Últimos temas
» [Pasado] ¿de verdad es tan malo?
Ayer a las 12:27 am por Kalhenz

» Petición de Nivel
Dom Dic 10, 2017 7:28 pm por Kalhenz

» [Pasado] Historias y algo mas... [Iohn - Cronos - Rak]
Sáb Dic 09, 2017 6:52 pm por Rak

» [Presente] Dinero facil. [Narrador]
Vie Dic 08, 2017 9:29 am por Narrador

» Una copita de vino. [Pasado / LIBRE]
Miér Dic 06, 2017 11:06 pm por Kalhenz

» [Censo] Noviembre
Mar Dic 05, 2017 8:55 pm por Matthias Lehner

» Una visita de "medico" [pasado/ LIBRE]
Mar Dic 05, 2017 8:27 pm por Matthias Lehner

» [Presente] ¿Acaso sois una especie de dúo cómico?
Sáb Dic 02, 2017 8:07 pm por Narrador

» Ausencia durante diciembre
Sáb Dic 02, 2017 6:28 pm por Tsuyoi Kikku

Hermanos

Elite
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Dom Oct 22, 2017 12:09 pm.
Admin
Web Master - MP - Perfil
Da Boss
Matthias Lehner
Administrador - MP - Perfil
Bloody Monk
Nerelas Graywords
Administrador - MP - Perfil
Er Pescao
Kensei Komikado
Administrador - MP - Perfil
The Judge
Créditos.

[Fic Pasado] Renacer

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Fic Pasado] Renacer

Mensaje por Tyrone Whitaker el Sáb Oct 14, 2017 3:49 pm

Cuando Tyrone entró de nuevo al cuarto alquilado que durante años había sido su hogar lo encontró gris y sin vida. Podía achacarse a la lluvia que caía en el exterior, los nubarrones tormentosos bloqueando la luz solar y confiriendo a la habitación un aspecto penumbroso. Sin embargo, el científico sospechaba que no era el caso. El mundo había perdido color, y analizándolo fríamente, aun en su estado, tenía cierto sentido. Al fin y al cabo lo que percibía pasaba por su cerebro, que interpretaba la realidad a su alrededor en base a sus sentidos, y no hacía falta ser un genio para darse cuenta de que su mente permanecía embotada, reviviendo imágenes del pasado. Secuencias que nunca volverían a pasar, fantasmas y sombras que poblaban todos los rincones de la pequeña estancia.

Al mirar la cama casi podía contemplar el bulto que había sido su madre durante los últimos meses, pequeña como una niña y consumida por la enfermedad que la devoraba de dentro hacia afuera. Había pasado tardes interminables junto a ella, cambiándole los trapos húmedos que aliviaban su fiebre intermitente, y dándole los calmantes que le habían proporcionado los doctores de Loguetown, incapaces de distinguir que enfermedad la estaba matando. Lo único que podían hacer era aliviar su dolor y esperar a que llegara la dama encapuchada.

Caminó hacia el fondo del pequeño piso, donde un tabique separaba la estancia que hacía las veces de cocina y laboratorio, cada sección cuidadosamente organizada para que los químicos no se mezclaran con las especias. Esa había sido una pequeña victoria de Tyrone sobre Sybrina, que solía imponerse en otras ocasiones a su hijo. Pero nada podía hacer la mujer contra el afán de descubrimiento, experimentación e investigación que marcaba la vida de Tyrone, y tras mucha insistencia habían dividido la estancia en lo que parecían dos territorios enfrentados, con el fogón de leña en medio como símbolo de tregua.

De nuevo imágenes de la mujer que había sido el pilar de su vida se agolparon en su memoria. Si bien muchas veces se las tuvo que apañar por su cuenta, mientras su madre trabajaba siendo el pequeño, no podía olvidar la alegría al encontrársela en casa, en la pequeña estancia, cocinando la que sería la cena de esa noche y una comida fría al día siguiente. Con los años, esta situación se vería invertida, siendo el joven Tyrone quien preparara la comida a una cansada trabajadora, si bien con menos habilidad, con mucho más entusiasmo. Tyrone cocinaba de la misma forma que hacía sus fórmulas; midiendo las cantidades con exactitud, siguiendo las recetas sin saltarse un solo paso y comprobando al segundo los tiempos de cocción. Después se sentaban en la pequeña mesa de la habitación, nunca más de ellos dos, con pequeñas conversaciones casuales sobre el trabajo de ella o las aficiones de él.

Nunca había habido una tercera persona en sus vidas, un aislamiento emocional que se retroalimentaba al sentirse apoyados mutuamente el uno por el otro. Tyrone no había tenido la confianza o la habilidad social para salir y conocer a otra pareja sentimental, desechándolo como una pérdida de tiempo infructuosa. Sybrina, por su parte, seguía enamorada profundamente de un hombre que le había sido arrebatado en la flor de su vida, un triste recuerdo el tiempo avivaba más que apagaba. Un ideal, un mito incomparable en lugar de los rescoldos que podrían haber quedado de estar Rashan en carne y hueso para estropear la imagen mental que la mujer había mantenido. Y es que el amor de ella había sido todo el del mundo, y sin tener al hombre para recibirlo, solo le había quedado el recuerdo.

Tyrone volvió a mirar por la ventana. La lluvia seguía cayendo, suave pero constante, como si tuviera que hacerlo por obligación pero no le pusiera muchas ganas. En el funeral había sido igual, una cortina constante que cubría a los pocos asistentes. El científico intuía que incluso de haber tenido mejor tiempo la asistencia no habría variado mucho. Algunas compañeras del servicio que habían trabajado con ella. Los señores de la última casa en la que había servido, probablemente asistiendo más por cumplir que por verdadero respeto. Un médico que había tratado de descubrir su diagnóstico, y que casualmente compraba soluciones químicas a Tyrone para sus preparados. El sacerdote que había oficiado la ceremonia, claro está. Y el enterrador que realizaría el trabajo físico. Todos ellos habían presentado sus respetos al cabizbajo Tyrone, que cumplía con las últimas voluntades de su amada madre.

La ceremonia no había durado mucho. El sacerdote había pronunciado su discurso preparado, que probablemente recitaba en cada oficio funerario de aquellos con los que había tratado poco. El propio Tyrone había declinado hablar a un público con el que él tenía poco que ver. La tierra, húmeda por la llovizna, no había dado muchos problemas. Tyrone ni siquiera se quedó hasta que el hoyo estuviera completo. Le bastó con leer la lápida y contemplar la tapa de ataúd cubrirse de tierra. Ya se había encargado de los pagos correspondientes, por lo que solo dedicó un par de palabras al enterrador antes de volver al piso en el que se encontraba.

Retirando al vista del cristal empañado, distinguió como el suelo a sus pies se encontraba mojado y con huellas. Al fin y al cabo sí que se había mojado, por suave que fuera la lluvia. Poner solución a eso sería un buen primer paso. En eso consistía todo, ¿no? Un primer paso seguido del siguiente. Tan solo seguir adelante. Se desvistió, dejando las ropas mojadas extendidas en el fregadero. Ya tendría tiempo de lavarlas correctamente. Usó un paño para recoger el agua que había goteado desde la puerta, y lo depositó de nuevo en la cocina. Una cosa menos.

Se sentó en la cama. Invadido por los recuerdos le vino a la mente el pensamiento de que tendría que deshacerse del otro catre que ocupaba parte del cuarto. No creía que nadie quisiera comprar una cama vieja, tendría que hacerla leña. Se tumbó. No le apetecía hacer nada en ese momento. Tantos recuerdos. Tantos años. Ahora, finalmente, estaba solo. Desligado del mundo, la única columna que le vinculaba con su pasado y sus orígenes derruida. En ese instante, el recuerdo era lo único que tenía, un pasado ya concluido. Delante suya se abría una nueva vida, pero no iba a adentrarse en ella todavía.

Acurrucado en la cama, desnudo como un niño recién nacido, Tyrone lloró.
avatar
Tyrone Whitaker
Pirata Novato
Pirata Novato

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 13/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fic Pasado] Renacer

Mensaje por Matthias Lehner el Lun Oct 30, 2017 10:34 pm


_________________
No es una huida, es una retirada estratégica.

[Ficha]
- [Expediente] - [Objetos] - [Akuma no Mi] - [Técnicas]
Músico al servicio de Kensei - Originario de Namakura -Usuario de la Magu Magu no Mi
Haki Dormido - Recompensa 40.000.000 Berries
Dueño de los navíos O.M.G y Napalm Records
avatar
Matthias Lehner
Pirata Conocido
Pirata Conocido

Mensajes : 430
Fecha de inscripción : 15/08/2017
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.