Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
Hermanos

Elite
¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 3 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Samael, Tsuyoi Kikku, Tyrone Whitaker

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Dom Oct 22, 2017 7:09 pm.
Admin
Web Master - MP - Perfil
Da Boss
Matthias Lehner
Administrador - MP - Perfil
Bloody Monk
Nerelas Graywords
Administrador - MP - Perfil
Er Pescao
Kensei Komikado
Administrador - MP - Perfil
The Judge
Cassandra Tosakuno
Diseñadora - MP - Perfil
Black Domina
Créditos.

[Pasado] ¿de verdad es tan malo?

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: [Pasado] ¿de verdad es tan malo?

Mensaje por Kalhenz el Lun Nov 13, 2017 7:41 am

Mi compañero parecía todo menos emocionado con mis palabras, en el momento no tenía por qué entender al emocionado cocinero, su compañero debía tener sus propias pasiones, y no tenía, aún, el más mínimo interés en ellas, así qué no le preguntaría sobre ellas -hasta ahora sólo he hecho platos normales- dijo con fuego en los ojos -aprender panadería, repostería, aprender a crear platillos exóticos- dijo mientras miraba a su compañero quién le remarcaba la hora -es algo qué siempre he querido hacer- acto seguido se encogió de hombros -si quieres impresionar a alguien hacer algo qué normalmente nadie haría es un buen comienzo, el impacto de esa sorpresa es algo qué se arreglará con el tiempo-

Le vio ponerse de pie y dirigirse a donde el par de tórtolos qué, ahora, estaban allí porque no había acabado su turno, pero les faltaba poco para abandonarlo. No alcanzó a escuchar lo qué decían pero el gato qué le acompañaba volvió con una propuesta qué, en cualquier otro escenario, hubiera aceptado. Pero hoy no, hoy debía ser menos explosivo -creo qué el enfoque amable no sirve con una pareja acaramelada- les iba mirando mientras seguían en lo suyo -antes de qué nos enloquezcamos ¿me permites intentar otro enfoque del dialogo?- sin esperar respuesta lanzó su puñal, qué calló entre los dos pares de ojos qué se separaron inmediatamente, ya no había romance en esos ojos. La camarera era presa del terror, se sentía acariciada por la muerte mientras el albino se acercaba con la mirada perdida en la sed de sangre -disculpen, tengo una pregunta- por su parte el gorila de la barra estaba con los ojos inyectados en sangre, la ira le consumía, pues era su reacción a la sorpresa -me gustaría qué nos calmemos, no tengo intención de luchar- luego se sienta en la barra y les mira con intriga e inocencia, la mirada qué, hace un momento, prometía muerte ahora no estaba presente, cómo si nunca hubiera existido -¿sabe alguno de ustedes dos donde está la panadería?-

“Que insolencia, entrar a mi bar y molestarnos toda la noche con basura sin importancia durante toda la noche ¿quién se creen qué son?” los pensamientos se arremolinaban en la cabeza de Barry, nunca había tenido una noche tan difícil en su vida, era una isla nevada, los pocos habitantes eran, prácticamente, esclavos y la seguridad era un tema delicado. Nadie quería nunca problemas y nadie quería encontrarse con una patrulla de noche. Era de madrugada y un escandalo era lo último qué necesitaba en su bar, pero aquel gato y el niño idiota se estaban ganando una tunda “¿por una puta panadería?” se planteó ver si aún habían ebrios despiertos, pero no halló mucho apoyo, igual no había habido mayor ruido cómo para decir qué iba a venir la guardia. Meditó un momento, no tenía forma de darles una lección sin llamar la atención, acceder no hacía daño a nadie -si te lo digo ¿nos dejarás en paz?- pregunta con ira y desprecio en su voz pero parecía qué aquel idiota albino no notaba las intenciones por la voz -por supuesto, si quisiera matarlo, lo hubiera hecho con el primer lanzamiento- dice con confianza, cómo si hablara de un juego o de la dirección por la qué saldría el sol, su mirada desplegaba una inocencia digna de un niño de seis años mientras jugaba con sus juguetes “¿la muerte es tan natural par él?¿qué clase de vida llevan ese par?” le echó una mirada fugaz al gato, pero volvió al joven -bien, les diré, está a unas calles al norte de aquí, ahora lárguense de mi propiedad- las sienes le palpitaban, sólo quería qué se fueran lo más pronto posible, el albino se incorporó -¿me devuelve mi puñal?- parecía provocándolo, ¿qué no entendía las señales, por muy directas qué fueran? Apretando un puño, tomó el puñal de la pequeña plaga y lo enterró en la barra con toda su fuerza, sólo deseaba qué una de las manos del pequeño hubieran estado ahí, pero ese no era el caso -aquí está-

Una vez Kalhenz recogió su puñal, no sin esfuerzo, se dirigió a su compañero -bueno, nos dirigimos al norte ¿te parece?- le sonrió ampliamente -además, si todo sale bien, cómo disculpa por las molestias, cocinaré algo para ti, ¿te parece?- se le notaba bastante seguro de qué ese sería un pago justo, si bien no entendía porqué tanto alboroto por un simple deseo.
avatar
Kalhenz
Pirata
Pirata

Mensajes : 150
Fecha de inscripción : 15/09/2017
Edad : 23
Localización : colombia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] ¿de verdad es tan malo?

Mensaje por Rak el Miér Nov 15, 2017 4:00 pm

"¿platos normales?" pensé cuando dijo esa palabra. "No existen platos así. Solo platos exquisitos o no", pensé en respuesta a los que el había dicho.
-Eres cocinero ¿verdad? Por favor nunca más digas que una comida es una plato común. No existe platos o comidas comunes- le dije al joven humano, quien parecía querer algo más que cocinar comidas saladas.
Di un suspiro -Como quieras, ya vengo- en respuesta a su insistencia. Una vez dicho esto me levante y fui a hablar con el tabernero que andaba en un momento meloso con la camarera.
Luego de mi intento inútil por conseguir información volví a la mesa donde Kalhenz estaba esperando.
El sujeto me había hecho enojar, por lo que me hubiera gustado tomar mi halberd... mejor mi espada, ya que sería mucha cosa para un simple tabernero, y me hubiera gustado desollarlo vivo, cual animal para sacarle la piel. Cuando pensé esto último mire hacia las paredes y vi todas las pieles que había en ese lugar. Un escalofrió paso por todo mi cuerpo, haciendo que os pelos se erizaran.
Al llegar a la mesa, le plantee a Kalhenz si quería que sacáramos la información a la fuerza, pero este se negó indirectamente.
-Claro inténtalo. Cualquier cosa ya sabes- dije sonriendo, acariciando el mango de mi halberd y mirando ese negro azabache el arma. Cuando levanté la vista, para mirar a Kalhenz, vi como un destello salía de una pequeña hoja de metal que estaba en el aire y caía clavada en entre los dos melosos. "Sutil" pensé, con una sonrisa casi invisible.
Vi como el joven se iba acercando a la barra, aunque no podía ver su rostro, supuse dos cosas, o que estaba sonriendo o que ponía cara de "yo no he hecho nada", lance una leve risa al pensar en esto último.

Los ojos del tabernero lo decían todo, estaba sumamente enojado y quería salir detrás de esa mesa de madera y golpearnos hasta vernos muertos, pero no lo hizo. No sabía si era porque había gente en la taberna o por el simple hecho de no generar problemas, pero estaba seguro que si le hacía algo a Kalhenz, aunque este se supiera defender, tomaría mi halberd y no dudaría en partirle el cráneo en dos o en atravesarlo con la punta del arma.
La conversación entre los dos estaba fluida, como si Kalhenz no le hubiera arrojado un puñal, o al menos eso supuse.
Tomé el vaso y levanté la vista. Al ver que el tabernero me estaba observando, levante la copa en forma de saludo con una leve sonrisa que apenas se podía divisar. Al apartar la vista de mi, tome el último trago de vodka que quedaba en el vaso y me puse a jugar con el.

No levante la vista hasta que la voz de kalhenz resonó en la mesa. Al levantarla y algo asombrado - Tus encantos ayudaron a que te dijera donde era?- pregunte, mientras escuchaba lo último que tenia para decir. - Al norte? A esta hora de la mañana? y con el frio que está haciendo afuera?- pregunte extrañado.
kal continuo hablando. Una vez que terminé de escucharlo, di un suspiro - Ok, espero que sepas cocinar carne- dije, mientras me levantaba y tomaba mis cosas. "¿Dónde demonios iremos a estas horas y con este frio?" pensé una y otra vez mientras tomaba mis cosas y observaba las brazas que aun estaban encendidas pero recubiertas de una capa de ceniza grisácea.
Disfruté el últimos aliento de calor de esas brazas y coloqué mi mochila en mi espalda. Caminé hacia la mesa de madera, donde se encontraba el tabernero, y saqué algunos berris para pagar la comida y los deposité sobre la mesa. Para luego dirigirme hacia la salida.
Al lado de esta se encontraba aun perchero donde había una hermosa capa negra, con capucha y lana de oveja por dentro y cuero curtido por fuera, para soporta las grandes ráfagas de viento o la humedad de la nieve.
Lo tomé sin vacilar. Sabía que todos estaban durmiendo menos el tabernero y la camarera que ni siquiera habían visto el dinero que había dejado. Me la coloqué y miré a Kalhenz, - Tu primero, sabes dónde queda y que haremos fuera, donde hace mucho frio- dije con algo de pena por dejar ese tibio lugar.
avatar
Rak
Pirata
Pirata

Mensajes : 100
Fecha de inscripción : 24/09/2017
Edad : 22
Localización : Mendoza - Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.