Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
Hermanos

Elite
¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Samael, Tyrone Whitaker

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Dom Oct 22, 2017 12:09 pm.
Admin
Web Master - MP - Perfil
Da Boss
Matthias Lehner
Administrador - MP - Perfil
Bloody Monk
Nerelas Graywords
Administrador - MP - Perfil
Er Pescao
Kensei Komikado
Administrador - MP - Perfil
The Judge
Cassandra Tosakuno
Diseñadora - MP - Perfil
Black Domina
Créditos.

Barrera inesperada [Pasado, Libre]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Barrera inesperada [Pasado, Libre]

Mensaje por Cronos el Jue Oct 26, 2017 9:56 am

Ya había causado algún que otro susto, desde aquél anciano que dio de comer a mi Paco, había hecho algún que otro sabotaje a según que barcos pequeños, la gente ya empezaba a hablar, decían de todo, monstruos, fantasmas, maldiciones, piratas, pero era lo gracioso, crear algo de pánico, lo del anciano lo dejaron como que de alguna forma, un monstruo marino o rey del mar le había atacado con las malas circunstancias de dejar de esa forma la barcaza, lo de los barcos lo tañaron a la mala suerte, pero muchos sabían la verdad, no se decía de forma oficial para que no volviera a cundir el pánico en tan preciosa isla, pero era un hecho.
Al tiempo me fijé en dos victimas mas, un joven muchacho acompañaba a su padre de pesca, después de todo lo que pasaba la gente se la seguía jugando, era admirable, pero una insensatez, que padre en su sano juicio se juega la vida de su retoño, por desgracia para ellos su vida iba a cambiar aquella mañana.

Como todo pescador salieron de madrugada, antes que los barcos pesqueros para intentar cazar algo antes de que no quede nada, cogieron una barca no mucho mayor que la del anciano de aquél día y zarparon, no sabía que materiales llevaban pero me esperaba algún tipo de arma, les dejé unos momentos de paz para pescar, tras una hora, cuando mas despistados estaban, golpeé con mi cola la parte baja del barco, llamando la atención de los dos humanos. El padre reaccionó rápido y agarró un arpón, el desgraciado estaba preparado, ¿Me tomaba por una ballena, un tiburón? Que equivocados estaban esos animales no eran conscientes, yo si...
No mandé a Paco, no me la quería jugar y que hirieran a mi bestia, me acerqué nuevamente y golpeé fuertemente la barca con mi hombro, perdieron el equilibrio pero nadie se cayó, mala suerte, no quería asomar la cabeza, sabía que sería atacado, ¿o precisamente eso era lo que tenía que hacer?. Ordené a Paco atacar el bote, lo golpeó con fuerza y cuando estaban desequilibrados asomé lomo y cola, acto seguido el hombre lanzó el arpón fallando a causa del poco equilibrio que tenía sobre la barca...
-Jajajajaja, ¿estás perdido?- Comenté a carcajadas después de que se calmaran, ya habían soltado el arma, ya no tenían como atacarme. Me dejé ver entre las aguas -Vuestra vida acaba aquí...- E inesperadamente, el muchacho sacó una Flintlock y disparó cerca mio, asustándome por lo cerca que había estado -¡Desgraciados!- Grité bajo el agua, acto seguido ordené a Paco atacar el cual o hizo dando un salto por encima de la barca llevándose al hombre con el, quedando el pobre muchacho sobre la madera

Referencia sobre el ataque de Paco:

Todo quedó en calma tras ello, poco después saqué la cabeza y miré al chico -¿No será mejor que vuelvas con tu madre? Si quieres volver a ver a tu padre, di en el pueblo que dos marines vengan a alta mar en un bote y sin armas mañana, con dinero para el intercambio, o si no tu padre no volverá a casa...- Claramente era mentira, seguramente el padre ya habría sido devorado por Paco nada mas llevarlo al fondo, pero no se lo iba a decir. Ayudé al niño a acercarse a puerto y lo dejé cerca, para que el solo llegara sin problemas sano y salvo...
avatar
Cronos
Pirata
Pirata

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 12/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Barrera inesperada [Pasado, Libre]

Mensaje por Tsuyoi Kikku el Jue Oct 26, 2017 3:49 pm

Llevaba un par de semanas de maniobras en los Blues en un pequeño navío capitaneado por un viejo oficial que hacía años que no veía batalla. Estaba bastante aburrida, pero como mínimo había conseguido que se me permitiera hacer de timonel, llevando el barco entre islas, atendiendo pequeños encargos que aquellos “bonachones” que se creían marines por llevar el uniforme llevaban a cabo con diligencia. Por mi parte, ansiaba un poco de acción… Pues inocente de mí había cargado con mi lanza para aquel destino, pero ni siquiera había conseguido sacarla de su bella funda. En ese viaje descubriría que los deseos tienden a cumplirse de forma cruel.

En una de esas sesiones de viaje entre islas, en el East Blue, escuché como uno de los soldados reclamaba al capitán pues un aviso nos llegaba vía Den Den Mushi. “Otro de esos encargos inútiles… ¿Qué será ahora? ¿Rescatar un gatito en un árbol?” me pregunté, exasperada, mientras veía al capitán adentrarse en su oficina. El mar estaba en calma, el día era tan claro que si fijabas la vista veías a millas a la redonda, por lo que mi trabajo en el timón lo podía hacer un palo bien apoyado, pero me tocaba a mí, por lo que estaba prácticamente dormitando bajo ese sol. El calor se agradecía, por lo que navegaba con la camisa medio desabrochado, sacando el máximo provecho de esa dulce brisa que nos ayudaba a navegar. Pero esa calma se rompió rápidamente cuando el capitán salió de su oficina, blanco como un fantasma, y se dirigió a mí: “¡Rápido, rumbo a las Islas Conomi!”. Por su rostro pude ver que, fuera lo que fuera lo que le habían comunicado, era bastante grave. Y por suerte para mí, estábamos a menos de un día de camino de mi hogar.

Mientras íbamos acercándonos a Conomi, el capitán se acercó y nos comunicó a mí y a los otros oficiales que una serie de asesinatos se había producido en los últimos días. Los aldeanos lo habían achacado a la presencia de algún monstruo marino, por lo que creían que podían encargarse ellos solos, pero recientemente habían descubierto que era cosa de un gyojin. Un cocodrilo, al parecer. En cuanto dijo eso, recordé al despojo al que había perdonado la vida en mi último permiso, y se me revolvió el estómago. “¿Será el mismo tritón? ¿Ha buscado vengarse yendo a por mi familia?” esas dudas empezaron a asaltarme, mientras las islas se dibujaban en el horizonte. Estaba anocheciendo, pero ese archipiélago lo conocía muy bien.

Desembarcamos en el puerto de mi pueblo, y pese a la hora en que echamos el ancla, la mitad de los habitantes nos esperaban en el embarcadero. Hacía cerca de dos años que pisaba aquella villa, desde que me marché a las pruebas de admisión de la Marina, pero la gente poco tardó en reconocerme. Pude ver en sus ojos esa mirada gélida a la que me había acostumbrado durante mi niñez, y esas muecas de desprecio que había visto cientos sino miles de veces. Mi capitán, estúpido como era, me encargó que fuera a hablar con el testigo “pues se abrirá más contigo, por ser de aquí”, tal y como lo puso. Me adentré en el pueblo hasta buscar a Thom, el hijo mayor del médico de la villa, que era el chico que aseguraba haber visto al tritón cocodrilo. Ignorando a la gente, y los cuchicheos poco obvios que soltaban, me adentré a la clínica. Lo reconocí rápidamente, pues había sido compañero mío de la escuela, sentado en una de las camas con la mirada perdida. Me acerqué a él, me planté delante suyo, y le dije… “¿Estás seguro que ha sido un cocodrilo? ¿Tenía un tatuaje en el pecho?” mirándole a los ojos, esperando la más mínima señal de afirmación.

Sus ojos se movieron lentamente hasta encontrarse en los míos. Si me reconoció o no, no lo sabría decir, pues su cara ni se inmutó, pero sí que asintió levemente respondiendo a mi pregunta. “¿Dónde?” le inquirí, con la vista fija. “Cerca de la Roca del Pescador” respondió, casi en un susurro. La Roca del Pescador era una piedra que sobresalía del mar a unos cien pasos de la línea de costa, donde la mayoría de familias iba a tratar de tener suerte pues solían picar más peces de lo habitual. Allí estaba Cronos.
avatar
Tsuyoi Kikku
Teniente
Teniente

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 16/09/2017
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Barrera inesperada [Pasado, Libre]

Mensaje por Cronos el Vie Oct 27, 2017 7:10 am

Al día siguiente un comité de bienvenida me estaba esperando desde bien pronto, cuatro barcazas y un barco de pescadores, parecía una goleta, si, estaba seguro de que era una goleta, estaban deseosos de carne de pescado, la mía para ser exactos pero no la iban a tener tan fácilmente, no hacía falta estar a mucha profundidad de ellos, para ver varias siluetas en cada bote con arpones en las manos, tampoco hacía falta saber lo que llevaba la goleta, había más gente con arpones y alguna que otra arma de fuego, ¿Fusiles? Esto se ponía divertido... Suponía que ellos no serían tan inocentes como el crío, sabían de ante mano que si pagaban el "rescate" no habría forma de recuperar a aquél hombre, pero venir a alta mar a matar a un Gyojin, si que estaban desesperados o tenían demasiado orgullo, eran humanos, la reencarnación de los pecados.

Formaciones de las barcas:


Para situarse mejor lo describiré por colores, están las cuatro barcazas colocadas de esa forma una al lado de la otra dos mas avanzadas, y la goleta al lado izquierdo de estas, al lado de la personita azul

Con una seña ordené a Paco que golpeara una de las barcas de las esquinas (la posición azul) acto seguido todos los demás miraron hacia la barca, alguno lanzó algún arpón pero no dieron en su blanco, al mirar todos en la misma dirección, aparecí por la espalda de los más alejados (La posición verde) salí del agua con fuerza y agarrando de la camisa, por la espalda del primero que pillé, tiré y calló al agua, para cuando reaccionaron los compañeros, el sujeto ya estaba forcejeando inútilmente conmigo bajo las aguas -¡Hay mas de uno!- Gritó el espabilado de turno, una vez mi presa dejó de moverse, la separé de mi sin soltarla para que a una velocidad pasmosa, Paco se llevara la extremidad superior izquierda, acto seguido lo solté para que saliera a flote y tiñera el agua de rojo.

Por encima de la superficie del agua la cosa estaba tensa, en cambio por debajo todo era adrenalina y emociones fuertes, cazar sin ser cazado en un entorno tan favorable, me permitía jugar más de la cuenta siempre teniendo cuidado de no pasarme de listo. Por dejar que el hombre sangrara, a la fiesta empezó a unirse más seres oscuros, conté tres tiburones que vinieron a la llamada de la sangre y empezaron a merendarse al ya ahogado hombre... Los supervivientes de las barcas, empezaban a ponerse si cabe mas nerviosos, ¿Tiburones? Ya no solo yo era el peligro, ahora habían mas cosas impredecibles.

Hyaku Mai Gawara Sei Ken (Auténtico Puñetazo de las Cien Tejas)

Dí un fuerte puñetazo a una de las barcas (La barca de color lila), provocando un agujero del tamaño de mi puño en el casco, lo cual hizo que entrara agua y achicarla fuera algo totalmente inútil. Eso hizo entrar en pánico a varios jóvenes de distintas barcas, sabiendo que no estaban seguros empezaron a dirigirse al barco el cual les ofrecía ayuda ¡Ese era mi momento! Ante el pánico y que no podrían disparar muy bien desde el barco puesto que estaban despistados en el salvamento a parte de correr el riesgo de darle a alguno de los tripulantes, empecé a golpear varias barcas junto con Paco ¿El resultado? Dos personas mas cayeron al agua antes de que pudieran subir todos a la goleta, lanzaron arpones y ese fue su error, ponerse de pie en una cascara inestable provoca caídas, no tuve que hacer mucho, con provocares un par de arañazos con mis zarpas los tiburones hicieron el resto. Una vez todos a "salvo" sobre la goleta, la cual ya me llevaría más tiempo dañarla, una lluvia de arpones y balas de mosquetón empezaron a caer sobre el agua, rápidamente me coloqué bajo la embarcación para evitar los ataques pero los pobres tiburones que solo venían por comida, cayeron muertos atravesados.

Los marineros se pusieron contentos pensando que habían matado a mi "ejercito" pero esos no eran de los míos. Tras un buen rato de diversión decidieron irse a puerto, podría sabotear el barco para que la dirección del mismo no pudiera utilizarse, pero pensaban que habían conseguido algo ¿Herirme? ¿Asustarme? Así que les dejaría con la ilusión hasta el próximo pescador...

A los dos días siguientes un barco perteneciente a la marina arribo a puerto, esto ya se ponía serio, pero la idea de llevarme a alguno de los abusadores de poder al fondo me hacía la boca agua...

Un anciano, un padre, tres pescadores ¿Agregaré algún marine a mi lista?


[Off: Pongo las técnicas aún que no he hecho la lista "aún" por que me han dicho que esas las puedes aprender sin requisitos]
avatar
Cronos
Pirata
Pirata

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 12/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Barrera inesperada [Pasado, Libre]

Mensaje por Tsuyoi Kikku el Vie Oct 27, 2017 9:55 am

Después de hablar con Thom, una calma me invadió. Desde que el capitán había hablado conmigo las dudas me habían ensombrecido, no me habían permitido pensar con claridad, como si un temporal arremolinara con todo lo que tenía en la cabeza. Sin embargo, esa certeza había sido como si el día se despejara y que una determinación se asentara en mí. Ni siquiera sentía rabia o ira, no como la última vez, sino que era una calma resolutiva que solo decía una cosa… “Al fin podré matarlo y nadie ni nada me lo va a impedir”. Crucé de nuevo el puerto, donde el gentío seguía hablando con los marines que me acompañaban, y me adentré en el barco hasta llegar a mi camarote. Agarré la lanza, sacándola con cuidado de su funda, dejando el filo dorado relucir a la luz de la lámpara de aceite.

Salí del barco cuando el capitán se me acercó, con cara de desespero, y me paró en seco. “¿Dónde se cree que va sargento Kikku? ¿Qué le ha contado el testigo?” me preguntó, mientras se secaba la frente con la manga. “No sabe nada. Voy a dar una vuelta por la costa a ver si descubro algo” le mentí, esperando que no dudara de mi palabra, para poder enfrentarme a solas contra el tritón. “Ah vale, llévese a un par de reclutas para que la ayuden” me respondió, justo antes de hacer un par de señas a unos soldados que esperaban en cubierta. “Fantástico, me toca hacer de niñera de dos novatos” pensé, mientras asentía con resignación a las órdenes de mi capitán. Desembarcamos rápidamente, dejando atrás a la turba asustada y nos acercamos a la línea de costa, justo en la parte más cercana a la Roca del Pescador. Los dos marines me seguían con cara de bobos, cargados con sus fusiles en las manos y las espadas en su cinto, mientras yo los miraba de reojo, con miedo a acabar con un tiro si se sobresaltaban.

La noche era bastante clara, la luna estaba prácticamente llena, y el cielo despejado del día se había alargado hasta ese momento pues las estrellas brillaban intensamente. En la zona en la que nos encontrábamos había siempre algunas barcazas, lo bastante pequeñas para poder ser llevadas por una persona, pero de dimensiones aceptables. Me giré hacía los dos soldados, les hice un par de gestos para que patrullaran la costa más adelante, y esperé hasta que se alejaran un poco, antes de girarme hacía el mar. Estaba de pie, con la lanza en mi mano apoyada en la arena, y los ojos mirando en dirección a la Roca. Cogí aire y grité: “¡CRONOOOS!” lo bastante fuerte para que si rondaba por allí el cocodrilo, supiera que yo estaba allí. Dudaba que me hubiera olvidado.
avatar
Tsuyoi Kikku
Teniente
Teniente

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 16/09/2017
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Barrera inesperada [Pasado, Libre]

Mensaje por Cronos el Sáb Oct 28, 2017 9:03 am

Vigilaba desde lejos las patrullas que se habían hecho, tanto de ciudadanos con sus patrullas vecinales como de los marines que habían llegado a puerto, quizás debía esperar un par de semanas antes de actuar, observaba con paciencia, algo no normal en mi, pero tampoco me desagradaba, cuando más esperaba antes de atacar, más ansias de atacar me daban. Observé un grupo de cinco marines, dieron una pequeña patrulla y volvieron al pueblo, luego otros cinco en un intervalo de media hora, no, una hora, si, una hora, bueno más o menos, que mas da.
Observé en la fría noche algo raro, ¿Por que ahora había un grupo de tres marines? Podía ver claramente que uno de ellos era una... mujer... de pelo largo... liliáceo... ¡Era la psicópata del bar! No, no podía ser, demasiada casualidad, además todos los humanos eran idénticos no entendía como podían diferenciarse entre sí. De pronto se separan, dos de ellos siguen la patrulla mientras la mujer se queda sola y tras un rato lo pude confirmar...

El alarido que pegó aquella mujer me hizo saber que de todas todas esa mujer era la loca de aquella taberna que sin provocación alguna atacó a Paco cruelmente mientras el le cogía cariño ¡Como una persona puede atacar a un cachorro inofensivo! ¡Como un Marine que debería defender la paz agrede con furia, rabia, ira, enojo, cólera, crueldad y violencia a una criatura que solo quería darle mimitos, besitos y abracitos! ¿¡Como!? Os lo digo yo, teniendo el alma muy negra, seguro que esa marine disfrutaba con el sufrimiento de niños recién nacidos, tenía pinta de torturar a sus soldados, era todo maldad...

Bueno, como iba diciendo, tras el grito la mujer me confirmó su identidad, me entraron ganas de ir corriendo, saltando directamente a su cuello y despedazar lo de un bocado, pero me acordé que no era la primera vez que lo intentaba y haciendo aún más memoria, también me vino a la cabeza que me dejó varios meses con la boca torcida, así que tenía que jugar otro juego...
Estaba algo lejos de la playa, lo suficiente para verla y para que me vieran, pero esperaba que se confundiera con alguna roca o tronco, mi piel era un buen camuflaje y más a ciertas horas de la noche, por lo que sin decir ni una palabra, me sumergí y fui sin demora hacia los dos marines que dejó adelantarse ¡Eran presa mas fácil que la loca los pelos esa! Yo lo sabía y esperaba que ella no cayera en ese dato.
Una vez llegué frente a ellos, me fui acercando poco a poco, sacando a la superficie mis ojos y poco mas para poder verles bien hasta estar a pocos metros cerca de ellos. Uno de ellos me miró, pero por suerte no me reconoció pensaría que era un objeto de los que mencioné antes, tras unos momentos, en el punto más cercano a ellos sin que pudieran verme demasiado me puse de pie lentamente y me coloqué a sus espaldas despacito
-¿Has oído eso?- Comentó uno a su compañero el cual simplemente encogió los hombros -Creo que a sido en el bosque- Dije detrás de ellos -¡Pos pue ser!- Dijo en cachondeo pues era una moda que no sabía de donde había salido, pero no tardaron ni dos segundos en caer en la cuenta ¿no eran solo dos? Al girarse le arreé tal guantazo con la mano abierta a uno de ellos que un poco más y le hago un trasplante de cara, al otro simplemente le pegué un bocado en el brazo, apuntaba a la cara pero el tipo se cubrió, cuando le mordí tiré fuerte hacia mi para que cayera al suelo -¡Decirle a esa bruja que pagará por lo que le hizo a Paco!- Grité señalandoles y antes de que pudieran contestar o atacarme corrí directo al agua y lo hice bastante rápido no por miedo a represalias, si no por que la mujer con mas fuerza que un elefante marino me pillase nuevamente, pero eso si, con estilo

Con mucho estilo:
avatar
Cronos
Pirata
Pirata

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 12/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Barrera inesperada [Pasado, Libre]

Mensaje por Tsuyoi Kikku el Dom Oct 29, 2017 7:00 am

Después de alzar la voz al cielo, escudriñé las aguas con la ayuda de la luna y las estrellas, esperando ver el más mínimo gesto de cambio en el oleaje, confiando en que mi voz le hiciera salir. Sin embargo, controlaba la trampa que había preparado. Era consciente de que el cocodrilo no atacaría de frente, a no ser que hubiera enloquecido des de la última vez que nos vimos, por lo que los dos marines a los que había mandado a patrullar le parecerían la opción más segura. Una bestia tan ruin y despreciable como aquella se lanzaría de cabeza a por un botín tan suculento, más aún al ver el aspecto que estos tenían, por lo que por el rabillo del ojo les seguía la pista. No es que los hubiera enviado a la muerte, pues seguían siendo soldados de la Marina, pero sí que hacían de cebo de forma decente. Y Cronos picó de lleno.

Instantes después de que yo gritara su nombre, una figura emergió detrás de los dos soldados, colocándose a su espalda sin que éstos se dieran cuenta. Se habían alejado más de lo que yo esperaba, por lo que tuve que ponerme a correr para tratar de alcanzarlos antes de que el gyojin los despedazara. “Haced algo, inútiles. ¡Daros la vuelta!” pensaba, conteniendo las ganas de gritar para no llamar la atención del cocodrilo, mientras Cronos se seguía acercando a ellos. Pero no lo hicieron. Antes de que ninguno de ellos sacara el arma, o consiguiera apuntar con su arma, el gyojin empezó a soltar zarpazos y mordiscos, llenando la plácida noche del sonido de su mandíbula al desgarrar carne y romper huesos.

Cuando yo les alcanzaba, Cronos soltó un grito acusándome de bruja por lo que su mascota hizo la última vez que los vimos, y seguidamente intentó adentrarse de nuevo en el mar. Era obvio que una vez entrara en el agua, las condiciones naturales de su raza le darían una ventaja sobre mí, además de darle la opción de escapar nadando hacía las profundidades del océano. “Seguro que un canalla como él ha buscado el agujero más oscuro del suelo oceánico para esconder el rabo cuando un oponente de verdad aparezca… Estoy completamente segura que alguien tan despreciable se meterá allí hasta que los Marines nos vayamos para seguir matando a la gente” me decía, mientras la distancia entre ambos se iba acortando paso a paso. “Parece que pese al tiempo que ha pasado desde nuestro último encuentro, el desgraciado gyojin sigue siendo tan incapaz de igualar mi velocidad como yo soy de alcanzar la luna” deduje, causando que una sonrisa malévola apareciera en mi rostro.

Cuando Cronos ya estaba corriendo sobre el agua, de una forma sorprendente, yo cogí impulso con las piernas y salté hacía donde se estaba moviendo. Gracias al sigilo con el que me había acercado, contaba con que el cocodrilo no se hubiera dado cuenta de mi presencia, con lo que el ataque llegaría por sorpresa. Con la velocidad que llevaba, más la fuerza del salto frontal, me acerqué a Cronos como una flecha, casi volando por encima de las olas que rompían en la playa, agarrando mi lanza con intensidad e imaginando el dulce tacto del mango mientras desgarraba esa piel escamada llenando el mar de sangre.

Sojutsu: 100-Biki no Hachi

Realicé los cinco movimientos a la perfección, los cuatro primeros con dirección al torso, viendo como la luz de la luna se reflejaba en la nítida superficie de la hoja, cortando el aire como un susurro, con mis manos moviéndose casi con el ritmo que marcaba el oleaje, y culminando con un movimiento hacia la cabeza del cocodrilo.
avatar
Tsuyoi Kikku
Teniente
Teniente

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 16/09/2017
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Barrera inesperada [Pasado, Libre]

Mensaje por Cronos el Dom Oct 29, 2017 10:17 am

Mientras corría todo feliz para darme tiempo a ejecutar mi decimosexto plan contra ella, una sensación rara me invadió, ¿Sabéis esos momentos en los que sientes que ya has vivido una escena? ¿Esos momentos en los que dices "hago esto cada día" pero te sabe de forma diferente? Pues en esa encrucijada me sentía yo, iba corriendo por el agua, la fría y salada mar me cubría por la cintura casi un poco por encima de las rodillas, pero algo me decía que es como si estuviera en el desierto, milésimas después de ese sentimiento lo entendí, cuando de reojo pude ver una silueta de algo avalanzandose sobre mi. Me giré pues estaba algo alterado por mis acciones pero mas aún me alteré al distinguir perfectamente la silueta de la arpía sobre mis pasos.

En cuanto la información visual captada por mis orbes rojizos llegó a mi cerebro, este respondió de la siguiente forma
-¡Aaaaah!- Me di tal susto que me encogí poniendo los brazos por delante cual niñita asustada lo que probablemente me salvó la vida, el propio susto me hizo tensarme, encogerme y agacharme un poco, lo que fue perfecto para recibir el ataque del cual no fui consciente. Después de dicho grito y susto, salté hacia un lado para alejarme de ella y fue cuando me dí cuenta de que tenía dos punzadas en el estomago no muy profundas pero lo suficiente como para sangrar y doler cual retortijón a media noche, otra punzada mas en el costado, en el antebrazo izquierdo (Al protegerme del susto) más un corte bien largo y de profundidad preocupante sabiendo que mi cuerpo es bastante duro.

Me llevé la mano a la cabeza, notaba el dolor y enseguida vi la sangre en mis zarpas
-¡Como es posible! No me a dado tiempo a olerte que ya estoy sangrando ¡PERO QUE TIPO DE BROMA ES ESTA!- Grité posicionando mis brazos en forma de batalla -No eres un humano normal, ¡eres el demonio vestido de la armada!- Aún estando frente a la mujer podía darme el lujo de parecer confiado pues uno de los suficientes planes que me tomé si venía alguien peligroso se estaba llevando a cabo -¿Te has enamorado de mi? ¡De todos los marines que hay en el mundo tengo que volverme a encontrar contigo! ¡¡Metete con alguien que tenga tu brujería!!- Poco a poco iba tomando distancia, lentamente dirigiendo mis nuevamente sangrante cuerpo hasta las profundidades del mar

Simulación de grito:
avatar
Cronos
Pirata
Pirata

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 12/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Barrera inesperada [Pasado, Libre]

Mensaje por Tsuyoi Kikku el Lun Oct 30, 2017 3:53 pm

A la par que mis pies tocaban el suelo marino, notando como la fría agua me mojaba las piernas, yo daba mi última lanzada contra Cronos. El cocodrilo, cobarde y penoso como era, se había cubierto mientras soltaba un gritito durante mi ataque, lo cual me hizo sentir vergüenza por la gente de la isla. “¿Acaso temen a esta bestia? ¿No se han dado cuenta de lo inútil que llega a ser?” me preguntaba, mientras pasaba una de las manos por el filo de mi arma, ahora manchado por la caliente sangre del gyojin. Pese a no haberlo matado con ese movimiento, lo cual habría sido perfecto, al menos había evitado que éste huyera mar adentro y así prevenir que la justicia se ejecutara. El enfado que se dibujaba en el rostro de Cronos, apenas visible por la tenue luz que nos cubría, era casi tan dulce como su sangre, la cual probé con el dedo índice. “No voy a caer en la ira de la última vez… Ahora sé bien a quien me enfrento” pensé, cuando él dijo algo que me hizo gracia.

¿El demonio de la armada? No suena mal, la verdad. Puede que hasta lo haga mi sobrenombre oficial y todo” respondí, a su sarta de sandeces, a la par que me reía durante unos instantes. Esa ira que se veía en sus ojos y esa furia que se notaba en sus músculos tensos y ahora manchados de sangre me engañó la última vez. Ahora veía claramente lo que era… La respuesta de un niño que intenta resultar atemorizante o imponente, creyendo que por levantar la voz y tener los ojos hinchados en sangre sería capaz de asustarme a mí. Sin embargo, tampoco podía permitirme el lujo de perder el tiempo. Estábamos en el mar, su elemento, y no podía permitir que la pelea se librara en el lugar donde estábamos.

Así que antes de que Cronos moviera un solo músculo, consciente de que su mascota estaría probablemente por la zona, me adelanté y levanté mi pierna izquierda, fijando la diestra con fuerza en la arena bajo el agua, e hice una patada que pretendía alcanzar al gyojin en la cabeza, de izquierda a derecha, para lanzarle hacía la playa y alejarle del mar. Mis manos ayudaban al movimiento de mi cadera aumentado el momentum generado por mi cuerpo, con una mano en posición de guardia por si el cocodrilo intentaba contraatacar y la otra agarrando la lanza que peinaba las olas mientras yo giraba.
avatar
Tsuyoi Kikku
Teniente
Teniente

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 16/09/2017
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.