Últimos temas
» Boruto ROL [Élite]
Vie Ene 05, 2018 11:42 am por Invitado

» [Crónicas] El Ascenso.
Jue Ene 04, 2018 1:33 pm por Narrador

» Petición de Nivel
Sáb Dic 23, 2017 9:44 pm por Rak

» el milagro de la navidad
Sáb Dic 23, 2017 9:27 pm por Karen

» ¡Costume FIGHT! [Pasado - Shin]
Sáb Dic 23, 2017 10:01 am por Shin Leviathan

» [presente] el despertar de los muertos
Sáb Dic 23, 2017 9:24 am por Shin Leviathan

» [Pasado] ¿de verdad es tan malo?
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Objetos de Karen
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Registro de Físicos
Vie Dic 22, 2017 9:21 pm por Matthias Lehner

Hermanos

Elite
¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Dom Oct 22, 2017 12:09 pm.
Admin
Web Master - MP - Perfil
Da Boss
Matthias Lehner
Administrador - MP - Perfil
Bloody Monk
Karen Akagi
Administrador - MP - Perfil
Demon King
Kensei Komikado
Administrador - MP - Perfil
The Judge
Créditos.

[Pasado] Black Label

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

[Pasado] Black Label

Mensaje por Kensei Komikado el Miér Nov 01, 2017 11:07 pm

Eran esos días simples, donde el dios de la justicia no era buscado por sus atrocidades, días simples...

Kensei era un hombre que viajaba mucho, desde su partida desde su isla natal, recorrió muchos mares en busca de conocimiento sobre los mortales. Siempre estaba fascinado con el ímpetu que ciertas personas hacían algo, en especial las mujeres. El se mantenía siempre con un buen dinero en el bolsillo para sus gastos por las mismas mujeres y un par de hombres; su trabajo consistía en bañarse y que ciertas mujeres que llegaban a su precio, podían deleitarse con el cuerpo bien tratado del espadachín además de su falo enorme. Era una de esas mañanas donde se había dejado ver en su hora del baño, donde sabía que las mujeres se dejaban llevar por ese impulso primitivo al verlo.
Había ganado un buen dinero esa mañana y decidió darse un gusto, compró en una de las tiendas una botella de un buen vino para acompañar con un poco de queso y uvas, pero ese día decidió hacer algo diferente. Ese día había amanecido con las ganas de ir a tomar el sol de aquella pequeña isla que se encontraba; el clima era el predilecto para salir a tomar el sol y hacer un picnic, así que fue a por una manta en el hostal donde quedó y luego ir al parque.

Siempre que iba por algún sitio, llamaba la atención por su aspecto físico, era un hombre muy deseable, además de que sus exquisitos ojos rojos eran como dos luminarias enormes de atención.
Llegó al parque y acomodó todo, se sentó sobre la manta y acomodó sus cosas y dispuso a comer. En le parque se veía a los niños jugar con tranquilidad alrededor de él, como si no pasara nada en ese hermoso día con temperatura buena, pero los adultos susurraban cosas sobre el espadachín. Llegaba un punto donde no le importaba lo que dijeran de él, al fin y al cabo eran simples mortales con su cháchara tonta sobre sus propias banalidades. Su viaje había sido para comprender a los mortales, pero casi no se tomaba la molestia de verdaderamente interactuar con ellos en ese punto, solo lo necesario para su subsistir.


Seguía comiendo y bebiendo en el gran verde del césped esperando algo que le llamara la atención, algo que lo sacara de esa rutina que últimamente había tenido. La etiqueta negra de su vino, marcaba uno que era muy joven, pero agradable al gusto y solo alguien con experiencia en ese bebida como él, apreciaría el brebaje.

avatar
Kensei Komikado
Pirata Conocido
Pirata Conocido

Mensajes : 135
Fecha de inscripción : 15/08/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] Black Label

Mensaje por Kalhenz el Jue Nov 02, 2017 12:08 am

Un horizonte agradable, un par de nubes aquí y allí, una isla, un puerto, más de lo mismo, el cazador deseó por un instante, no viajar sólo siempre, más tarde se arrepentiría de qué los dioses cumplieran su deseo. Los marineros, cómo siempre, felices por tocar tierra, y cómo culparlos, el mar te volvía loco con el tiempo. Empezaron los típicos preparativos, unas cajas por allí, gritos y regaños por allá, una saloma para subir el animo y un montón de sucios hombre haciendo la misma coreografía qué le tenía harto ya.

Llegaron al puerto y pudo, hasta predecir, uno por uno, los sucesos qué acontecerían. Primero el capitán habría de decir qué tenían el itinerario apretado, qué saldrían antes de caer el sol, quejas generales, un par de marinos se le acercarían y, acaramelado con elogios y promesas más vacías qué la reserva de voluntad del capitán, lograrían qué el les permitiera quedarse unos días para descansar, por descansar sería montar una pelea o problema diverso en el bar o comerse a cuanto par de piernas se abrieran para ellos. En el puerto la misma historia, gritos de gente vendiendo sus productos y de comerciantes ordenando donde debían ir sus cajas, su búsqueda usual por un impermeable qué, en cada isla, se lo dañaban, ya hasta se había cansado, no sólo de prometerse a cuidarlo, ni de convencerse de qué no se metería en problemas, ni pedirle a los dioses qué le ayudaran con el tema, sabía qué eran berries perdidos en huir de la marina, iría por las zonas poco habitadas y tomaría la piel de un mamífero pequeño, o dos, o algo mayor si encontraba y, vendiendo eso, conseguiría los berries para el impermeable de su siguiente isla.

Pasaba por un parque y, de repente, vio a un hombre sentado en medio de la manga ¿desayunando? En medio de ruidosos niños y ¿haciendo un picnic?¿sólo? No se detuvo, su interés y curiosidad por aquél extraño ser no alcanzaban para preguntar, cuando de repente vio una botella con un símbolo qué se le hizo familiar ¿pero de donde lo conozco? Vamos piensa, tengo qué recordar.

-Ajá- dijo cuando, finalmente se acordó, notando qué había detenido su avance desde qué había notado la botella, ahora recordaba qué conoció esa marca cuando encontró su akuma no mi, seguramente era uno de los vinos robados pobre señor, seguramente nadie le recuerda ya, no lo conocí pero su forma de morir fue espantosa seguía parado allí, cómo hablando consigo mismo, la pena lo invadía -en fin, ¿debería pedirle un poco de vino al joven…?- se quedó mirando, unos ojos cómo jamás había visto, eran cómo rubíes muy bien tallados, era la primera vez qué veía ojos así, se quedó allí, quieto, simplemente observando y preguntandose cómo podía existir un humano con esos ojos.
avatar
Kalhenz
Pirata
Pirata

Mensajes : 152
Fecha de inscripción : 15/09/2017
Edad : 23
Localización : colombia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] Black Label

Mensaje por Tyrone Whitaker el Jue Nov 02, 2017 8:26 am

El científico no había tenido suerte en ese viaje. Llevaba ya un par de días en la isla, contactando con gente que había hecho negocios con él en el pasado, e intentando conseguir mercancías, pero le había resultado imposible. Conseguir armas, municiones y explosivos podía resultar difícil y caro en una ciudad como Loguetown, por lo que Tyrone debía recurrir a ese tipo de viajes para conseguir materiales.

El pueblo de Shells Town era uno de sus destinos predilectos para realizar ese tipo de compras. Al fin y al cabo, había una base de la Marina en aquel pequeño rincón, y usualmente los Marines tenían excedentes de sobra y poco dinero para gastos. El comercio de excedentes militares no era legal, pero el Gobierno Mundial no vigilaba que cada partida en munición para entrenamientos o combates se destinara a tal fin. Y a veces la pólvora se ponía en mal estado y había que pedir una nueva remesa. ¿Quien podría decir que eso no era lo que había pasado con parte de los contenidos de un almacén?

Sin embargo, aquella vez se volvía con las manos vacías. Al parecer, se estaban realizando recortes de aprovisionamiento, y había que ahorrar material. Unos pocos miles de berries no valían la pena si la alternativa era perder la vida por no haber tenido munición para defenderse de un ataque pirata. Además, cuanto menores eran los bienes, mayor cuidado ponía el oficial de intendencia, y los soldados con los que contactaba Tyrone no tenían tantas oportunidades como para "desaparecer" parte del material.

Con propósito de volver al puerto e intentar comprar un pasaje, Tyrone desvió la mirada hacia el parque que servía para decorar una de las plazas del pequeño pueblo. La gente se reunía allí, sobre todo los niños para jugar y sus padres, aquellos desocupados de sus tareas del hogar o de sus empleos, andaban cerca para vigilarlos. Con todo, Tyrone vio una extraña escena. Justo en el medio del parque, con los niños divirtiéndose a su alrededor, un extraño joven de pelo dorado y pupilas rojas como la sangre había extendido una manta y parecía estar disfrutando de un picnic.

Tyrone no era de los que se metiesen en asuntos ajenos, y solía evitar relacionarse con otras personas en lo posible, alejándose de la vida social. Pero aquella escena hizo que le recorriera un sudor frío por la espalda. ¿Que querría ese joven de los niños? Si lo único que quería era desayunar en el campo podía haber salido a las afueras, donde encontraría mayor calma y tranquilidad. Incluso para alguien ajeno a las convenciones sociales como Tyrone, resultaba obvio que no se podía encontrar paz y tranquilidad rodeado de los gritos de unos infantes jugando. Por lo que ese hombre buscaba estar rodeado de niños, quizá para alguna perversión interna.

El debate moral de Tyrone duró unos segundos. ¿Ignorar la situación o actuar? Había marines en aquella isla, podían defender a la población por su cuenta. Pero si ese extraño de ojos rojos entraba en un frenesí asesino, o incluso sexual, no llegarían a tiempo para salvar a las primeras víctimas. Y eran niños, al fin y al cabo. No estaba bien.


- ¡Oye tú!- Tyrone se acercó a la merienda campestre, encarándose con el joven rubio.- ¿Que pretendes ahí sentado? ¿Planeas hacerle algo a los niños?
avatar
Tyrone Whitaker
Pirata Novato
Pirata Novato

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 13/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] Black Label

Mensaje por Kensei Komikado el Jue Nov 02, 2017 1:02 pm

Sabores y colores.

El día seguía con ese clima perfecto y familiar, perfecto para las actividades mundanas de la vida. Ese mismo momento el espadachín dorado bebía de una de las copas su elegante vino que había conseguido por exponer su denudo cuerpo ante las mujeres y un par de hombres del pueblo, todo iba perfecto ese día. Ahí, el observaba a las familias que murmuraban sobre su presencia y no era en vano, estaban ante la presencia del dios de la justicia; así era como Kensei miraba a todos los del parque, examinándolos y recordaba su misión y que todo en esta tierra le pertenecía, por algo este mundo era su bóveda de tesoros y había una razón para purificarla, algo como esta escena. Sus posesiones incluían todo el parque, los animales e incluso las personas, todos los niños y adultos inocentes le pertenecían y si fuera por su voluntad, despachara a todos; la fuerza no le faltaba, pero la escena era para él tranquilizante.

Pasando los minutos de comenzado su picnic, se percató de una silueta extraña en el lugar, se trataba de una figura albina, un niño que estaba ahí parado mirando a Kensei de una manera distinta, de una manera conspicua a diferencia del populacho que ahí se encontraba. El pequeñín estaba allí hipnotizado con Komikado, interesado en lo que estaba haciendo y su persona. Lo hacía tan obvio que molestaba un poco al espadachín;si el niño quería ir con el y bañarse en su gloria, era bienvenido, tal vez eso sería un paso para esparcir su religión, enseñarle a los niños. Enseguida, fue a por su fiel mochila y de ahí sacó el libro que lo guió toda su vida, tal vez el muchacho podría aprender un par de cosas si se acercaba.

El panorama blanco cambió totalmente, un negro porvenir se acercaba al parque. Otra figura que resaltaba entre la gente apareció en el parque, sus gestos eran igual o más evidentes que el del cazador; el hombre era uno calvo, corpulento y de piel oscura. Su cara era muy sospechosa y vestía casi como un criminal, tal vez haría algo sospechoso en el lugar y debía ser juzgado por el mismo dios de la justicia, pero al final decidió que no, que la patética justicia se encargara del extraño persona, ese día estaba para descansar.

El oscuro amigo al final se acercó a Kensei, llamando su atención primero. La atención del espadachín estaba sobre los dos seres llamativos desde el principio, así que no le costó nada pasar su mirada completa al hombre sospechoso cuando lo llamó. Enseguida el negro comenzó a interrogar a Kensei, de qué hacía en ese lugar y que pretendía con los niños... Ignorante.. Era una de esas veces donde no se reconocía la divinidad de Kensei, no era un pecado, pero sí algo que debía aleccionar, ya que como todo lo que estaba en ese campo era suyo.-Estoy disfrutando de mi comida y qué pretendo con los niños, tal vez enseñarles un par de cosas buenas-. Respondió al afrodescendiente, tras una breve pausa dejó su copa de vino en el suelo y tomó su katana y se levantó, la colocó en su cinto del lado derecho y tomó postura ante el extraño; lo extraño del asunto es que al tomar la postura un viento, casi de milagro rozó la cabellera del espadachín, pero más que desalinear su cabello, este fenómeno le dio un nuevo peinado al hombre; como si el mismo destino lo quería al sujeto, el viento acomodó su cabello subiendo su sex apeal, logrando que las mujeres del parque suspiraran sincronizadamente al ver tal acto. Otro momento del destino fue el repentino cambio de luz, la luz solar se tornó más intensa e iluminó por detrás el cuerpo del hombre de cabellos dorados, haciendo que su apariencia tuviera más atractivo aún... Esto era ridículo, era como si el mismo planeta conspirara para que Kensei se viera bien, tal vez sí era alguien especial o lo más seguro era que lo fuera.-Soy yo, hombre de chocolate, la encarnación de la justicia, un dios-. Replicó de nuevo tras hacer una breve pausa y aclarar su garganta e intensificar es mirada llamativa que tenía hacia el hombre de color; una sonrisa levantando la comisura izquierda de sus labios se formó en su rostro tras el hecho.-Yo soy el celador del mundo y de los niños, ellos me buscan ya que son inocentes en su mayoría e instintivamente buscan la veracidad, o sea mi persona puesta en este avatar de carne y hueso-. Era simple, el tipo creía con todas sus fuerzas que era la reencarnación de la justicia en este mundo.

Ese momento no se sabía si era incómodo o épico, era incómodo por las cosas que decía aquel dorado hombre, pero se tornaban épicas sus palabras al ver que el mismo mundo mandaba señales para decir que era especial; el viento, el sol y los mismos susurros de los animales se apagaban cuando el hablaba, todo era muy extraño. Por su parte, Kensei se movió un par de pasos hacia un lado, en dirección al albino medio hombre que ahí estaba. Con su dedo, apunto a Kalhenz que ahí se encontraba como para denotar algo.- Contempla, los niños me buscan, se acercan para comprender lo majestuoso de mi ser y aprender las escrituras que son mi vidas y hazañas, no puedes interrumpir magno acto de pureza-. Exclamó al señalar al joven cazador que ahí se encontraba, en el momento preciso y en el lugar indicado, tal vez era otra señal del destino a su favor... Quién sabe.
avatar
Kensei Komikado
Pirata Conocido
Pirata Conocido

Mensajes : 135
Fecha de inscripción : 15/08/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] Black Label

Mensaje por Kalhenz el Jue Nov 02, 2017 2:31 pm

La percepción del albino se tornó en una figura conocida, de otro mal recuerdo pensándolo bien no tengo muchos buenos recuerdos desde el fatídico concurso de cocina el hombre color azabache iba, con más autoridad de la qué ostentaban sus ropas y, con paso firme, alcanzó el lugar del extraño hombre, no tenía muchas intenciones de meterse y, ahora, había perdido todo interés en la escena, se disponía a retirarse mientras el hombre recriminaba al demonio de ojos rojos, pero lo qué aconteció después le tomó completamente por sorpresa.

El hombre habló con un tono, incluso, más autoritario qué el hombre carbonizado y, aún así, simplemente informó de lo qué hacía, su voz era potente, no necesitó mucho para saber qué no era alguien normal. Se incorporó y el mundo le magnificó, el mundo cambiaba en son de lo qué el hacía, no era fácil de asimilar, sus músculos se tensionaron esperando a reaccionar con agresividad, pero se forzó a calmarse si eso hace con sólo pararse, a ésta distancia ni el más favorable escenario me bastaría para sobrevivir, y estoy lo más lejos posible de ese escenario.

El monólogo del hombre no paró allí, se autoproclamó dios, se montó en un pedestal llamado justicia y, arma en mano, se extendió a todo lo qué daba su altura. Kalhenz no pudo más qué sorprenderse, sentado no parecía qué pudiera crecer tanto, ahora si lo consideraba una divinidad, pero no una buena necesariamente, un demonio dorado de ojos rojos, y de intimidante hablar, era lo qué veía. Su cuerpo se puso en guardia otra vez y, una vez más, se vio obligado a calmarse, si aquel hombre notaba su hostilidad podría morir allí mismo. Dio un paso en dirección opuesta a la pareja pero aquella figura ya le había notado y le ofreció acercarse, ahora no sabía qué hacer: si se iba, podría tomarlo cómo ofensa y no estaba a la suficiente distancia para sobrevivir y, si se acercaba, no haría más qué reducir la, ya escasa, distancia entre el filo del arma de aquel hombre y su cuello.

Entonces habló, entendió qué no lo había llamado, pero eso no era mejor, había dejado claro qué el estaba interesado en su magnificencia, si se alejaba empeoraría las cosas, y seguía el problema del arma si se acercaba, tenía tantas cosas en la cabeza qué, tarde, se dio cuenta de las respuestas qué estaba dando ante tal declaración -no tengo el conocimiento, ni el tiempo en éste mundo, para decir si eres o no un dios, pero si se qué la justicia es imparcial, humilde y etérea. En usted sólo veo arrogancia, inquisición y poder, no tengo la fuerza para defender esas palabras, pero es en lo qué creo en éste momento- se tapó la boca, había hablado de más, estaba aterrado, pero ya no había marcha atrás, así qué, en un intento por enmendar su error, agregó -no obstante, si un día, su justicia perversa hace de éste un mundo mejor, yo seré un adepto a usted, cómo dios-.
avatar
Kalhenz
Pirata
Pirata

Mensajes : 152
Fecha de inscripción : 15/09/2017
Edad : 23
Localización : colombia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] Black Label

Mensaje por Tyrone Whitaker el Jue Nov 02, 2017 3:12 pm

Definitivamente, se encontraba ante un loco. A Tyrone no le quedó ninguna duda tras escuchar su discurso sobre dioses, celadores e inocentes. Pero todavía no estaba seguro de si se trataba de un loco peligroso o de uno inofensivo, de los que se llenan la boca hablando sobre si el fin está cerca o si en realidad al Gobierno Mundial lo dirigen los hombres topo desde las profundidades. Se había encontrado gente así, y normalmente si asentías a sus absurdos se calmaban lo suficiente como para dejar que alguien se ocupara de ellos.

Sin embargo, había algo más en ese loco en concreto. En primer lugar, estaba lo de su espada. Iba armado con una hoja dorada, que probablemente no fuera de adorno ni de juguete. En esos momentos la tenía en el cinto, pero si desenvainaba era probable que cortara a alguien. A si mismo, lo más probable. Por otro lado, parecía que a su alrededor hubiera un aura dorada, quizá por un raro reflejo de la luz a su espalda, o por que el viento que le había movido los cabellos hubiese apartado una rama de árbol. Con todo, aunque le hiciese ver bien, seguí siendo un loco.

Se dirigió en ese momento al que Tyrone creyó durante un segundo que era un niño crecido que seguía jugando en el parque, pero resultó ser una figura conocida. Era el cazador que un tiempo antes se había enfrentado a la vampira en aquel peliagudo incidente. Tras resolverse, Tyrone había supuesto que acabó encarcelado o muerto, pero parecía que de un modo u otro había logrado escapar, como él mismo.

El chico parecía verdaderamente tomar en serio las desfachateces de ese perturbado mental, aunque quizá se tratara de que era mejor actor de lo que el científico podía distinguir. A Tyrone le valía cualquier opción, dado que pensaba seguir el juego a aquél pirado lo suficiente como para que dejase en paz a los niños, con los que parecía tener fijación.


- Vaya, vaya, un dios, ¿eh? ¿Y los niños te buscan para aprender de tu veracidad? Que maravilla, nunca pensé que encontraría un Dios caminando entre mortales. ¡Pues fíjate, este muchacho de aquí parece que quiere oír como vas a hacer de este mundo un lugar mejor! ¡Seguro que está muy interesado en todo lo que tienes que decir! Pero aquí hay mucha gente como para enterarse de la verdad, seguro que alguno no es tan inocente como para merecer oírla. ¿Por qué no mueves el camping a otro sitio con menos bullicio y le explicas allí a tu nuevo adepto toda la veracidad de los celadores y la carne de la justicia? ¡Seguro que el chico está muy agradecido!

Tyrone estaba seguro de que el chico podría apañárselas con el loco de cabellos dorados. Al fin y al cabo ya había demostrado su habilidad en aquella taberna, y prefería que no hubiese nadie delante si tenían que reducir a ese pobre hombre y llevárselo a que pasara un tiempo en una celda acolchada.
avatar
Tyrone Whitaker
Pirata Novato
Pirata Novato

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 13/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] Black Label

Mensaje por Kensei Komikado el Jue Nov 02, 2017 5:44 pm

El mundo rojo.

La benevolencia hacia los demás era el sentimiento que embargaba la mente de Kensei, ese lugar a esa hora precisa y con la comida preparada ya habían puesto de muy buen humor al dios de la justicia, más lo que veía no se lo esperaba. Usualmente las personas que no admitían que su palabra era la verdad absoluta, no solían actuar con arrogancia o dando ordenes, si no más bien haciendo una petición. su mal humor comenzó con el niño en el parque, aquel de cabello blanco que replicaba a las palabras del espadachín. Era cierto que sus palabras estaban llenas de arrogancia para el humano común, pero esta vez se trataba de un ser que iba más allá del entendimiento humano; era verdad que tenía una avatar de carne y hueso, uno mortal se podría decir, pero lo que había dentro de él era divino. Este acto llenó de molestia al rubio notándose en su expresión, afilando la mirada carmesí que tenía al ver al muchacho, sin embargo esto estaba pro cambiar en breves segundos.

Era una opinión basada en la ignorancia, pero entre esa opinión había algo de sabiduría, si él cambiaba el mundo y lo tornaba distinto a la porquería que era, confiaría en él... Era como un santo de religión, ver para creer. Esto era fácil, ya que el mismo destino estaba a su favor, desde la naturaleza misma que se empeñaba en hacerlo lucir, hasta las personas que lo miraban desde lejos deslumbradas por la radiación del sol, que era él.-Un dios no puede ser arrogante, está por encima de los humanos y mi entendimiento y justicia es pura, nadie se salva de ella... Ni las mujeres, ni los ancianos e inclusive los propios niños-. Respondió al joven cazador al mismo tiempo que la mirada perdía su filo, era de esperarse, ya que el mismo niño que ahora veía entendería estas palabras; tal vez ahora, tal vez en el futuro, pero lo haría.

Ahora, el sujeto calvo era otra cosa; no expresaba tanto desconfianza como lo hizo Kalhenz con su argumento inician, ni su gesticulación era sospechosa, pero sí que sus palabras tenían peso en la mente del espadachín. al inicio no tenía malicia, él sentía como si sus palabras fueran honesta aunque no esa no sea la realidad, pero lo terminó de escuchar, era cierto que los niños venían a él para aprender, pero la siguiente frase no era del agrado del dios de la justicia... ¿Irse del lugar?--NO--.

Se sentía como si fuera una orden de algún policía o de una persona preocupada sobre el parque, si en realidad lo reconocía como dios de la justicia, ¿qué le daba la autoridad de ordenarle algo aunque sea en modo sugerencia? No era nadie; el único capaz de dar un verdadero juicio sobre lo que merecen o no los mortales, era el mismo Kensei y los súbditos que en algún momento aprobaría según las escrituras que había sacado con anterioridad. Este sujeto había cometido un error, casi era como un acto de herejía lo que había hecho, pero no tan grave, lo debía pagar.

Su mirada de nuevo comenzó a afilarse ahora en dirección al de piel morena, la sombra de muerte y las ansias de sangre se podían percibir por el pesado ambiente que ahora había, la diferencia de poderes era grande entre los mortales y Kensei y al mínimo mal movimiento ese escena del parque tan hermosa, podría convertirse en un cambo de batalla sangriento.

Todo era culpa del negro.


Komikado tomó con su mano derecha la katana, desde su mando; era su herramienta predilecta para realizar un juicio sobre los mortales que osaban cometer crímenes frente a él, ahora mismo el picnic había cambiado de tono.-¿Quién eres tú para juzgar a estos plebeyos?-. Respondió con esa profunda y autoritaria voz. Su presencia era imponente, esto se reflejaba en el susto de las personas del lugar y que casi no podía soportar la presión que se sentía en ese momento; de pasar a ser una de las atracciones del lugar, pasaron a ser la principal. Todas las miradas estaban sobre el trío y su destino, la hora de la verdad se acercaba.

Esa mirada juzgaba de pies a cabeza al corpulento hombre de chocolate, que quizá estaba metido en el lugar equivocado en ese rato.-Yo decido a quién imparto conocimientos, quién es inocente, sin dejarme llevar por las trivialidades de un humano, como lo has hecho tú-. Afirmó, como casi dando una orden a los dos hombres del lugar, haciendo una breve pausa climática en el proceso.-No me importa su raza, estatus social, edad o cualquier nimiedad que limite el juicio mortal, yo soy justo y absoluto en mis decisiones, por eso es que soy la justicia en este mundo-. Terminó de explicar esperando la respuesta del científico. Todo volvía a cambiar, el viento soplaba más fuerte revolviendo la cabellera de todos los que portaban una, excepto la de Komikado; el sol que brillaba dándole ese aspecto divino fue bloqueado por una nube que tenía orificios en medio y dejaba pasar ciertos fotones de luz, haciendo que el aspecto de dios benevolente se torne en uno vengativo o también se podía decir que quizá demoníaco. La falta de luz hacía que los ojos rojos del espadachín dorado sean más conspicuos todavía a lo que la gente del parque respondía con miedo. Los niños pararon de jugar, sentían que algo iba mal pero aún así no lloraban, solo se detuvieron, como si el mismo tiempo se congelara para ellos.

La tensión estaba al máximo, la única luz de esperanza era esa increíble espada dorada que cargaba en su cintura, que era lo único que todavía se veía divino del ambiente.
avatar
Kensei Komikado
Pirata Conocido
Pirata Conocido

Mensajes : 135
Fecha de inscripción : 15/08/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] Black Label

Mensaje por Kalhenz el Jue Nov 02, 2017 7:00 pm

La respuesta de aquel hombre le había confirmado una cosa, la fe qué tenía en sus palabras, ese enorme ente tenía una convicción qué no aceptaba discusión, eso le quedó claro, contradecir a alguien qué emanaba esa aura de depredador no era conveniente. Estuvo pensando un poco en sus palabras la arrogancia no es cuestión de bien o mal, la justicia debe ser pura cómo cazador, a el siempre le inculcaron qué la justicia era lo qué les juntaba, cómo cazador o presa, en las situaciones de la vida, la caza, en sus diferentes formas, traía justicia sobre los seres qué debían cumplir un propósito, en ese sentido todos eran una parte de la justicia: los cazadores cómo el eran verdugos de la casualidad, y las presas eran jueces del concurso de méritos qué armaba la caprichosa gloria, quién te daría nombre si la complacías, la moral era el inquebrantable juez qué te haría presa con el tiempo, su más implacable detective. Las enseñanzas de su padre, muchas veces, escapaban a su comprensión, pero él tampoco las entendería, eso le quedó claro.

El musculoso hombre habló cómo si se dirigiera a un loco mierda le dedicó una mirada fugaz, no supo qué era lo qué debía hacer, pero si sabía qué debía evitar un enfrentamiento. Había gente qué no alcanzaría a reaccionar o, peor, intentaría salvar a sus hijos, la primera sangre no sería de ninguno de los cuerpos del trío, eso sería horrible, se imaginó la escena, aquél hombre con su espada manchada, tomando el cráneo de alguno de los presentes, y con tripas y trozos de cuerpos por todas partes ¿hasta ahí llega mi trauma? Se preguntó al entender de donde venía ese miedo.

Sus preocupaciones se vieron cumplidas rápidamente, el demonio dorado había cambiado su actitud, una demostración de poder era su solución para argumentar su justicia ¿qué lo diferencia del gobierno mundial actual? Suspiró, sólo era otro tirano en el mundo, pero vio qué le había parecido sensato su alegato anterior, aunque no del todo agradable, para evitar sangre, o evidenciar a la gente qué lo qué venía era peligroso por si salía mal su intento, optó por ponerse a sí mismo en inmenso peligro, jamás pensó qué haría esto por nada, pero no podía dejar qué niños con más futuro qué cualquiera de los involucrados pagaran el precio por la imprudencia de un hombre qué no podía sentir el peligro, aunque no lo culpaba, el cazador había sido entrenado para detectar cuando podía, y cuando no, con una presa, eso ayudaba a vivir más a aquellos qué arriesgaban su vida por llevar carne sabrosa a los ricos perezosos.

Sin dudarlo un momento puso cal en medio del oro y el plomo, ahí con sus brazos extendidos a todo lo qué daban, tensionando sus músculos con todas sus fuerzas para no temblar, y sin mirar los ojos rojos qué pedían, rogaban, por sangre se dispuso a soltar -por favor, disculpe a éste hombre, debe entender usted, al ser un dios qué todo lo ha visto, los efímeros humanos no tenemos una capacidad de asombro ilimitada, esta se desvanece con los años al ver lo verosímil y lo imposible- hablaba pausado, claro, no se notaba un ápice de miedo en él -yo mismo dudo haberle podido creer de haberlo conocido en diez años, por ello, y en pos de la justicia, le ruego, evítele a aquellos qué le verán en diez años con fe en sus ojos la muerte- hizo una pausa, pues casi se le quiebra la voz -aquellos qué lo vieron hoy, sin duda alguna, vieron una deidad, de usted es la decisión de cual deidad, al tiempo de cuantos la vieron-.

habiendo terminado su discurso se dirigió con palabras mucho más bajas al moreno, qué tenía más cerca, no sólo en estatura -¡idiota! Disculpate de una vez- ésta vez hablaba rápido, no tenía intención de ocultar su miedo -si creías qué la Marine de la otra vez era complicada, te lo diré claro, a él no lo conozco y, estoy seguro, ni siquiera pienso qué te pueda dar tiempo de huir, no digamos evacuar el lugar-.
avatar
Kalhenz
Pirata
Pirata

Mensajes : 152
Fecha de inscripción : 15/09/2017
Edad : 23
Localización : colombia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] Black Label

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.