierta tranquilidad azoto al mal encarado leviathan, pues dentro de su máscara ocultaba cientos de reacciones y sentimientos

- Fueron 3 días, me agrada ver que el mundo de los muertos no te sedujo lo suficiente –

Asevero con frialdad su gruesa voz, procediendo entrar al sitio, moviendo las sabanas puestas a forma de mini cortinas, desde lo alto del techo improvisado, varias cuerdas colgaban, todo se mostraba de cierta forma recién creado, y así era, ese espadachín habría elucubrado un par de pequeñas chozas detrás de la colina donde antes reposaba su hogar y ahora quedaban solo escombros de un incendio solitario

- Bienvenido a baterilla, estas en mi isla, “detrás del poblado por el camino a la colina lo veras, el taller leviathan con el mar atrás, pues ni un árbol queda ahí “, recurrentemente viene un doctor amigo de mi padre y sobreviviente a la masacre, es el quien ha tratado tus heridas, joven kalhenz –

Aquel verso seria plasmado con melancolía y tristeza, un verso que los pobladores daban para llevar a los interesados en el trabajo de esos genios de la madera pudieran elaborar, era el distintivo de su casa, estar al final de ese camino al fondo de la existencia de la colindase con el bravo mar, ahí estaba el contexto, habían llegado hace unos días, entre lo sería una especie de madrugada agitada por la lluvia, anclaron en el pequeño puerto oculto, creado para el transporte de esculturas y ahí mismo a pocos metros sobre la colina aprovecho el Angulo de declive para con ayuda de los pocos pilares que quedaron y la mano de obra de xabraxas crear 2 chozas humildes y estables, había tomado todo lo que quedo de aquellos escombros, un par de machetes para madera uno que otra repisa y los interiores del dojo para equipar lo que sería ese pequeño consultorio.

Entro así al silente de sus vocablos y demostrar al lado de aquella cama “improvisada” lo que parecía ser un buro pequeño de 2 cajones, donde ungüento y agua descansaba, así mismo algunas frutas frescas y agua para beber en un botellón acompañado de varios vasos, pastillas para el dolor quizás, él lo desconocía

- Estuviste con una fuerte fiebre, deberías seguir reposando - **
avatar
Shin Leviathan
Pirata
Pirata

Mensajes : 156
Fecha de inscripción : 12/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [presente] el despertar de los muertos

Mensaje por Narrador el Miér Nov 15, 2017 11:58 pm

Baterilla era un pueblo de lo más tranquilo, era un icono de  la calma y era tomado como ejemplo de paz por los demás pueblos del South Blue e inclusive de los otros mares cardinales. Ahí se podía decir que alguien se podía retirar a tener una familia y vivir en paz. Ese pueblo no conocía ni si quiera el término violencia y menos un asesinato, pero como todo en la vida nada es eterno, ni si quiera la paz y la prosperidad.
El lugar había sido contaminado por piratas recientemente; personas buscadas por la Marina estaban escondidos en uno de los lugares más recónditos de la isla, en un lugar especial que la mayoría de la población olvidó o decidió olvidar. Era el Taller de lo Leviathan, un clan que se suponía extinto y que por el porvenir de la prosperidad, el mismo pueblo decidió olvidar.

Ahora todos gozaban de la prosperidad, del clima tropical que daba para sembrar frutas casi todo el año y de la protección que brindaba la Marina con sus constantes patrullas por el área. Todos habían olvidado los eventos que dieron lugar a la destrucción de ese clan, ya todos olvidaron o casi todo. De los pocos que todavía  recordaban, había un médico, amigo del heredero Leviathan, que fue muy amable como para arriesgarse a brindar ayuda. Parchó al pequeño albino para luego retirarse del lugar; no era prudente seguir con Shin y compañía y mucho menos ahora que era un hombre buscado.

La guerra había marcado a los dos hombres, de pasar a Okamas con intenciones sexuales a pasar a un hombre que disfrutaba tener sexo con animales. Ese día había sido muy movido para ellos, pero lo que les esperaba era todavía aún peor.

La red de información de los Marines era enorme, carteles de Wanted volaron por todo el mundo en el News Coo en cuestión de horas y muchos se informaron para tener cuidado con los nuevos criminales; otros usaban este tipo de situaciones para ganarse la vida. Este era el caso de cierto cazador que pagaba sus excesos con las recompensas elevadas de criminales novatos que emergían. Ahora mismo tenía en cuenta a dos posibles marcas para pagar las cuentas; la primera era de 23 millones y la segunda de 15. Llevaba días buscando el rastro de los criminales en su pequeña embarcación y con su compañero de aventuras. Esa embarcación era para seis personas y tenía un cañón pequeño para defenderse en el mar. Prefería ir en barco pequeño para mayor comodidad y movilidad, cazar criminales requería astucia por parte del cazador y este tipo de embarcaciones eran ideales para emprender una persecución.

Las pistas las siguieron por tres días, preguntando de pueblo en pueblo siguieron las marcas hasta el South Blue, a ese pueblo tan pacífico que nadie sospecharía. Llegaron al puerto principal de Baterilla y allí rápidamente desembarcaron. Fueron recibidos por el pueblo muy amablemente, tal vez se trataban de turistas que aportarían al pueblo, eso era lo que se estilaba en el lugar en los últimos años, Uno de los cazadores comenzó a preguntar sobre los criminales que habían llegado al lugar, estaban casi seguros que ellos se encontraban ahí en ese lugar. Los carteles de Wanted salieron para mostrar las identidades de los criminales; se trataban de Shin Leviathan y Kalhenz, buscados por causar destrozos en Loguetown. Allí los curiosos pobladores comenzaron a relacionar cosas sobre lo que sucedió hace poco, tal vez habían visto a esos individuos.


Off Ro:
Comenzamos con la Narración.
-Los dos cazadores están afuera del barco, los comenzaron a buscar, luego de dos rondas los encontrarán si siguen en la isla. Pueden encontrarlos si desean en su siguiente post o intentar escapar.
-El barco no está solo.

Narrador
Civil
Civil

Mensajes : 199
Fecha de inscripción : 25/06/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [presente] el despertar de los muertos

Mensaje por Kalhenz el Mar Nov 28, 2017 7:11 pm

-mi padre me salvó, o fue su memoria remanente- dijo al reconocer la voz del samurái, no parecía hablando con él, más bien una información lanzada al aire, el propio cazador dudaba de la realidad, no creía qué hubiera sobrevivido, era imposible, no sabía qué sucedía. Su mente divagaba a intervalos, incluso despierto; mientras las palabras flotaban, sin llegarle a tiempo; su entendimiento se veía nublado por su propio aislamiento, su vista estaba pérdida en el infinito. Sin responder se intentó incorporar, su cuerpo le resultaba una enorme carga. Cuando se rindió se dejó, tendido cómo estaba, esperando una señal, algo qué le dijera qué estaba vivo, no entendía las palabras del enorme caballero, aunque no sería la primera vez.

-¿Reposar?- su mente emuló la palabra cómo llevada por la inercia de la conversación, no usaba la razón, no avanzaba en el pensamiento, era un autómata perdido en su propia mente; No obstante, tampoco tenía una cadena qué lo atase allí. Pasó largo rato tendido, sin cambiar su mirada del techo, vegetando, existiendo meramente mientras ocupaba un espacio qué no sabía si existía, el sueño lo había devuelto, pero aún así no sentía más qué desasosiego, una enorme tristeza, por su propia debilidad, entendió las palabras de su padre qué, con imágenes, su mente devolvía el tiempo a esa acalorada discusión: el morir con un nombre, el vivir por un objetivo, era la única manera de sobrellevar el salvaje mundo en el qué vivían, donde no importaba qué poseías o quién eras. Si tu lugar se situaba en el camino de alguien más fuerte debías hacerte a un lado, sin chistar; sin importar lo importante qué fuera para ti ese lugar, le pareció completamente ilógico en ese entonces.

La luz del sol le fue arrebatada antes de qué pudiera recuperar la cordura, en parte, pero el cambio le demostró una posibilidad, a la qué se aferró, intentó nuevamente pararse en la oscuridad. No tengo fuerzas, duele sus pensamientos eran simples, hasta donde su pobre estado de conciencia le permitía vivo, estoy vivo una sonrisa afloró, pero no fue felicidad lo qué sintió, sólo calma, paz; estaba vivo y eso era una noticia qué le estaba dando una razón. No era un pensamiento feliz, era un soporte a su cordura.

-¿Hay comida?- un hilo de voz, una petición al viento, un concepto qué existía porque, ahora, tenía conciencia de más partes de su cuerpo. Avanzar, recuperar, era todo lo qué su mente hacía; ni peligro, ni recuerdos, ni sueños, ni planes; nada se articulaba en su mente, sólo fragmentos de realidad qué le confundían, mientras se despertaba de un sueño qué había concluido hace rato.

Cómo una marioneta sin voluntad, sus músculos relajados cedían dócilmente a cualquier estimulo externo, su mente sólo lograba darle control de sus recuerdos lentamente, pero su mirada seguía apagada, sin vida. No fue sino hasta muy avanzada la noche qué recuperó completamente la consciencia, se forzó a incorporarse, un infierno de dolor le invadió mientras hacía esto. Miró a su alrededor -al final, no completamos nada en esa salida, no tiene sentido- se dijo, se vio a si mismo preguntándose qué era lo qué estaban buscando -deberás explicarme por qué me llevaste a ese lugar- hizo una pausa y miró sus muñecas, tenían un nuevo vendaje, de mejor calidad, más trabajados y con mejores materiales -¿qué es lo qué fuimos a buscar?¿Lo encontramos?-
avatar
Kalhenz
Pirata
Pirata

Mensajes : 152
Fecha de inscripción : 15/09/2017
Edad : 24
Localización : colombia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [presente] el despertar de los muertos

Mensaje por Shin Leviathan el Sáb Dic 23, 2017 9:24 am


**Cuál señor de la. Muerte habría reposado sin moverse del. Costado de aquella cama, su silueta era entre la oscuridad ambigua, pues si bien, aparentaba ser más una aparición que un humano, yacía expectante del reaccionar de su camarada, cruzando los brazos cruzados aguardo a cuando esté volviera en si, ya que durante la mañana se había mostrado al. Menos aún vivo o eso creía el. Paladín platinado, pues a estas horas de la. Noche aún seguía con la. Duda si lo que vio en la tarde fue más una apresurada ilusión y deseos de ver al pequeño bien, se preguntaba así mismo si había hecho buen, si habría logrado algo, se sentía más que responsable y por eso aun fuera a pasar una semana más estaría al pendiente, cual nueva columna tallada en mármol blanco se afilada al fondo de la cabaña, con los brazos cruzados dejando colgar su cabello gris y cierta tensión en su rostro, pues ya no sentía su quijada, habría apretado demasiado los dientes durando horas mientras las ideas volaban a contra de su ser

“ y… así de fácil es romper tu palabra no, habías dicho que le culinarias, así de fácil es quebrantar tu código y lo que eres bastardo, una vil deshonra a lo que fueron antes de ti, no eres más que una simple mota de polvo del clan leviathan "

Sus manos apresaban con gran fuerza sus bíceps los descomponían ante la presión y aunque no lo pareciere todo su ser estaba tenso duro y marcado en sus telas, no tenía idea de que podía ser, esperaba al doctor… ya habría tardado, más rápidamente esa idea se esfumó cuando lo vio de nuevo, se levantó… estaba… incorporado??, como fuera se movía y eso le daba aún tiempo y oportunidad de redimir sus palabras y actuar y aunque intentaría saludarle, el entumecimiento en su rostro solo le. Permitió hacer un pequeño ruido, el cual le recordó que el también estaba cansado y lacerado, por un momento titubeo y apenas si se pudo mover de la pared, si que estaba entumido y todo su cuerpo lo reflejaba **

Spoiler:
lamento la demora me ha consumido demás la temporada y la decidía de no tener idea que chinga postear, realmente he tenido eventos personales no muy a menos, espero poder reincorporarme en dado caso que sea demasiado tarde, aceptaré las consecuencias

avatar
Shin Leviathan
Pirata
Pirata

Mensajes : 156
Fecha de inscripción : 12/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [presente] el despertar de los muertos

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.