Últimos temas
» Boruto ROL [Élite]
Vie Ene 05, 2018 11:42 am por Invitado

» [Crónicas] El Ascenso.
Jue Ene 04, 2018 1:33 pm por Narrador

» Petición de Nivel
Sáb Dic 23, 2017 9:44 pm por Rak

» el milagro de la navidad
Sáb Dic 23, 2017 9:27 pm por Karen

» ¡Costume FIGHT! [Pasado - Shin]
Sáb Dic 23, 2017 10:01 am por Shin Leviathan

» [presente] el despertar de los muertos
Sáb Dic 23, 2017 9:24 am por Shin Leviathan

» [Pasado] ¿de verdad es tan malo?
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Objetos de Karen
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Registro de Físicos
Vie Dic 22, 2017 9:21 pm por Matthias Lehner

Hermanos

Elite
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Dom Oct 22, 2017 12:09 pm.
Admin
Web Master - MP - Perfil
Da Boss
Matthias Lehner
Administrador - MP - Perfil
Bloody Monk
Karen Akagi
Administrador - MP - Perfil
Demon King
Kensei Komikado
Administrador - MP - Perfil
The Judge
Créditos.

Monje perdido llama a Casa II: La Venganza de Matthi

Ir abajo

Monje perdido llama a Casa II: La Venganza de Matthi

Mensaje por Matthias Lehner el Lun Nov 06, 2017 1:14 pm


Vientos de guerra impulsaban al navío armado que timoneaban los coristas y ayudantes del gran sumo sacerdote de la verdadera religión, él, con su instrumento en mano, tocaba las melodías más hermosas, con una carga musical enorme, apestando el ambiente de los fuegos de la conquista y las fraguas cargadas de armas empapadas en sangre. Si, seguramente "Matt-rino Kingdom" sería una buena canción con esa letra que componía mientras tocaba, y es que si bien los vientos no eran de guerra y él no se consideraba a si mismo más que un músico privilegiado y un sacerdote cualquiera, entendía que, en la música, la hipérbole era un arma más poderosa que un cañón, y como solía usarla tan a menudo en sus éxitos, se podría decir que la exageración y la mentira la blandía como un samurai a su katana.

El viaje había sido sumamente corto en comparación a la forma habitual de viaje a la deriva que siempre utilizaba, montando un pequeño bote y remando a donde lo llevara el destino, pero ahora con un navío superior, navegantes e incluso un nuevo miembro de su secta, sentía que viajar entre las islas era cosa de un parpadeo. Desde la distancia, sin embargo, podía verse el Reino de Torino, aparentemente recuperado en cierta medida tras el incendio provocado por el mismo Matthias hace casi un mes, y es que, lejos de preferirlo de ese modo, el pelirrojo esperaba ver aún restos del accidente forestal, para asegurarse de haber dejado una marca tanto en la isla como en la memoria y corazón de sus habitantes. La ley había culpado a Hiro, pero la ley no sabía nada. -Ya casi llegamos Harys, veré si puedo hacer de esa isla nuestro hogar temporal... ¿Te apetece comerte a uno de esos pájaros inmensos? ¿O prefieres la carne humana? -Su voz para con el pequeño era casi paternal, y sabiendo lo extraño que le resultaban las caricias, procuraba peinarle los cabellos con los dedos o palmear suavemente su espalda. Los trillizos no ocultaban su nerviosismo respecto al nuevo invitado, pero Matthias había dejado en claro que mientras siguieran sus indicaciones, no serían presas de su nuevo amigo. Era irónico pensar que, a quien trataba como una mascota, podía considerarlo ya como un amigo.

El navío pronto hubo de tocar tierra, y mientras Matthias daba indicaciones de mantener el barco cerca y preparado para cualquier inconveniente, se hizo seguir de Harys y de dos de los trillizos, a quienes entregó algunas manzanas antes de comer una él mismo, pasando de intentar que el albino comiera alguna otra cosa que no fuera carne. Suspiró y con una larga sonrisa contempló el mismo lugar donde había luchado contra el gigante hace semanas, casi parecía haber sucedido esa misma mañana y la manera en que había huído entonces, por no tener ningún poder extra, ahora le resultaba graciosa. -¿Comenzamos? -Preguntó mientras se adentraba en la espesura del bosque, esperando toparse pronto con los habitantes de la isla, a quienes haría sus nuevos "discípulos".

_________________
No es una huida, es una retirada estratégica.

[Ficha]
- [Expediente] - [Objetos] - [Akuma no Mi] - [Técnicas]
Músico al servicio de Kensei - Originario de Namakura -Usuario de la Magu Magu no Mi
Haki Dormido - Recompensa 40.000.000 Berries
Dueño de los navíos O.M.G y Napalm Records
avatar
Matthias Lehner
Pirata Conocido
Pirata Conocido

Mensajes : 436
Fecha de inscripción : 15/08/2017
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Monje perdido llama a Casa II: La Venganza de Matthi

Mensaje por Harys Redrum el Mar Nov 07, 2017 9:03 am

El trayecto en barco con compañía de “confianza” era todavía un concepto raro para Harys, quien a veces todavía se alarmaba cuando alguien lo llamaba por su nombre. Además de Matt, el sujeto había decidido seguir debido a su habilidad y promesa de presas, había otras personas en el navío, muy similares entre sí todas, lo que le hizo preguntarse si mataba a uno de ellos ¿Los demás morirían también?

Las veces que había música a bordo eran particularmente molestos, ya que el sonido de la melodía lo relajaba, y estar relajado para él era horrible, una sensación igual a estar siendo dominado, recordando los momentos que pasó secuestrado por caníbales. Se tapaba los oídos con los dedos mientras veía al pelirrojo seguir con su espectáculo. Después de un rato así, Harys entró en un estado que no resultaba muy diferente a estar en coma, ya que solo respiraba y ningún pensamiento pasaba por su mente, solo una completa y total nada. Solo el contacto físico con Matt cortó este estado. Todavía no era capaz de asimilar la normalidad de tener contacto con algo que no fuera un cadáver, y escalofríos recorrían su cuerpo siempre que le tocaba el cabello o la espalda; su rostro era una mezcla de temor, calambres y algo que podría asemejarse a placer.—
Carne, fresca —. La respuesta era la habitual.

Tras bajar del barco, recibió un fruto color sangre de parte de Matt. Vio como este comió una similar, y como los demás acompañantes también estaban comiendo las suyas. Harys la vio, recordaba haber visto esa fruta antes, incluso haberla comido, pero no podía recordar ni el nombre ni el sabor. Mientras caminaban, Harys seguía viendo aquella fruta, olfateando, hasta que se atrevió a morder un pedazo, el cual escupió al momento. Pensó que quizás, por el color, tendría un gusto similar al de sangre, pero estaba equivocado. Después de ese mordisco, volvió a ver a la fruta en su mano, esta vez con una expresión de asco, y la tiró al suelo. Eso le había dado hambre, y como siempre hacía cuando tenía hambre, su primera reacción fue llevarse una mano a la boca, la izquierda de esta vez, y comenzó a masticar sus dedo medio y anular, mientras con el pulgar de esa misma mano frotaba sus propias encías. Quería encontrar una presa pronto, y realmente, para él cualquier ser vivo que se les aparecería sería suficiente. Comenzó a caminar a un lado de Matt, ya que sabía que en caso de aparecer algo más poderoso de lo que pudiera manejar, el pelirrojo podría con ello, y si no, pues solo tenía que huir.
avatar
Harys Redrum
Pirata Iniciado
Pirata Iniciado

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 30/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Monje perdido llama a Casa II: La Venganza de Matthi

Mensaje por Matthias Lehner el Mar Nov 07, 2017 9:39 am

Aquel despojo humano, al menos como criatura, resultaba fascinante en cierto modo y el pelirrojo parecía pasarla realmente bien causándole aquella rara conducta entre miedo y gusto de tenerle tocándole, aún en suaves caricias. Sentía un raro placer en molestar así al chiquillo, como cuando se tiene un perro y le tiras de la cola sabiendo que le molesta tanto como le gusta, y, a especie de venganza personal, seguiría molestándolo.

Para agradar al pelirrojo bastaba con ser una persona interesante, apreciar su música o ser una mujer, algo en lo que Harys fallaba por dos puntos pero salvaba por el primero, al ser terriblemente intrigante. Si, Matt odiaba a las personas que se cubrían los oídos al escucharle tocar y lo tomaba como un gesto de lo más ofensivo, pero tenía presente que aquél chiquillo no era precisamente una persona cuerda o normal, y dejaba pasar la ofensa por el simple hecho de que un loco no podría encontrar la armonía y la paz que su música ofrecía a los miserables habitantes de este mundo. Tanto era el hecho de que el albino demostrara su anomalía psicológica que, durante un rato pareció que había muerto y tan solo su respiración le delataba, dejando entrever que quizá no era que su locura le arrebataba la capacidad de apreciar la música, sino que esta despertaba en él algo sumamente caótico que el pelirrojo no estaba del todo seguro si debería continuar alborotando. Como fuera, no iba a dejar de tocar la música que para él era vida y aire, pero procuraría hacerlo menos en compañía de Harys.

Como fuera, apenas tocaron la arena de la isla el muchacho, objeto de curiosidad del pelirrojo respondió tal y como se le habría esperado, apagando la pequeña llama de esperanza curiosa que tenía el músico, a quién le habría encantado verlo interesado en la idea de comerse un ave gigante. ¡Vamos! ¿Podría siquiera comérsela toda? Aquello le causaba gracia al enorme monje, pero dada la respuesta, simplemente se encogió de hombros y prosiguió su camino, resignado a la simpleza del pequeño, pero, sucedió que al girarse a contemplarlo, la imagen que vio le hizo arquear las cejas y con un movimiento de su mano le apartó la de Harys amablemente de la boca. -Deja de morderte, que se te infectan los dedos. -Dijo frunciendo el ceño mientras miraba a los alrededores y detrás de si, contemplaba la manzana mordida. -No te gustan las manzanas ¿Cierto? Y seguro toda esa carne que traías en el saco está comenzando a pasarse... Hay que darse prisa entonces. -Dijo esto último casi para si mismo, sin embargo lo suficientemente audible para que el par de hermanos que le acompañaban encajaran la mirada en el pelirrojo y detuvieran su andar. Matt iba a preguntar qué diablos sucedía, pero ellos le hicieron señas de que se callara y señalaron unos arbustos que se movían con un sonido ronco, ante lo cual el pelirrojo les entendió.

Dio un par de pasos adelantándose y cuando estuvo cerca del arbusto, apuntó con su índice derecho, mismo que comenzaba a emitir una pequeña humareda negra y un inusual brillo rojizo, como de fuego. -A ver, que salga quien se oculta. -Ordenó.

_________________
No es una huida, es una retirada estratégica.

[Ficha]
- [Expediente] - [Objetos] - [Akuma no Mi] - [Técnicas]
Músico al servicio de Kensei - Originario de Namakura -Usuario de la Magu Magu no Mi
Haki Dormido - Recompensa 40.000.000 Berries
Dueño de los navíos O.M.G y Napalm Records
avatar
Matthias Lehner
Pirata Conocido
Pirata Conocido

Mensajes : 436
Fecha de inscripción : 15/08/2017
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Monje perdido llama a Casa II: La Venganza de Matthi

Mensaje por Harys Redrum el Vie Nov 10, 2017 10:47 am

Cuando sintió que Matt le apartaba los dedos de la boca, Harys gruñó sutilmente, como si fuera un perro rabioso al que le acaban de quitar su comida, pero no hubo reacción adicional después de ello, ya que al fin y al cabo sabía quién llevaba el liderazgo en el grupo. Las preocupaciones del pelirrojo pasaron de largo por su cabeza, ya que realmente no era una costumbre que simplemente pudiera abandonar, además que hacía año de la última vez que tuvo una infección en los dedos, los cuales no eran más que un amasijo de callos en los cuales, aunque mantenía su fuerza, ya apenas quedaba sensibilidad.

Ante la pregunta sobre aquella fruta, solo negó con la cabeza.—
Fresca, bien.... todavía, dos días—. Dijo sobre sus raciones que aún guardaba en la bolsa de lino que cargaba consigo. A pesar de que prefería comer carne fresca ya que el sabor no se igualaba, podía aguantar comer carne de hace varios días; y aunque conocía los métodos para curar alimentos para que se mantuvieran por más días, prefería evitarlo ya que esto modificaba el sabor de la sangre.

Cuando los otros se detuvieron, Harys lo hizo al unísono. Para el momento que señalaron el arbusto, el peliblanco tenía la mirada posada sobre ese mismo lugar. Era un cazador, así que sabía como moverse en medio de un bosque, agarrarle desprevenido de esa manera no sería tan fácil. Desenfundó su cuchillo alargado de su cinto, y con él en mano, comenzó a rodear aquel arbusto, con una postura encorvada, casi como si fuera un felino listo para saltar al cuello. Parecía ser un animal, pero había nativos de ciertas islas que imitaban sonidos para engañar a sus presas, por lo que Harys estaba preparado para lo que fuera que saliera, además que Matt estaba atento también, y le parecía casi imposible que hubiera algo que pudiera derrotar a un hombre hecho de "margma" o como sea que se pronunciara.
avatar
Harys Redrum
Pirata Iniciado
Pirata Iniciado

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 30/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Monje perdido llama a Casa II: La Venganza de Matthi

Mensaje por Narrador el Lun Nov 13, 2017 5:09 pm

Por unos segundos la tensión en el ambiente se acrecentó, pues no hubo respuesta o movimiento por parte de aquel arbusto, pero de pronto un ave del tamaño de un humano salió disparada a dónde se encontraban aquellos dos forajidos. Esta terminó a escasos centímetros del músico de roja cabellera tendiéndose en el suelo con falta de aliento. Si la pareja contemplaba correctamente a aquel animal podía encontrar cómo a un cría de los típicos pájaros de la zona llena de heridas y sangre. Cada suspiró que daba la pobre llenaba de una abrumadora determinación por sobrevivir en su mirada, clavada en Matthias Lehner. Además del rastro de sangre en la trayectoria que había seguido la poca afortunada criatura se contemplaban varias lanzas cortas por el mismo llenas con la sangre de esta, parecía estar siendo perseguida por alguien.

El silencio volvió a inundar el lugar y sólo se escuchó una suave brisa de viento acariciar las hojas para moverlas paulatinamente. Varios graznidos se escucharon a lo lejos tras haber pasado cinco interminables segundos además de un potente cambio en la corriente del aire, todo parecía indicar que un pájaro enorme estaba sobrevolando la zona y que únicamente la copa de los árboles que se encontraban sobre los piratas los estaba protegiendo de un posible ataque.

Narrador
Civil
Civil

Mensajes : 199
Fecha de inscripción : 25/06/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Monje perdido llama a Casa II: La Venganza de Matthi

Mensaje por Matthias Lehner el Vie Nov 17, 2017 4:41 pm

La sorpresa se marcó levemente en los ojos del pelirrojo quien perdió por un instante la mirada caída e indiferente que llevaba desde que pisó la isla, sabiendo con certeza que por su condición de logia y lo fácil que ardía la isla (lo sabía desde que la incendió semanas atrás) sería ahora un rival demasiado poderoso para casi cualquier habitante de los mares cardinales. Pero ni aún su ardiente poder de las entrañas del mundo le libró del asombro de ver a una cría de estas aves que solían, casi con exactitud instintiva, habitar en la cumbre del gran árbol y no en el bosque de raíces donde residían los indígenas. ¿No era caníbales y consumidores de hongos y peces? Recordaba con precisión haberlo leído en un libro de cierta ciudad, y hasta había una canción que se enfocaba más en sus protuberantes ombligos que en su dieta. En fin, la presencia del ave, y el aleteo de la otra sobre la cubierta de los árboles era la simple prueba de que, los nativos estaban encaprichándose en cazar a estas emplumadas criaturas o que, una cría descuidada y caída, había tenido la mala suerte de interrumpir algún ritual o lo que fuera.

Matthias veía en su mente las cientos de opciones posibles y la mitad de ellas llevaba a una sola decisión, sobre ayudar al ave y ganarse el posible favor de aquellas emplumadas y enormes bestias, o ejecutarla allí mismo y negociar con sus cazadores. Las opciones resultaban casi incalculables pero se resumían a dos sencillas opciones entre las cuales parecía pesar más la de ayudar a los nativos, pues, al fin y al cabo, aún con la fuerza de las aves, las bestias podían ser domadas de una y otra forma, y la apuesta lógica sería por el bando de los humanos. Aunque... ¿Sería sabio decantarse por una horda de supersticiosos caníbales? Al alargado pelirrojo le parecía que ambas decisiones serían simplemente incorrectas ya que ninguna le aseguraba completamente el apoderarse de la isla de manera pacífica, por lo que acercándose al ave herida tomó de su cuerpo y de los alrededores las puntas de lanza, que comparó con unas que guardaba en su mochila desde su viaje anterior cuando dejó tuerto a Hiro e incendió Torino inculpando al gigante recientemente fallecido.

¿Que opinas Harys? Si lo matas, debes comertelo... Sino, lo ayudamos. -Advirtió con una sonrisa mientras esperaba que el albino tomara la última decisión. Al fin y al cabo, poco o nada le importaba al pelirrojo el destino de aquella cría, pero si su colega no iba a comérsela, al menos ayudarla le daría una sensación de buena acción, al tratarse tan solo de una cría.

_________________
No es una huida, es una retirada estratégica.

[Ficha]
- [Expediente] - [Objetos] - [Akuma no Mi] - [Técnicas]
Músico al servicio de Kensei - Originario de Namakura -Usuario de la Magu Magu no Mi
Haki Dormido - Recompensa 40.000.000 Berries
Dueño de los navíos O.M.G y Napalm Records
avatar
Matthias Lehner
Pirata Conocido
Pirata Conocido

Mensajes : 436
Fecha de inscripción : 15/08/2017
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Monje perdido llama a Casa II: La Venganza de Matthi

Mensaje por Harys Redrum el Sáb Nov 18, 2017 6:03 pm

La causa de las preocupaciones del grupo resultó ser una simple ave, que cayó justo frente a Matthias al salir disparada del arbusto. Harys casi reacciona atacándola, pero logró discernir que no era necesario antes de hacer algún movimiento. La observó por unos instantes, las heridas que tenía y lo expresivo de su mirada, pero realmente no sintió ninguna compasión por la criatura, solo algo de molestia ya que se había puesto en tensión sin necesidad.

El pelirrojo decidió tomar al ave y revisar las lanzas que se encontraban en el rastro de sangre, comparandolas con otras que ya tenía. Harys no entendió la razón de esto, pero seguro era algo inteligente, por lo que no comentó nada, sino que, todavía con su arma empuñada, comenzó a observar a los alrededores, por si acaso aquello que estuviera cazando a esa ave no se les acercara de improvisto.

Al escuchar la pregunta del pelirrojo, Harys le miró por un instante, y luego al animal, para tan solo encojerse de hombros.—
Aterrado, carne dura... no sirve matarlo no—. Dijo en su dialecto poco civilizado. Cuando una presa estaba en estado de pánico, no resultaba una buena comida debido a que los músculos se tensaban de tal manera que no era diferente a masticar cuero. No veía ninguna ganancia en matar al ave, pero tampoco en ayudarla, por lo que le dejaría el cuidado a Matthias.
avatar
Harys Redrum
Pirata Iniciado
Pirata Iniciado

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 30/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Monje perdido llama a Casa II: La Venganza de Matthi

Mensaje por Narrador el Miér Dic 13, 2017 10:02 pm

El pájaro se había quedado quieto ante la aparición frente a él de cuatro humanos, enemigos naturales de su especie y una amenaza más para el animal. Con todo, y tras el paso de unos segundos en que los piratas deliberaban sobre su destino, el pájaro priorizó huir del enemigo que tenía a su espalda. Avanzando con dificultades por las heridas que se distinguían entre su plumaje, el animal rodeó al grupo de humanos y continuó por el camino que estos habían usado, aprovechando la senda para moverse con mayor rapidez.

No había avanzado mucho cuando un nuevo estrépito se escuchó entre la arboleda, esta vez de mayor tamaño, y una figura humana se adelantó del mismo grupo de arboles bajos del que había salido el ave. El desconocido era una especie de salvaje, del tipo que poblaba aquella isla. Era gordo, aunque parecía moverse descansado y con agilidad, y su piel era oscura, casi del color del cacao. Parecía muy pequeño en comparación a los tres metros del mayor de los cuatro piratas, e incluso su rostro parecía considerablemente joven. No había rastros de vello facial, y sus mejillas rechonchas eran tersas, sin mostrar signo alguno de la edad. Eso, junto a sus manos pequeñas y baja altura parecían apuntar a que se trataba de no más que un adolescente, incluso en esa tribu de pigmeos.

El salvaje llevaba en la mano un extraño artefacto, que parecía primitivo pero también daba muestras de inteligencia. Era un tubo de madera con una estaca en el centro, y parecía tener un percutor primitivo en la parte trasera, atada con lianas flexibles. Quizá algún tipo de ballesta hecha con madera y cuerdas. El salvaje la alzó, apuntando hacia el cielo mientras paraba en seco ante los piratas.

- Presa mía. Cena. Apartar.- El uso del lenguaje era rudimentario, pero sus intenciones eran claras. Buscaba seguir al animal, sin una animadversión concreta contra los presentes, ante los que tampoco mostraba mucha alegría.

Narrador
Civil
Civil

Mensajes : 199
Fecha de inscripción : 25/06/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Monje perdido llama a Casa II: La Venganza de Matthi

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.