Últimos temas
» [Pasado] ¿de verdad es tan malo?
Ayer a las 12:27 am por Kalhenz

» Petición de Nivel
Dom Dic 10, 2017 7:28 pm por Kalhenz

» [Pasado] Historias y algo mas... [Iohn - Cronos - Rak]
Sáb Dic 09, 2017 6:52 pm por Rak

» [Presente] Dinero facil. [Narrador]
Vie Dic 08, 2017 9:29 am por Narrador

» Una copita de vino. [Pasado / LIBRE]
Miér Dic 06, 2017 11:06 pm por Kalhenz

» [Censo] Noviembre
Mar Dic 05, 2017 8:55 pm por Matthias Lehner

» Una visita de "medico" [pasado/ LIBRE]
Mar Dic 05, 2017 8:27 pm por Matthias Lehner

» [Presente] ¿Acaso sois una especie de dúo cómico?
Sáb Dic 02, 2017 8:07 pm por Narrador

» Ausencia durante diciembre
Sáb Dic 02, 2017 6:28 pm por Tsuyoi Kikku

Hermanos

Elite
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Dom Oct 22, 2017 12:09 pm.
Admin
Web Master - MP - Perfil
Da Boss
Matthias Lehner
Administrador - MP - Perfil
Bloody Monk
Nerelas Graywords
Administrador - MP - Perfil
Er Pescao
Kensei Komikado
Administrador - MP - Perfil
The Judge
Créditos.

[Evento - Calles] Grupo de Oudo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Evento - Calles] Grupo de Oudo

Mensaje por Narrador el Vie Oct 06, 2017 3:09 pm

Tras la conmoción, los empujones y el caos, aquél grupo de maleantes, gatos y engreídos terminó entre las esquinas de solitarias calles. Uno que otro civil corrí en dirección a la plaza y hacia el puerto unos cuantos marines.

Narrador
Civil
Civil

Mensajes : 197
Fecha de inscripción : 25/06/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Evento - Calles] Grupo de Oudo

Mensaje por Rak el Sáb Oct 07, 2017 7:15 pm

A esa hora de la mañana y por la calle que estaba transitando, no había ni un alma. Por un lado me sentí agradecido de no tener todas esas miradas clavadas en mí, pero por otro no tanto, ya que si los marines me encontraban, estaría en problemas. Era alguien demasiado llamativo.
De pronto recordé algo que me dijo el capitán del navío que me trajo hasta el north blue. “ Procura no meterte en terreno peligroso. Eres demasiado llamativo y eso te meterá en serios problemas “ al principio no había entendido su sugerencia, hasta que llegamos a la primera isla. Las miradas se clavan en mi como saetas en un muñeco de entrenamiento y aunque girará para ver los ojos de las personas que lo hacían, tratando de que al ver que los miraba, ellos la apartaran, pero estas no apartaban la mirada. Ese día maldije a varios humanos, tanto machos como hembras, pero todos los malditos eran adultos. No podía culpar a los niños por su curiosidad.

Continúe caminando por esa calle secundaria, que no sabía a dónde me llevaría, pero decidí seguirla hasta el final.
A medida que el tiempo pasaba, las primeras personas comenzaron a aparecer. Salían de sus casas, de pequeños pero lujosos hoteles, de hostal de mala muerte y hasta de una pequeña tienda.
Todas esas personas clavaron súbitamente sus miradas en mí, pero estaba ya acostumbrado y continúe avanzado.
Mis tripas comenzaron a rugir al momento en que dulce olor a carne con especias, llegaba a mi nariz. De mi boca comenzó a salir una especie de baba, que apenas la sentís la volví a absorber dentro de mi boca, con exagerado y asqueroso ruido.
Lleve mi mano izquierda hacia estomago cuánto está volvió a hacer gruñido de mil demonios. “Debo comer algo” fue un pensamiento demasiado obvio para la ocasión. Me deje guiar por el olor, el cual me llevó hasta el final de esa calle secundaria.

Llegué al final, caminando tan rápido que le gente del lugar podría pensar que estaba en alguna maratón y estaba ganandola.
Al llegar al final de la calle me encontré con la zona de comercio. Había muchos olores. Olor a fruta y verdura fresca, carne asada, pescado asado, pan recién horneado, caramelo quemado, te verde, te rojo, te negro, masas dulces y otras cosas más que no reconocía por su olor.
Para mi suerte, aún las personas de la isla estaban saliendo y había pocas por esa zona. No obstante, había varios grupos de marines que patrullaba, vigilaba, robaba y hasta abusa de su poder. Pude escuchar a varios de estos sujetos decir -yo estoy protegiendo la isla y su vida, asique me llevaré esto como muestra de su agradecimiento y como premio de mi gran labor- mientras sacaba una manzana o una banana y hasta dinero.
Pasé ante varios marines que me miraban algo extrañados y hasta con sospechas. Sus ojos se achican como chino mirando el sol, mientras me veían pasear por esa zona.
Mi estómago volvió a rugir y esta vez fue más grande. Me acerqué a un puesto para comprar una manzana, pero al girarme pude ver como mi vista periférica que un grupo de marines me seguía. “Maldición” pensé, mientras decidí continuar con mi camino.
La zona de comercio se dividía de tres calles. La principal, donde se vendían productos frescos, como frutas, verduras, carnes crudas y  al final de esta, se podía ver una gran estructura que en su frente tenia dibujado un gran pez espada. La calle de la derecha, si uno caminaba desde el puerto hacia el centro de la ciudad, había restaurantes, casas de té y hasta bares bulliciosos, mientras que la última calle, se encontraban las panaderías y negocios de cualquier índole.
Corría una suave brisa esa mañana, que golpeaba mi nuca. El viento sabe traer olor y sonidos muy agradables, pero también desagradables. Esta vez la brisa trajo consigo, el olor a sudor de los marines que llegaba hasta mis fosas nasales y el sonido de la botas contra los adoquines, que llegan hasta mis oídos. Los marines estaban siguiéndome.
Sin caminar rápido, para no levantar sospechas, camine hacia el dulce aroma de los pescados fritos y cocidos, pero no podía prestar atención a mi estomago en ese preciso momento, debía escapar cuanto antes.
Seguí caminando, mientras las personas que aun quedaban en esa isla, comenzaron a amucharse y estovar, tanto mi caminata como la de los marines.
Me desplace lo más rápido, hasta que pude llegar a ese lugar. Para entrar me agazape, desapareciendo entre la pequeña multitud y entré, ante la atenta mirada de los comerciantes y de las mujeres de avanzada de edad que cuchicheaban por lo bajo.
Estaba dentro y estaba seguro que los marines, no entrarían o al menos eso esperaba.
avatar
Rak
Pirata
Pirata

Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 23/09/2017
Edad : 22
Localización : Mendoza - Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Evento - Calles] Grupo de Oudo

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 07, 2017 8:38 pm

Mientras caminaba no paraba de darle vueltas a una idea en su cabeza. Era algo tosca de buenas a primeras, pero tal vez… Su nuevo poder le estaba abriendo todo un abanico de posibilidades. En las manos de un necio, sólo serviría para explotar cosas sin ton ni son, pelear por pelear. Pero en las suyas… en las manos de un gobernante como él… Podía tornarse una habilidad mucho más sutil, más técnica. Existían materiales que al ser sometidos a esas explosiones, podrían ocasionar distintos efectos, como estallar en llamas, liberar polvos tóxicos… Él mismo podía explotarse sin sufrir daños, y eso en un combate cuerpo a cuerpo, como él peleaba, podía volverse a su favor. No necesitaba el uso de estallidos indiscriminados aquí y allá todo el tiempo para ganar, le bastaba con saber cuándo y dónde aplicarlos. Tácticamente también podían suponer una ventaja. Todavía no controlaba muy bien el área exacta, pero podía sembrar un terreno de minas, o incluso temporizar varias zonas para que explotaran al mismo tiempo.

Aram le sacó de su ensimismamiento con aquella pregunta. Claro, él todavía no conocía a Rak. – Moléstale si quieres, o si te atreves. – No sabía que Rak era un mink, un leopardo en concreto, así que molestarle tal vez le traía consecuencias. Claro que… teniendo un tigre de seis metros no parecía que fuera a acobardarse fácilmente. Como fuera, allí en la lonja, no había rastro de Rak por ninguna parte. ¿Convendría esperarle allí o ir a algún lugar más? A lo mejor podía pagar a un niño para que buscara al mink y le dijera que fuese hasta alguna taberna… Poco importaba, antes de que pudiera terminar de pensar, la gente comenzó a moverse como una masa, sin dejar que los que estaban dentro pudieran escapar. Si esa gente tuviera el más mínimo conocimiento acerca de a quién estaban empujando junto a ellos…

Todo pasó muy rápido. Tan pronto estaban siendo arrastrados por una muchedumbre de personas, como estaban ahora solos en una calle, con apenas cuatro personas corriendo de aquí para allá, unos uniformados y otros no. La suerte había querido que todo eso les hubiera dejado justo al lado de donde debían estar. Realmente el mundo obraba en su favor, estaba claro que debía convertirse de una vez en el rey del mundo. A pocos metros de él, se encontraba Rak. Seguro que estaba tan desconcertado como ellos por la repentina desaparición de la gente, que se había esfumado como alma que lleva el diablo entre las callejuelas de la ciudad. – Ya creía que tardaría todo el día en encontrarte, Rak. Te presento a Aram, él viajará con nosotros a partir de ahora. – Y echando un vistazo alrededor, descubrió que todavía había alguien más por allí. Seguro que a él también le había pillado por sorpresa la marabunta. – Mira por donde. Es uno de tus congéneres, Rak. Vayamos a saludar. – Y sin más se dirigió junto al otro mink, este sí era un gato tal cual, no un leopardo o un tigre. - ¿Sabe a qué ha venido todo ese alboroto?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Evento - Calles] Grupo de Oudo

Mensaje por Invitado el Dom Oct 08, 2017 5:38 am

No hacía falta que me dijera eso, estaba claro que lo iba a intentar, pero solo sonreí ante sus palabras. Seguía al chico por esas calles, llenas de gente mientras mi mirada se desviaba alguna que otra vez a los traseros de algunos chicos y chicas, haciéndome salivar un poco. Aunque lo extraño fue cuando la gente empezó a correr, tuve que subirme a Taiga para evitar que me arrastrasen. Lo extraño fue que la gente no tuviera tanto miedo del tigre... bueno, mejor para mí. Seguí a Oudo a lomos de Taiga, era uno de los lugares mas seguros para mi en ese sitio.

-Me gustaría explorar un poco... ¿habrá algún buen burdel cerca?- Pregunté con una sonrisa pervertida, aunque no sabía si el rubio me habría escuchado. Entonces me presentó ante un... ¿que era eso? Parecía un tigre pero que podía caminar a dos patas... bueno, cosas mas raras seguramente habrían. -¿Él es Rak? Parece un gato adorable, me preguntó si me dejaría acariciarle la cabeza.- Dije con ganas de molestarle, y una sonrisa maliciosa, parecía que había sido buena idea seguir a ese hombre, o mas le valía que fuera así. No quería darle a mi tigre carne de mala calidad.

Era increíble como la gente había huido, por un momento miré a Oudo con ganas de molestarle diciendo algo como... "Mira como saben que eres el rey, que huyen de tí." Pero quería lo que me había prometido, así que no dije nada más, simplemente observé a la gente sin bajarme de encima del tigre. Oudo se acercó a otro que parecía de la misma raza que el gatete, para preguntarle lo que había pasado. -Puedo quitarle ya el bozal a Taiga, ¿Verdad? Al fin y al cabo, no hay tanta gente y está adiestrado.- Le comenté a Oudo mientras le quitaba el bozal al pobre tigre, sin esperar su respuesta ni nada.

-Y si han huido de esa manera aun estando eso plagado de marines... quiere decir que alguna cosa gorda está pasando, así que lo que sea que tengas planeado, podrás hacerlo sin demasiados inconvenientes.- Comenté mientras observaba  el grupo variopinto que se había reunido ahí... parecía un circo la verdad. El gatete, el otro gatete, y mi tigre, solo faltaba que estuviéramos rodeados de gente y eso daría la impresión de ser un espectáculo. -Tengo curiosidad por ver que harás, rey.- Dije sin intención de molestarle, simplemente, me parecía interesante, y no tenía porque ocultarlo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Evento - Calles] Grupo de Oudo

Mensaje por Invitado el Dom Oct 08, 2017 8:37 am

Nyanta no entendía nada. Había decidido acercarse a la lonja para comprar algún que otro producto con el que cocinar, pero estaba completamente desértica, como si un huracán hubiera pasado por el lugar. Todos los habitantes de la isla habían huido, pareciera que algo relevante estuviera a punto de suceder. Sin embargo, el mink siguió paseando tranquilamente por el lugar, intentando descubrir cuál era la razón de aquella estampida. De repente, un tipo con unas pintas algo extravagantes se acercó a él. Tenía los ojos rojos y el pelo bastante rubio, aunque lo que llamó la atención del felino fueron sus alargados y rojizos pendientes.

No tengo ni la menor idea. — Respondió Nyanta mientras seguía dándole un par de vueltas más a lo sucedido. Estaba completamente absorto en sus pensamientos. Súbitamente, sus ojos se abrieron y consiguió descifrar la causa de todo aquello. Quizá los revolucionarios estuvieran cerca de hacer su aparición. Si así fuera, él no podría perdérselo. — Aun así, creo que deberíamos salir de este lugar, los marines lo están protegiendo y eso ha de deberse a algo. — Soltó mientras comenzaba a salir de la lonja.

Ahora que había salido de su trance, había reconocido a dos seres más que acompañaban al que, a partir de ese momento, iba a llamarse Pendientes. Un congénere mink leopardo, un chico rubio y de ojos azules y un enorme tigre lo seguían. Nyanta, al darse cuenta de aquellos, sintió una imperante necesidad de hacerle alguna que otra pregunta.

Mi nombre es Nyanta. — Se presentó mientras miraba a Rak. — Hacía mucho que no veía a un hermano. — Su rostro mostraba añoranza, ya que todo aquello le recordaba a la apacible isla de Zou. — ¿De dónde procedes? — A pesar de que estaba seguro de que su procedencia era de Zou, quería saber cómo había llegado hasta ese lugar y si había sufrido tanto como él.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Evento - Calles] Grupo de Oudo

Mensaje por Narrador el Dom Oct 08, 2017 5:57 pm

Era evidente que la justicia de la que hablaban en el mundo era mentira, eran solo marañas inventadas por los hombres, un concepto solo hecho para que ciertas personas reinaran sobre otras. Pero él podía ver a través del engaño, él lo sabía, no había ninguna fuerza mística, ni dioses ni demonios, ni bien ni mal, todo lo que había era esto. De lo contrario, ¿cómo era posible que tras todas las atrocidades que había cometido su rostro aún no hubiese siquiera llegado a las páginas del News Coo? Su misión estaba clara, continuaría pecando, pecaría y pecaría hasta que la gente se diera cuenta que todo este tiempo han estado viviendo dentro de una maraña de mentiras. Se dejaría consumir por los placeres de la carne que la gente consideraba perversos, tallaría su nombre dentro de sus corazones y aún así no habría justicia divina, solo la mano de los hombres sería capaz de detenerlo.

¿Y qué mejor lugar para continuar con su cruzada que Loguetown? Este lugar estaba pronto a convertirse en el epicentro de una guerra donde reinaría el caos, era el escenario perfecto.
Incluso desde su escondite en el sótano, Lucius fue capaz de oír el grito de un hombre, no era capaz de distinguir con claridad las palabras desde dentro de los muros de aquella casa, pero tomó esto como señal para dejar de jugar con los inquilinos del lugar y salir a por otras presas. Además de haberse aburrido de fornicar con ellos, los cuerpos comenzaban a olear algo mal. Abrió la puerta, sus ojos demoraron un momento para volver a reajustarse a la luz del sol, llevaba varios días encerrado allí y la brisa del exterior se sentía bien en sus pezones.



La calle... Estaba vacía. ¿Se había demorado demasiado? Creyó haber oído otros sonidos luego de aquél grito, ¿quizás se trataba de gente escapando? Lucius comenzó a pasearse por las calles desoladas hasta que al tomar una esquina divisó un grupo bastante peculiar, se escondió inmediatamente al verlos y los espío desde aquél rincón sin que lo notaran; varios felinos, eso no le llamaba mucho la atención, a veces eran divertidos para romper con la rutina, pero en este momento se le antojaba carne humana. El pequeño rubio, ese sí que lucía delicioso aunque el otro algo más grande tampoco se veía mal, con su experiencia era capaz de distinguir sus fornidos músculos debajo de aquella capa, se le hacía agua la boca. Lo pensó un par de segundos y decidió empezar por el segundo, luego se llevaría como postre al pequeño, siempre era más dulce dejar lo mejor para el final.

Con su decisión tomada, utilizó sus trabajados músculos para levantar su humanidad de tres metros y medio hacia el techo. Trepó sin dificultad por las paredes y se movió a través de los tejados totalmente fuera del alcance de lo sentidos de sus próximas víctimas. Ya llevaba tiempo haciendo esto, se había convertido en un hábil cazador que sabía cómo asechar a su presa sin ser detectado hasta que él lo deseara. Una vez que se encontraba justo sobre el grupo, se lanzó desde los aires, la primera impresión era importante, pero tampoco quería matar a ninguna de sus presas sin disfrutar de ellas primero, por lo que apuntó hacia el objetivo más grande y menos interesante; aquél extraño tigre. Aplicó uno de esos movimientos de lucha que le gustaban y aterrizó sobre el cráneo del animal golpeándolo con el codo, la cabeza de la criatura impactó contra el suelo dejandola inconsciente en el acto a la vez que destrozaba el pavimento.

El hombre se levantó como si nada hubiese ocurrido y alzó sus brazos teatralmente, dirigiéndose hacia los pequeños. ─Ohh, mis queridos niños, ¿qué  podría traeros por aquí? ¿A caso estáis perdidos? ¡Qué pregunta más tonta! ¡Por supuesto que estáis pedidos! ¡Nadie en este mundo es capaz de ver la verdad! ¡No os preocupéis que Lucius os mostrará el camino!─. Mientras hablaba se podía notar claramente como el bulto entre sus piernas comenzaba a crecer, Lucius estaba más que listo para recibir a aquellos niños perdidos entre sus brazos.

Spoiler:
En dado caso que no se haya entendido debido a la abundancia de felinos, el tigre de Aram está K.O de momento

Narrador
Civil
Civil

Mensajes : 197
Fecha de inscripción : 25/06/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Evento - Calles] Grupo de Oudo

Mensaje por Rak el Lun Oct 09, 2017 9:01 pm

Camine por esa gran estructura, mirando la cantidad de peces y pescados que había en ese lugar. Llenando mis fosas nasales con el delicioso olor del pescado crudo. generalmente ese olor era feo y asqueroso, pero para un felino ese olor era delicioso. Mi estomago volvió a rugir y mi boca se lleno de saliva nuevamente.
Había pasado por varios estanques de peces de distintos colores y distintas especies. Los ingredientes que había allí eran increíbles.
Camine limpiándome constantemente la saliva de mi boca. No podía comer pescados crudos, debía cocinarlos primero, pero al parecer no había ningún puesto donde vendieran comida hecha. Di un suspiro y continúe caminando, cuando de pronto la muchedumbre comenzó a correr de un lado hacia el otro, arrastrándome hacia las salidas del lugar. Trate de quedarme, haciendo fuerza para impedir el avance de las personas que se encontraban detrás mío, pero era tal la desesperación que mi fuerzas no fueron suficientes.
Deje que la masa me llevara, mientras veía como la gente poseía una gran cara de desesperación y los comerciantes cerraban velozmente sus tiendas, sin prestar atención a la gente que en el caos se llevaba algunos peces de sus peceras o pescados de las bandejas que habían. Aprovechando, también robe algún que otro pescado y me deje llevar por la multitud hasta la salida.

Una vez afuera, la multitud me dejo y corrió por mis costados, dejándome casi solo. Gire hacia los costado y pude ver un puesto que vendía cosas hechas de pescados. Sonreí al no ver al sueño y me acerque lentamente. Era un puesto de madera, con una tela sobre esta de color violeta, para cubrirse del sol, y vendía albóndigas de pescado, las cuales estaban sobre una bandeja desparramadas por todos lados.
Tomé alguna y me las lleve hacia al boca. La mastique y pude sentir un gran sabor a pescado y especias. Esta tenía una gran consistencia y el pan que estaba alrededor estaba crujiente y muy sabroso.
Comí varios de eso, hasta que mi hambre se sació. Al terminar lancé un eructo que sonó suave y con olor a pescado. Levante mi mano y la agite cerca de mi boca para espantar el oloroso gas.
Al girar pude ver a mi rey Oudo, levante mi mano, cuando vi que se me acercaba. Cuando este llegó hice una pequeña reverencia -Mi rey- dije, mientras aun estaba agachado. Cuando volví a enderezarme,  hable con un poco mas de confianza - Oudo te has demorado mucho- dije en tono de queja pero con respeto.
Oudo sin dar importancia a mi queja, me presentó a alguien más. -¿Aram? y ¿Ese tigre? ¿Qué demonios es eso?- pregunté, pero la respuesta de la primera pregunta vino rápido al ver que un joven de cabellos dorados y ojos tan azules como los cielos mismos, apareció detrás de Oudo. Asentí con mi cabeza en forma de saludo y gire nuevamente a Oudo, para preguntarle porque un joven de tan corta edad y tan pequeño venia con nosotros, pero Oudo volvió a hablar. "¿Congéneres?" pensé, mientras  observe a un mink-gato, el cual estaba bien vestido, tenia pelo ralo  y era mucho más alto que yo, aunque no era muy notorio.
Por orden de Oudo,  caminé hacia el mink-gato, mientras cambia el peso de la halberd de un hombro al otro, para que la musculatura del hombro descansara de ese peso.

Las preguntas de Oudo, fueron contestadas rápidamente, pero su consejo de salir de este lugar no era malo. - Creo que tiene razón. Debemos salir cuanto antes de este lugar- dije mientras comencé a observar las calles desoladas, con atención puestas en las calles, por si escuchaba algún sonido, pero la voz del mink resonó en mis oídos.
Mire al mink con ojos azules profundos y asentí con la cabeza -Rak un gusto hermano- dije mientras le estrechaba la mano derecha en forma de saludo.
-Provengo de Zou, pero  de eso hace mucho tiempo. He viajado desde la Isla reloj en el North Blue- dije, mientras apoyaba la parte inferior del mango de la halberd en el suelo. -Supongo que tu también provienes de la misma isla. ¿Qué te ha hecho salir de allí?- pregunté con un poco mas de confianza.

Mientras continuábamos la conversación, un sonido de algo cayendo llego a mis oído. Levanté mi vista y solo vi una sombra que iba llegando hacia nosotros, trate de advertirles, pero era demasiado tarde. La sombra cayó sobre la cabeza del gran tigre, dejándolo tirado en el suelo.
Para ese entonces, ya tenía mi halberd en mis manos apuntando la punta hacia la sombra que se movió a través del polvo que se había levantado.
Un humano macho o hembra semi desnudo, para no decir totalmente, abrió los brazos y saco pecho, comenzando hablar. "¿Es un macho o una hembra?" pensé mientras continuaba apuntando la punta de mi arma hacia él.
-¿Qué demonios eres?- pregunte cuando terminó de hablar, sin haber escuchado lo que había dicho. Con el rabillo del ojo mire a Oudo, para ver que iba a hacer, para saber cual iban a hacer nuestros próximos movimientos.

OFF ROL:
Creo que es el peor post que he hecho. Disculpen, la proxima sera mejor.
Espero que se entienda, sino, me dicen y lo modifico
avatar
Rak
Pirata
Pirata

Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 23/09/2017
Edad : 22
Localización : Mendoza - Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Evento - Calles] Grupo de Oudo

Mensaje por Invitado el Mar Oct 10, 2017 8:52 am

El mundo obraba en su favor. No sólo le había reunido fortuitamente con su súbdito, sino que les había juntado con alguien que bien podría ser un conocido del mismo. Aquel mink gato, por el mero hecho de ser mink, uno de los pocos entre los humanos, tal vez se sentiría más inclinado a unirse a su grupo, a inclinarse ante él y llamarlo rey. Había expresado que él también estaba en desconcierto por lo que había sucedido y Aram dijo algo, algo bastante estúpido teniendo en cuenta la situación. – Si ahora que las patrullas están disgregadas entre plaza y puerto, intento algo, sólo conseguiré que me descubran. Debe haber alguna red de información intermedia, dudo mucho que se fíen demasiado de los den-den mushi cuando pueden ser interceptados. – Definitivamente necesitaba encontrar a alguien inteligente que le ayudara a pensar las estrategias a llevar a cabo, o de lo contrario acabaría loco. Por el momento tenía a un leopardo que no parecía entender mucho de los humanos y a un salido masoquista. Esperaba que ese gato fuera más espabilado para las situaciones de estrés.

Al parecer, eso era, el gato había captado la situación bastante bien, si una calle estaba desierta cuando la ciudad estaba a rebosar de marines, civiles y reporteros, era que algo pasaba y no era buena idea quedarse allí. Distintos ruidos llegaban desde la plaza hasta allí, lo que indicaba que la reyerta ya había dado comienzo. Iba a perderse la ejecución del rey de los piratas y la pelea por culpa de unos civiles cualesquiera que no tenían ni idea de a quién osaban empujar. Su viaje hasta allí había sido con ese único propósito, ahora debía encontrar algo mejor que hacer, pues llegar hasta la plaza sería imposible. Pero la suerte no estaba de su lado en ese momento. El mundo tan pronto parecía favorecerle como entorpecer su paso, y eso comenzaba a molestarle. Caído del cielo, literalmente, llegó un tipo con un aspecto muy extraño, ataviado únicamente con un tanga y que además medía tres metros. Un auténtico bicho de circo, nadie se hubiera extrañado de verlo junto a ellos paseando por ahí y montando un espectáculo.

Pero había algo que no le gustaba, algo que le enfadaba. Había noqueado al tigre de Aram, Taiga. Eso significaba que había dañado a uno de sus súbditos, ya fuera porque el tigre formaba parte de su reino o porque implicaba un ataque a Aram indirectamente. Y eso era algo que no toleraba. – Me da igual lo que quieras, mono de feria, pero deberías haber elegido con más cuidado tu zona de aterrizaje si no querías que te mandasen a volar de nuevo. – Exclamó con su voz grave, un tono elevado y expresando lo molesto que estaba. Altivo y seguro de sí mismo. No le hacía falta la ayuda de los que le rodeaban, pero tampoco les iba a negar el derecho a vengar una injusticia como un ataque sorpresa a un amigo. Se quitó la capa de un tirón y le aplicó sus poderes, activando una mina temporizada en ella. Apenas dos segundos después de que la arrojase, se hincharía y estallaría, dañando con una violenta explosión lo que estuviera cercano a ella. Por supuesto, se la lanzó a aquel tipo, como si tuviera la intención de cubrir su cuerpo ya que él no lo hacía.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Evento - Calles] Grupo de Oudo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.