Últimos temas
» Boruto ROL [Élite]
Vie Ene 05, 2018 11:42 am por Invitado

» [Crónicas] El Ascenso.
Jue Ene 04, 2018 1:33 pm por Narrador

» Petición de Nivel
Sáb Dic 23, 2017 9:44 pm por Rak

» el milagro de la navidad
Sáb Dic 23, 2017 9:27 pm por Karen

» ¡Costume FIGHT! [Pasado - Shin]
Sáb Dic 23, 2017 10:01 am por Shin Leviathan

» [presente] el despertar de los muertos
Sáb Dic 23, 2017 9:24 am por Shin Leviathan

» [Pasado] ¿de verdad es tan malo?
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Objetos de Karen
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Registro de Físicos
Vie Dic 22, 2017 9:21 pm por Matthias Lehner

Hermanos

Elite
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Dom Oct 22, 2017 12:09 pm.
Admin
Web Master - MP - Perfil
Da Boss
Matthias Lehner
Administrador - MP - Perfil
Bloody Monk
Karen Akagi
Administrador - MP - Perfil
Demon King
Kensei Komikado
Administrador - MP - Perfil
The Judge
Créditos.

El resguardo del puerto [presente]

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ir abajo

Re: El resguardo del puerto [presente]

Mensaje por Narrador el Sáb Oct 14, 2017 9:10 pm

Todo pasó tan rápido que a duras penas pudieron darse cuenta en qué momento Kúl arrojaba ese poderoso cabezazo al puño de Atkeronte y se cubría el abdomen y la mandíbula con sus puños. La razón de esta hazaña que podría (y contaba con ello el gigante) causarle un severo daño en la cabeza era el equiparar las cosas con el marine que se quejaba de haber sido atacado injustamente. Kúl sabía que era simple tecnicismo, pero si algo le cabreaba era el hecho de que minimizaran sus habilidades catalogando como juego sucio, por eso, aún con la amenaza del ataque del marine, decidió recibir el impacto. La sorpresa fue que, pese a estar cubierto, no se esperaba el ataque sorpresa y su brazo se vio severamente presionado por el impacto que incluso lo empujó un par de pasos hacia atrás. El ataque visible de Atkeronte había sido una finta, pero el cabezazo de Kúl no y le había lastimado el puño, así como el brazo del boxeador había resultado, de igual manera, dañado. A duras penas pudo contener la sonrisa, y mostrando su protector bucal comenzó a reir en voz baja. -¿Ya lo ves primo? Podría ser un okama y llorar por ese golpe a traición o simplemente emocionarme... -Pero antes que pudiera culminar fue sujetado de los hombros por Naiz y puesto detrás de su cuerpo colosal. Aunque Kúl no lo notara, Atkeronte acababa de marcar 2 puntos por tocarlo, y su turno había acabado.

Ahora era el turno de Naiz quien simplemente extendió el brazo derecho a un lado y comenzó a hacer girar su hacha a increíble velocidad causando, al menos para el público de tamaño normal una verdadera tempestad. Los vientos huracanados podía sentirlo el marine pero... ¿Bastaría para intimidarlo? Llevaba tres puntos en total, le faltaban siete.


...

En la costa la destrucción era casi total, los marines, voluntarios, civiles e incluso Freiser, todos habían sido arrastrados por el oleaje y al no buscar a tiempo un refugio habían llevado parte peor del daño, quedando este último al borde de la inconsciencia, pero muy cerca del okama que parecía muerto en el suelo. Algunos marines comenzaban a acercarse al lugar donde estaba el okama y Freiser, un punto muy cercano a donde el samurai descansaba aferrándose a su arma y sombrero.

Heridos, muertos, caos y destrucción. Los cañones vacíos, y los reyes de mar encaramándose en la tierra para devorar a los heridos. ¡¿QUÉ HACER!?

OFF:
Atkeronte: Llevas 3 puntos, te quedan dos turnos para caer. Good Luck.

Oihn: Freiser y el okama caen cerca de ti, los marines le rodean para ver el estado de sus superior, si gustas puedes ayudarle.

Freiser: Al no buscar refugio llevas la peor parte,
tienes cansancio extremo y heridas considerables, por lo que tienes dos rondas para que te quites las esposas o caigas inconsciente. Tus heridas deben, de igual manera ser tratadas en este periodo de tiempo, o, aunque te libres de las esposas,
caerás de igual manera.

Samael: Estás muy cerca de los cañones y los reyes de mar se aproximan. Puedes intentar pilotear los cañones para derribarlos, ir a curar a Freiser, rescatar civiles, huir o lo que sea.

TODOS menos Atkeronte: Están notando una fuerte corriente de viento que aumenta con los segundos, no los arrastra, pero es difícil correr contra ella. Recuerden eso en sus post.

Narrador
Civil
Civil

Mensajes : 199
Fecha de inscripción : 25/06/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El resguardo del puerto [presente]

Mensaje por Samael el Dom Oct 15, 2017 9:00 am

Llegados a aquél punto, no sabía si había sido una buena idea o el hecho de dirigirme hacia la zona de la pelea entre los gigantes. Era cierto que no lo sabía, pero una vez que lo vi, quizás debía haberme marchado. Aunque no casasen conmigo aquellas ideas, por cómo estaban ocurriendo las cosas, lo mejor parecía ser retirarse junto a los heridos. Más que nada, no era adecuado arriesgar vidas de aquella forma y aunque aún sentía cierta curiosidad por algunos motivos, debía ser más sensato, simplemente para poder saber más en el futuro; En futuro que tenía que llegar, y si no me marchaba de allí, quizás no lo haría nunca.

Sin embargo, era muy obstinado y no dejaría aquél lugar como si estuviese intentando huir. Por suerte o por cosas del destino, aquella impresionante ola arrastró muchas cosas hacia donde yo me encontraba. Sobre todo había traído la suciedad que anidaba en el mar, pero también había arrastrado a varias personas y algunos cañones de la Marina. Lo primero que hice fue ponerme en pie y apoyarme en uno de estos cañones, observándolos de cerca. Parecían fuertes y no podía ver en ellos rastro alguno de que estuviesen estropeados, pero sí estaban vacíos. No me servían para nada.

De pronto, comencé a escuchar ruido que provenía del puerto, seguido de un viento tan fuerte que me impedía estar completamente recto mientras estuviese de pie. Quizás la pelea entre los gigantes se estuviese volviendo más cruenta que con anterioridad y aquél viento era producto de sus poderes. – Esto se está poniendo cada vez más peligroso.- Musité mientras sonreía y veía cómo, a lo lejos, algo salía del mar. Era seres extraños y de grandes dimensiones. Sus intenciones quedaron rápidamente claras cuando comenzaron a atacar a las personas que estaban sobre el puerto, pero por suerte, yo me encontraba alejado de esa zona.

Alcé la mirada y volví a revisar el par de cañones que había traído el agua, como también todo lo que la gran ola había traído en busca de balas o cualquier cosa que pudiese disparar, pero no encontré absolutamente nada. Lo que sí pude ver fueron varios heridos.  No tenía mucho tiempo para observarlos, pero algunos parecían peor que otros. Había una persona rubia postrada, quizás muerta, por lo que la ignoré aunque llevase el uniforme de la Marina: De allí solo podía buscar personas que aún pareciesen vivas, no podía cargar con pesos muertos… literalmente.

De entre todos los que vi, uno me llamó la atención. Era un muchacho joven, de cabello color café y bajo sus ojos tenía un par de líneas que parecían heridas, pero ya antiguas. Sin embargo, de los que allí estaban, me pareció el que peor se encontraba y el que seguramente caería si no hacía nada. En su muñeca llevaba una extraña esposa, por lo que supuse que quizás se trataba de un preso que viajaba en un buque de la Marina y que había tenido la mala suerte de verse sumido en aquella pelea. Sonreí levemente mientras me quitaba un tirante de los que llevaba y se lo ataba al joven en una pierna, ya que había recibido mucho daño allí y podría desangrarse. Después presioné varias veces sobre su pecho para intentar sacar toda el agua que tuviese dentro. Posteriormente, le puse en pie y le levanté los párpados para ver si se encontraba bien, y acto seguido, me puse en pie yo también. Si aquél tipo era un prisionero, lo mejor era mantenerlo con vida. - ¿Quién soy yo para privar a la justicia de hacer su trabajo? A saber qué habrás hecho. – Comenté mientras miraba atrás y veía a aquellas bestias avanzar. La situación era peligrosa, así que me vi obligado a decir algo en voz alta, ya que en esos momentos no me podía hacer cargo de más gente. -¡Los que puedan caminar, que se marchen de aquí! – Grité mientras hacía un gesto, señalando a aquellas bestias que se entretenían con los heridos del puerto. - ¡Que todos aquellos que puedan cargar con heridos, los recojan y se los lleven de aquí! Soy médico, puedo tratar a los heridos, pero hacerlo aquí es muy peligroso. – Sentencié mientras sonreía y apretaba los dientes a la vez que emprendía una retirada estratégica mientras seguía notando aquella corriente de viento, la cual me impedía casi moverme en la dirección en la que quería hacerlo. Menuda idea la mía de acercarme al puerto a ver qué ocurría.
avatar
Samael
Civil
Civil

Mensajes : 58
Fecha de inscripción : 03/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El resguardo del puerto [presente]

Mensaje por Atkeronte Hakuoro el Lun Oct 16, 2017 12:08 pm

** Al parecer su finta había dado en el blanco, aunque estaba atónito, pues aquel “primo” había encajado su cráneo a contra el puño derecho del propio Atkeronte, sus palabras le calaron al fondo y no diría más, entendía ese orgullo y le habían pegado a el mismo, era claro que la hombría del encuentro era lo más importante, una idea inusual atravesó por la mentalidad del gigante, la de desear ser igual de bravo y reñido ante la tempestad, sin embargo el dolor en su puño le habría de recordar que todo se pagaba, su derecha se habría entumido, sus dedos le dolían, sin embargo ahora no era momento de recordar daños, pues las punzadas a su espalda se agravaron cuando kul era sustituido por naiz, quien rápidamente hacia despedir un vendaval que si bien no doblegaba al marine, si le hacía tomar una postura más aerodinámica, haciendo doblar su retaguardia, el dolor de tal movimiento se vio reflejado por la reacción de quererse volver a enderezar al momento, no le quedaba mucho tiempo era claro

- Bien primos… Aguijón –

La presión alrededor de Atkeronte parecía suprimirse o más bien le absorbía, aprovechando la ráfaga de viento la técnica del teniente se basaba en eso, pues estresaba sus músculos la presión en ellos era descomunal y aunque sentía el desgarrar de su espalda y puño no tenía más remedio, debía dar todo de sí, movió sus brazos al frente extendiéndolos pasando a generar más dinamismo y al alzarlos sobre sus hombros al paralelo de su anatomía esbozo con júbilo una sonrisa por la cual el hilo carmín escapaba, sus mejillas internas seguían dañadas….

- FORJADO –

Ni bien sus palabras rasgaron el viento, sus brazos se proyectaron al frente, mas con las palmas medio extendidas, pareciendo más dos garras que empujan al frente una fuerte presión atmosférica, la presión de un golpe proyectado cual parecía ser capaz de anular la corriente de aire de naiz, pero más que nada por la postura semi doblegada del mausoleo hakuoro, buscaba impactar de lleno a contra del torso de su rival, pero de igual manera y al pronto bloqueo de kul, esperaba igual impactarle, serian dos golpes en uno, su fuerza, su orgullo y determinación, parecía despedirse con tan tremenda fuerza, sus músculos se encontraban en la mayor expresión de su tensión, incluso se podrían escuchar estirándose, la brisa cambiaba de súbito para golpear como un eco vacío al frente, mientras que el efecto de explosión sin llamas resonaba para al frente de los dedos y manos de Atkeronte, sin este saber el resultado se vería obligado a descender sobre su rodilla derecha aun con los brazos al frente, el sudor de su testa era claro reflejo del esfuerzo realizado, era todo lo que tenía su mayor potencial en un golpe doble **
avatar
Atkeronte Hakuoro
Teniente Menor
Teniente Menor

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 18/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El resguardo del puerto [presente]

Mensaje por Iohn Kajiya el Lun Oct 16, 2017 6:06 pm

Mi querida Ciudad estaba en ruinas. Hasta allá donde alcanzase la vista, solo destrucción y asolación. Edificios, barcos y calles no se distinguían entre los escombros que la ola había ocasionado… Y entre todo ello, la pobre gente a la que había arrastrado. Civiles, marines y piratas estaban unidos en un grito de socorro, pues ahora en el puerto solo había heridos y muertos, personas asustadas que clamaban por ayuda. Cerca de mí, Freiser y los soldados con los que estaba antes de que el sol se oscureciera a duras penas se movían, y los pocos que podían lo hacían entre gestos y gemidos de dolor. Pensé en acercarme y ayudar a mi compañero trotamundos, cuando un tipo al que rápidamente identifiqué como médico apareció de la nada, con la mirada fija en los cuerpos de los heridos, dispuesto a ayudar. La poca gente que podía moverse se levantaba y corría alejándose de lo que quedaba de puerto, donde los Reyes del Mar volvían en sí y se empezaron a dar un festín con todos aquellos inocentes que no podían huir.

Desenvainé el arma, comprobando su estado, y revisé rápidamente las heridas que me había hecho rebotando de pared en pared, arrastrado por la ola. “Nada que un par de vendas y una cerveza bien fría no puedan curar” determiné, pese a que notaba punzadas de dolor en mi pierna derecha. “Quien diría que una pierna quemada dolería al echarle un poco de agua” bromeé, intentando que mi cabeza no se centrara en las molestias. Pues la batalla no había terminado… Y el puerto estaba completamente desprotegido. El gigante marine seguía librando su pelea particular en la costa, ignorando lo que su combate estaba causando ya fuera conscientemente o no, y los Reyes del Mar ahora avanzaban sin control. Por lo que volví hacia la línea de combate, solo y sin apoyos. Ni siquiera sabía si mi plan original podría llevarse a cabo, pero lo que estaba claro era que a cada segundo que pasaba, más animales seguirían sus instintos y masacrarían a todo el mundo.

Cuando empezaba a correr, el aire empezó a enfurecerse. Lo describo así pues, hasta que pude ver que era cosa de los gigantes, yo solo observé que este empezaba a generar un viento como jamás había vivido, ni siquiera en la mayor de las tormentas. Pequeños escombros, los cuales poblaban el lugar, empezaron a ser alzados por el mismo mientras la situación iba empeorando. Pero yo no podía detenerme, no mientras los Reyes del Mar no se vieran afectados por el mismo fenómeno. Así que escudándome en los trozos de paredes que aún quedaban en pie, los fragmentos de bote y navío lo bastante grandes para ocultar mi figura frente a ese vendaval, yo seguí avanzando a paso decidido. A mis espaldas, dificultado por el ruido que el temporal hacía, pude escuchar la voz altiva de un hombre que reclamaba a la gente que huyera del lugar.

Pero yo hice caso omiso a la advertencia, avanzando paso a paso hasta que me acerqué lo más que pude a la línea de la costa, quedándome detrás de un muro que no se alzaba ni metro y medio, esperando que el gigante que estaba causando este viento se detuviera. Desde mi posición, alejado lo suficiente de lo que minutos antes habría constituido los embarcaderos y que ahora era la zona de caza de aquellas serpientes marinas, escaneé el puerto con la mirada con la esperanza de ver si la lonja, su pólvora y munición seguían intactas. Si no era el caso, habría que usar el plan B… y no era un gran plan.
OFF ROLL:
¡Me gustaría que el Narrador me aclarara lo de la lonja, por favor!
avatar
Iohn Kajiya
Civil
Civil

Mensajes : 115
Fecha de inscripción : 07/09/2017
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El resguardo del puerto [presente]

Mensaje por Invitado el Miér Oct 18, 2017 8:46 am

La marine se quedo bloqueada, las olas cada vez estaban mas cerca, y miraba y la gritaba : Sueltame!!
Y de pronto, un gran golpe, como un puñetazo de uno de aquellos gigantes me sacudio, de arriba-abajo, surque la ola, golpeando con mi cuerpo todos los restos habidos y por haber.

Entre una semi-inconscciencia, con vision borrosa, Note que alquien me trataba, y oscultaba.

Quitame estas esposas, si no me las quitas me debilitare mas y no habra mas solucion.

Notaba dentro de mi al menos un par de costillas rotas, y el brazo izquierdo donde estaban las esposas ya casi no lo sentia.

Con las pocas fuerzas que me quedaban intentaba espabilarme e incorporarme un poco, la vision aun era tenue. pero poco a poco parecia que iba enfocando un poco mas.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El resguardo del puerto [presente]

Mensaje por Narrador el Miér Oct 18, 2017 10:11 pm

El encuentro entre los gigantes continuaba creando una vorágine de caos y destrucción a sus alrededores, afectando gran parte del archipiélago y la gente pequeña como si fueran niños en un arenero y los seres humanos simples hormigas. El impacto de la técnica del valiente marine logró golpear a ambos gigantes, ocasionándoles daño y provocando que ambos perdieran el equilibrio. Aún así, antes de ser golpeado Naiz fue capaz de acercarse lo suficiente y acertar un golpe con su hacha sobre la carne de Atkeronte, el corte provocó una hendidura perpendicular al brazo derecho de su primo. Era bastante profunda, de no ser por el efecto del aguijón probablemente le hubiese seccionado el brazo, era una herida de la cual podría recuperarse, pero su brazo se encontraría inutilizado para el resto del combate.-¡Tienes unos movimientos muy interesantes, primo! Llevas seis puntos y ahora es mi turno-. Dijo Kul mientras se limpiaba la sangre que le emanaba de entre los labios a causa del daño recibido por parte de la técnica de Atkeronte.-Pero vamos primo, debes levantarte para poder continuar-. El gigante le hacía un gesto al marine para que viniera hacia él, sería poco deportivo atacar a un oponente que se encontraba de rodillas.

Los ojos de Iohn se posaron en el lugar donde se encontraría la lonja y la entrada al depósito donde se almacenaba el arsenal de la marina, el lugar había escapado a la destrucción ocasionada por el encuentro titánico que se daba lugar a orillas del puerto por lo que asumir que los explosivos que se encontraban allí eran aún utilizables era quizás una suposición acertada. Sin embargo, había un pequeño problema, tal vez no tan pequeño y es que el lugar donde se encontraría la entrada se encontraba bloqueado a la vista debido a la presencia de un rey marino. Aquella era la única forma de ingresar al depósito y tener acceso a los recursos necesarios para el plan de Iohn, si deseaba continuar con esa estrategia debería de encontrar una manera de sortear este nuevo obstáculo.

Las palabras "soy médico" atrajeron a todos los marines cercanos como si se tratasen de moscas arrojándose sobre miel. El muchacho se vio rápidamente rodeado por hombres que cargaban con numerosos heridos entre los que se encontraban Freiser y el okama, pero la prioridad para los soldados vestidos de albiceleste era que Roxi fuera tratada primero, al parecer aquella persona tenía algún tipo de importancia o significado especial para ellos, quizás se trataba de un superior. Sus rostros se encontraban afligidos por el cansancio, el miedo y ansiedad, era evidente que esto era una orden más que un pedido y que no aceptarían un no por respuesta. Mientras presionaban al médico para que se pusiera manos a la obra, el okama entre quejidos y balbuceos intentaba formas una simple oración de tres palabras.-U-usuario, ma-maten a-al usuario.-.

Narrador
Civil
Civil

Mensajes : 199
Fecha de inscripción : 25/06/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El resguardo del puerto [presente]

Mensaje por Samael el Jue Oct 19, 2017 10:21 am

El viento continuaba impidiéndome marchar de allí, y aunque me esforzase, mis piernas no parecían ser capaces de continuar contra aquella fuerza. Casi me sentía arrastrado por aquella vorágine de aire de la cual poco sabía. Sin embargo, ocurrió algo que me hizo detenerme por completo. No es que yo quisiese quedarme quieto, pero no tenía otra, debía actuar simplemente por ser quien era. Sin más.

Giré mi cabeza al sentir y escuchar los pasos de muchas personas que se dirigían hacia mí de una forma muy apresurada, y poco a poco, me comenzaron a rodear los Marines. No sabía bien por qué, pero todos me miraban fijamente y me señalaban a una persona a la que dejaron en el suelo cuando les miré. La dejaron boca abajo, de modo que no pude verle la cara, pero tenía una melena rubia y vestía con un uniforme de la Marina. Al parecer, había caído preso de mis palabras. Solamente por decir lo que era, todos vinieron hacia mí como hienas, buscando ayuda desesperadamente, pero la mirada de aquellas personas era algo diferente a las del resto. Todo el mundo quería salvar el pellejo, pero ellos solo querían que ayudase a aquella persona. Les miré a los ojos y obvié que tenían más heridos en sus hombros como el que llevaba aquellas extrañas esposas. Al fin y al cabo, sus miradas parecían más órdenes que peticiones.

Agarré por los hombros a aquella persona y la tumbé boca arriba. Parecía haber recibido el golpe de la ola de lleno, ya que su cuerpo parecía muy herido. Investigué sus extremidades en busca de heridas graves, pero no encontré nada extraño. Abrí sus ojos con los dedos, y encontré sus cansadas pupilas dentro, tintineando. Justo en ese momento, no sé si porque me vio o porque se espabiló un poco, comentó algo. Era un mensaje entrecortado, con un tono muy débil y cansado. Sin embargo, en esencia, había dejado claro lo que quería.

Durante unos segundos me quedé en silencio mientras seguía buscando heridas graves que tratar. Más allá de cortes y hematomas, aquella persona no parecía sufrir mucho. Cuando todo aquello pasase, podría llevarla a la clínica y atenderla allí, por lo que miré a los Marines entrecerrando los ojos y modulando mi voz para hacerla un poco más grave. – No veo nada extraño en esta persona. Está herida por la ola, pero puedo tratarla en una clínica cercana.- Comenté mientras me fijaba en la persona a la que habían tildado de usuario. –Así que por eso lleva esas esposas. Debe de ser un pirata de los que han venido a destruir LogueTown.- Pensé para mis adentros. -¡Rápido! Ayudadme a cargar con esta persona y seguidme, si llegamos a la clínica podré tratar a todos los heridos. Haced lo que tengáis que hacer con el Pirata… ¡Y seguidme!- Terminé por decir mientras me dejaba guiar más por mi instinto de médico que por mis propios pensamientos. Quizás me estaba volviendo blando por momentos.
avatar
Samael
Civil
Civil

Mensajes : 58
Fecha de inscripción : 03/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El resguardo del puerto [presente]

Mensaje por Atkeronte Hakuoro el Jue Oct 19, 2017 4:46 pm

OST
Spoiler:

** La punzada del corte llego después que por los ojos de Atkeronte se viera reflejada el hacha de naiz al hundirse en su carne, las vestiduras negras de sus brazos se descocían, su piel cedía y el líquido carmín de su anatomía brotaba a borbotones, su ser parecía ceder, no podría continuar ante tales esfuerzos, su espalda más que nunca resentía el levantarse, su zurda sin duda se fue a contra de su brazo, apretaba el corte, sonreirá para sí mismo, era muestra de que había dado todo, por fin el sentimiento de cumplimiento del deber, sin mucho aliento escucho las palabras de kul, verle sangrar le demostraba que su trabajo estaba hecho paso entonces a poner su zurda batida de sangre sobre su rodilla derecha, impulso a su pierna zurda y jalando la cadera apretó todo esfínter de su ser para lograr el esfuerzo de ponerse de pie, de erguirse, su rostro ya inflamado al punto que la cortada en su mejilla ya estaba cerrada por la grasa, apenas era reconocible el saco de golpear que se había vuelto el teniente menor

“van 6 …he … vamos kul… dame 2 golpes más “

Se idealizo quien ahora conservaría una guardia a la izquierda, elevaba su brazo en forma de L frente a su torso, siendo su puño lo que cubría su rostro, mientras el brazo diestro se empañaba del rojo escandaloso, se mostraba colgado, con los dedos extendidos, una extremidad muerta realmente

- V E N G A P R I M O¡!! –

Un último esfuerzo, un último movimiento, su voz no era más que aliento para su propio cuerpo, parecía querer llamar la atención de kul sin importar que, mientras embestía como podía contra aquel alto ser, sabía que el rostro del rival sería un resultado milagroso, pero ese torso dañado habría de provocar el descenso de la postura del hijo de elbaf, siendo ya próximo a la distancia de directo de kul, que el mismo hakuoro retrajo la zurda, dejo expuesto su rostro, torso, mas no su abdomen por la postura en que se había alargado y sin ya medir precaución ostento a impulsar un gancho con la zurda, un puñetazo de pura dinámica, pues fuerza del gigante marine ya no quedaba, ni siquiera una buena postura de apoyo, solamente voluntad, sin embargo al unísono que aquel golpe se proyectaba, su diestra reacciono por mismo instinto, desatando un chorro sanguíneo expulsarse por su herida, sus músculos se tensaron, sus tendones se afirmaron y elevaron un empujón de su palma, no era un puñetazo en sí pero si era un golpe que iría a contra el costado zurdo por encima de la cadera de kul, 2 golpes, no necesitaba hacerle daño, no importaba si caía de bruces, sabía que por la postura de su mano era posible sus dedos se fracturaran debido al impulso del Muu ken, ya nada importaba mientras esas 2 manos lograran siquiera rozar a su rival esperaba poder concretar lo acordado al inicio del encuentro, su mente estaba en paz, su ira se había desvanecido, no quedaba más que coraje y bravura de hijo de elbaf, un auténtico gigante solamente peleando por hombría y voluntad **
avatar
Atkeronte Hakuoro
Teniente Menor
Teniente Menor

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 18/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El resguardo del puerto [presente]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.