Últimos temas
» Boruto ROL [Élite]
Vie Ene 05, 2018 11:42 am por Invitado

» [Crónicas] El Ascenso.
Jue Ene 04, 2018 1:33 pm por Narrador

» Petición de Nivel
Sáb Dic 23, 2017 9:44 pm por Rak

» el milagro de la navidad
Sáb Dic 23, 2017 9:27 pm por Karen

» ¡Costume FIGHT! [Pasado - Shin]
Sáb Dic 23, 2017 10:01 am por Shin Leviathan

» [presente] el despertar de los muertos
Sáb Dic 23, 2017 9:24 am por Shin Leviathan

» [Pasado] ¿de verdad es tan malo?
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Objetos de Karen
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Registro de Físicos
Vie Dic 22, 2017 9:21 pm por Matthias Lehner

Hermanos

Elite
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Dom Oct 22, 2017 12:09 pm.
Admin
Web Master - MP - Perfil
Da Boss
Matthias Lehner
Administrador - MP - Perfil
Bloody Monk
Karen Akagi
Administrador - MP - Perfil
Demon King
Kensei Komikado
Administrador - MP - Perfil
The Judge
Créditos.

(Pasado) (Privado) Música, vino y marines... ¿Qué puede salir mal?

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: (Pasado) (Privado) Música, vino y marines... ¿Qué puede salir mal?

Mensaje por Matthias Lehner el Lun Oct 30, 2017 12:50 pm

La respuesta de la mujer no se hizo esperar en lo absoluto, ¡Y que respuesta la suya! Pues no solo se limitaba a la provocación y seducción que sus palabras pudieran causar, sino que además pasaba al contacto físico, uno tan excitante como sutil, en la carícia más sexy que pudiera haber usado en ese momento, lo cual despertó, sin lugar a dudas, la determinación del pelirrojo en meterse entre esas firmes y encantadoras piernas. Sin embargo, y pese a que para él no era un problema el tomar a aquella mujer en la playa y delante de todos, no podría hacerlo de momento, ya que la turba de gente contenta se lo llevaba casi a rastras del lugar para satisfacer sus propias necesidades musicales y de juerga. Matt se resistió todo lo que pudo hasta que observó a la marine lanzarle un erótico beso y partir, ante lo cual, simplemente no podría quedarse quieto alejándose de lo que sería, probablemente, el mejor sexo que tendría con una oficial de la marina, hasta ahora.

Los golpes parecían no afectar a sus fans, y cuando la marine se alejó de la vista del pelirrojo este casi desesperó, por lo que aclarando su garganta llamó la atención de todos, que se detuvieron aguardando escuchar, como era costumbre una maravillosa canción. Sin embargo el pelirrojo no se disponía a cantar, no de momento al menos. -¡Atentos! Debo ir a darle a esa marine la mejor cogida de su vida. Así que o me sueltan o no habrá concierto. -Dijo con el ceño fruncido causando que lo soltaran de inmediato tras esa amenaza. Matthias arregló su ropa y cuando un par de las mujeres de la turba iban a hablar, dispuso un dedo índice en cada uno de sus labios para acallarlas. -¿Cuándo he dejado de lado a mis fans? ¿Cuándo he perdido virilidad antes de las primeras 15 mujeres? Paciencia queridas mías, después del concierto gozarán de mis canciones íntimas... -Su palabrerío hizo el efecto esperado pues las mujeres, ruborizadas, callaron, y como si de una puerta se tratase, el grupo de personas se abrieron para dejar ir al pelirrojo, que echó a correr siguiendo a la marine.

Seguirle directamente no era un buen plan considerando la cantidad de marines que allí estaban, especialmente algunos rostros muy familiares a los que Matt había afectado de manera romántica, no por seducirlos sino por ganarse el favor y las pantys de sus novias o esposas. Si el pelirrojo fuera pesimista, su dote con las mujeres y los niños sería una maldición dado los problemas que traía siempre los maridos celosos y las madres preocupadas por que sus hijos siguieran a Matt y que, inevitablemente, se volvían las madres preocupadas causantes de maridos celosos. Un círculo vicioso que al pelirrojo causaba risa. Por ende, se ocultó, como podría ocultarse un hombre de 3 metros, usando los árboles. Sabía exactamente a donde iban, pues en su visita pasada, una colaboradora marine le había enseñado en secreto todos los alrededores, y luego le había enseñado otro secreto que hacía a Matt casi saltar sobre su nueva conquista.

Cuando estuvo sola, se escurrió detrás de ella y con una mano en su hombro y la otra en uno de sus prominentes senos, le susurró al oído culminando con la misma caricia lasciva que ella había regalado hacía minutos. -Como cantante soy un experto usando la lengua, y no solo hablo sexualmente. Noto cierta confusión en ese bello rostro, y tengo las respuestas que creo estás buscando. -Una oferta un tanto extraña, pero bastante directa.

_________________
No es una huida, es una retirada estratégica.

[Ficha]
- [Expediente] - [Objetos] - [Akuma no Mi] - [Técnicas]
Músico al servicio de Kensei - Originario de Namakura -Usuario de la Magu Magu no Mi
Haki Dormido - Recompensa 40.000.000 Berries
Dueño de los navíos O.M.G y Napalm Records
avatar
Matthias Lehner
Pirata Conocido
Pirata Conocido

Mensajes : 436
Fecha de inscripción : 15/08/2017
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: (Pasado) (Privado) Música, vino y marines... ¿Qué puede salir mal?

Mensaje por Tsuyoi Kikku el Miér Nov 01, 2017 5:47 pm

Mi mente, extrañamente turbada por la situación, se distrajo rápidamente al notar como unas manos se movían con seguridad a través de mi cuerpo, rozando con delicadeza pero con firmeza el costado de mi cuerpo, culminando en una de ellas agarrando uno de mis senos mientras la otra se posaba en mi hombro. Pese al sobresalto inicial, no tardé demasiado al reaccionar ante la situación… pues como no podía ser de otra manera, y antes de que éste hablara, ya sabía a quién pertenecían aquellas manos. Si hubiera sido cualquier otro baboso, ese gesto habría sido obsceno y jocoso, torpe incluso, y no habría causado que mi piel se erizara como lo hizo. Pero si algo había quedado claro con el músico era que sabía cómo tocar, hablar y entretener una mujer… y esas manos, callosas pero suaves, eran claramente las manos de un músico. En cuanto habló, en medio de ese comentario provocador que haría temblar las rodillas a la mayoría de las chicas, pude notar una seriedad en su voz que no esperaba escuchar. Poca gente del mundo se habría percatado de las dudas que asolaban mi mente, y menos aún se habrían atrevido a decírmelo a la cara… Ni falta hace que decir que rehuía a la mayoría de personas.

Ahora que estábamos a solas, mientras los soldados habían desaparecido dentro de esa construcción, agarré la mano de Matt que estaba en mi hombro, y ejecutando una técnica de derribo en plan travieso, lo tiré al suelo cayendo yo encima suyo. Antes de que él pudiera reaccionar, o porque no quiso al ver la situación, puse mis labios cerca de los suyos… Rozándose mientras notaba el cálido aliento del músico, su respiración acelerándose por cada instante, ansioso por que culminara ese gesto. Y así lo hice. Nuestras bocas se entrelazaron con un gesto sedoso, encajando a la perfección… durante unos instantes que parecieron ralentizar el paso del mundo entero. Cuando me separé de esos labios, recuperando la consciencia, le dije: “Si quieres continuar, háblame de esta isla. De la verdad, de esta isa. Y lo harás mientras me invitas a una cerveza”. Completé el discurso tendiéndole una mano, para ayudarle a levantarse, pues parecía que estuviera anonadado después del beso que nos habíamos dado.

Antes de que volvieran los soldados, ambos nos alejamos de aquel lugar y reprendimos el camino hacia el pueblo… en un aparente silencio que embarcaba el lugar, pero no de forma tensa ni incomoda, sino como una calma que reinaba en el bosque que íbamos cruzando. ¿Acaso Matt lo iba a romper?
avatar
Tsuyoi Kikku
Teniente
Teniente

Mensajes : 88
Fecha de inscripción : 16/09/2017
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: (Pasado) (Privado) Música, vino y marines... ¿Qué puede salir mal?

Mensaje por Matthias Lehner el Jue Nov 02, 2017 6:23 pm

Tal como se esperaba, la habilidad del pelirrojo para seducir a una mujer funcionaba con la efectividad esperada, y es que si bien había sido alguna vez un muchacho callado y lleno de odio, luego un hombre de familia sobrio y religiosamente pulcro, había compensado todo eso con años de viajes, alcoholismo y promiscuidad hasta ser la talentosa máquina de follar, beber y cantar que era en ese preciso momento. Matt sabía hacer gemir a una guitarra casi con más dificultad de lo que le representaba hacer gemir a una mujer, y sus dedos, casi independientes y con cerebro propio, ejecutaban movimientos diferentes para estimular el prominente busto de la sensual marine. El cuerpo de ella, además de voluptuoso y firme, dejaba en claro una cantidad de señales involuntarias que el músico podía leer como si se tratara de una partitura, y al darse cuenta no solo de que la estaba estremeciendo sino de que había dado en el clavo, esbozó una larga sonrisa al punto en su agarre se suavizaba un poco, pues, aunque lo negara, su completa atención era suya ahora mismo.

El agarre no le tomó por sorpresa, pero dada la diferencia de alturas, no se elevó por los aires por lo que la caída fue suave en comparación a lo que se esperaría de ese movimiento, más aún cuando, subiéndose sobre él, aproximó sus labios hasta casi rozar los del pelirrojo. Matthias no hizo movimiento alguno, pero su mirada confiada y su sonrisa se encargaron de que se uniera aquél prolongado beso entre ambas personas, tan similares en ciertos aspectos pero tan distintos en el más real de los asuntos, pues él vivía entre criminales, que eran sus clientes, y ella, al parecer, quería sacarle del mercado arrestando a sus mejores compradores.

Aceptó la ayuda, se irguió en sus tres metros de altura y sacudiendo el polvo a sus ropas se encaminó con ella en dirección al pueblo, pero, la verdad es que la idea no era propicia y el pelirrojo no sabía cómo explicarla. La última vez que prefirió a una mujer en lugar a de a 4 o 5 fans que tenía, aquella mujer apareció muy magullada dos días después, incluso tenía una pierna rota y nunca volvió a acercarse al pelirrojo, cosa que le había causado cierto pesar debido a las increíbles felaciones que esa chiquilla daba. Y recordando que en el pueblo le esperaban unas cuantas, decidió que lo mejor era dirigirse a ése lugar. Sin previo aviso empujó con cierta rudeza a la marina hasta depositar su espalda contra un árbol y con una mano alzando sus muslos y la otra apretando su cuello con cierto nivel de peligro y seducción, le regaló un largo, húmedo y lascivo beso que casi le deja sin aliento. Al separarse, se relamió los labios pegando su cuerpo al ajeno.

Si vamos al pueblo, las demás no nos dejarán charlar tranquilos y me pedirán a gritos una canción tras otra... -Dijo mientras se separaba de ella pero le tomaba de la muñeca comenzando a internarse en el bosque. -Tengo un escondrijo por aquí, recuerdo que había cerveza.... -Dijo sonriente mientras andaba más rápido.

Continúa: Aquí

_________________
No es una huida, es una retirada estratégica.

[Ficha]
- [Expediente] - [Objetos] - [Akuma no Mi] - [Técnicas]
Músico al servicio de Kensei - Originario de Namakura -Usuario de la Magu Magu no Mi
Haki Dormido - Recompensa 40.000.000 Berries
Dueño de los navíos O.M.G y Napalm Records
avatar
Matthias Lehner
Pirata Conocido
Pirata Conocido

Mensajes : 436
Fecha de inscripción : 15/08/2017
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: (Pasado) (Privado) Música, vino y marines... ¿Qué puede salir mal?

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.