Últimos temas
» Boruto ROL [Élite]
Vie Ene 05, 2018 11:42 am por Invitado

» [Crónicas] El Ascenso.
Jue Ene 04, 2018 1:33 pm por Narrador

» Petición de Nivel
Sáb Dic 23, 2017 9:44 pm por Rak

» el milagro de la navidad
Sáb Dic 23, 2017 9:27 pm por Karen

» ¡Costume FIGHT! [Pasado - Shin]
Sáb Dic 23, 2017 10:01 am por Shin Leviathan

» [presente] el despertar de los muertos
Sáb Dic 23, 2017 9:24 am por Shin Leviathan

» [Pasado] ¿de verdad es tan malo?
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Objetos de Karen
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Registro de Físicos
Vie Dic 22, 2017 9:21 pm por Matthias Lehner

Hermanos

Elite
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Dom Oct 22, 2017 12:09 pm.
Admin
Web Master - MP - Perfil
Da Boss
Matthias Lehner
Administrador - MP - Perfil
Bloody Monk
Karen Akagi
Administrador - MP - Perfil
Demon King
Kensei Komikado
Administrador - MP - Perfil
The Judge
Créditos.

[Presente] Drifters II

Ir abajo

[Presente] Drifters II

Mensaje por Kensei Komikado el Jue Oct 05, 2017 5:17 pm

Umi da.

Habían pasado varias horas desde que habían salido de la Isla del Karate, el tiempo estaba excelente y tenían una buena velocidad de viaje por ser un vehículo pequeño. Kensei estuvo todo el rato navegando y leyendo un par de mapas que tenía en su barco, como guiando al barco en su destino. Ya cayendo el atardecer paró sus actividades, como si el mismo barco estuviera en un camino irreversible a su destino. En estas horas no pudo atender a su compañero, pero ahora que podría darse el lujo de atenderle lo iba a hacer.

Sentía cierta confianza hacia el sujeto y más porque en esa pequeña isla lo reconoció como lo que él era, un dios de la justicia. Para entender el trasfondo de todo, el médico a bordo debía entender lo que pasaba y la mejor manera de tener todo ese conocimiento en la palma de su mano, era conocer las santas escrituras que poseía.-Llegaremos mañana a nuestro destino, pero necesito que entiendas algo antes de llegar allá-. comentó mientras iba a la pequeña cabina donde su mochila de cuero se encontraba. Tomó aquella mochila y de allí sacó un libro, muy bonito, con filos de oro y una portada de cuero de la mejor calidad. Este libro se veía antiguo, pero no desgastado, daba esa sensación de ver un vino muy delicioso ser sacado del sótano, algo que la edad solo le daba distinción. Salió completamente de la cabina y le pasó aquél libro a Haruka, con la intención que lo leyera.-Tienes que descansar y leer el libro hasta la página que tiene escrita las descripciones de los apóstoles, eso es lo que tuve yo al llegar a este mundo mortal-. Mencionó con una paz total en su voz, cerrando sus ojos esperando que la lectura terminara de convencer a lo que pensaba que era su apóstol.


Ya estaban encaminado hacia Logue Town, no había nada que los detuviera salvo el cansancio. El dios de la justicia había trabajado mucho y necesitaba descansar, así que luego de referirse al libro entró de nuevo a la pequeña cabina, acomodándose encima de la cama y con absoluta paz durmiendo hasta que llegasen a su destino.
avatar
Kensei Komikado
Pirata Conocido
Pirata Conocido

Mensajes : 135
Fecha de inscripción : 15/08/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Presente] Drifters II

Mensaje por Karen el Jue Oct 05, 2017 6:00 pm

El Doctor abordo intentó mantenerse solo para consigo, sus pensamientos y, por supuesto, "ella", solo no estaba acostumbrado a una de esas cosas, pero comenzaba a habituarse. Afortunadamente Komikado estaba muy ocupado con las tareas de navegación como para preocuparse por él, lo cual era un alivio, aún tenía dificultades para poner sus ideas en orden. El hombre al timón quizás sería capaz de responder a sus dudas y llenar el hueco en sus memorias, pero hacerle preguntas no le parecía realmente viable.

Mientras meditaba el mismísimo rubio de acercó hacia él, al parecer quería que comprendiera algo, pero dudaba estuviese muy relacionado con el vacío en sus recuerdos. Le entregó un libro, el cual le encomendó que leyera, y le recomendó que descansara, también habló algunas locuras sobre apóstoles y quién sabía qué más. No fue hasta que el hombre se retiró nuevamente y lo dejó solo para hojear a través de los manuscritos que el muchacho se convenció completamente de que estaba rodeado de locos y obviando el tema de su problema, el hecho de estar abordo de este mismo barco le hacía dudar de su propia cordura. Tras acabar el libro lo cerró y apartó de su vista, decidió simplemente dejar de pensar por ese día y descansar como le habían recomendado, sentía que algo grande se avecinaba y que necesitaría de sus fuerzas.
avatar
Karen
Pirata
Pirata

Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 01/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.