Últimos temas
» Boruto ROL [Élite]
Vie Ene 05, 2018 11:42 am por Invitado

» [Crónicas] El Ascenso.
Jue Ene 04, 2018 1:33 pm por Narrador

» Petición de Nivel
Sáb Dic 23, 2017 9:44 pm por Rak

» el milagro de la navidad
Sáb Dic 23, 2017 9:27 pm por Karen

» ¡Costume FIGHT! [Pasado - Shin]
Sáb Dic 23, 2017 10:01 am por Shin Leviathan

» [presente] el despertar de los muertos
Sáb Dic 23, 2017 9:24 am por Shin Leviathan

» [Pasado] ¿de verdad es tan malo?
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Objetos de Karen
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Registro de Físicos
Vie Dic 22, 2017 9:21 pm por Matthias Lehner

Hermanos

Elite
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Dom Oct 22, 2017 12:09 pm.
Admin
Web Master - MP - Perfil
Da Boss
Matthias Lehner
Administrador - MP - Perfil
Bloody Monk
Karen Akagi
Administrador - MP - Perfil
Demon King
Kensei Komikado
Administrador - MP - Perfil
The Judge
Créditos.

[Fic / Pasado] Camino a ninguna parte.

Ir abajo

[Fic / Pasado] Camino a ninguna parte.

Mensaje por Samael el Miér Oct 04, 2017 5:28 pm

Apenas había anochecido y la luna iluminaba de forma tenue la estancia de un joven que portaba una extraña máscara. Esta le daba un calor bastante severo en aquella noche veraniega, pero ante todo, el muchacho quería proteger su propia identidad. No le importaba lo más mínimo ser reconocido por la gente, pero tampoco quería tener un rostro que fuese reconocible. Era consciente de que no era una persona normal como el resto, de modo que prefería portar la máscara y el traje y generar a su alrededor una capa externa, algo así como alter ego. Una identidad que se sobrepusiese a la suya con la que pudiese obrar sin miedo a impedimentos sociales de ningún tipo. Además, el alegraba la idea de que la gente le reconociese por la ropa, algo así como un ser no humano caminando entre los mortales. Él no se consideraba superior, pero sí diferente. Tan diferente como un animal de otra especie, aunque de rasgos similares.

El mar mecía aquél buque mercante en el que el moreno viajaba, y aquello le proporcionaba una sensación distinta a la de estar en tierra. No era la primera vez que viajaba por mar, ya que había surcado el gran azul en el yate de su padre, pero no era lo mismo. En el yate todo estaba más concentrado y la idea primordial no era la de viajar de un punto “A” a un punto “B” en el menor tiempo posible, cosa que en aquél buque sí pasaba. El camarote donde se hospedaba el misterioso sujeto era pequeño y apenas contaba con unas cajas de cartón y una manta en el suelo que simulaba una cama. – Suficiente. No necesito más.- Pensó aquél joven que se ocultaba bajo sus oscuros ropajes mientras se hacía sonar los dedos y se sentaba en el suelo, pegando su espalda a la pared y quedando justamente frente a su maletín negro, que él mismo había depositado allí.

Quizás ir todo de negro fuese algo bastante llamativo, pero también reforzaba esa idea retorcida que el joven había ideado para sí mismo. Pretendía ocultarse tras un hilo de misterio y no dejar ver su rostro a nadie. Pretendía ganarse un nombre, una reputación, siendo lo que quisiera ser. No quería apoyos de nadie  y tampoco las ayudas y enchufes que le pudiese proporcionar en su familia. Él solo anhelaba labrarse una reputación, un nombre, algo que fuese suyo por pleno derecho.

Una vez sentado en aquella posición, encogió las piernas arqueándolas y posó los brazos sobre ellas, dejando la cabeza reclinada hacia atrás. Suspiró y cerró los ojos. No estaba demasiado cansado, pero sí que sentía algo de hambre. Se llevó una mano al estómago y pensó seriamente en su decisión; A partir de ahora él decidiría todo, y eso conllevaba cualquier decisión en la vida de un ser humano. Después de palpar su estómago durante unos segundos, comenzó a cavilar en su vida y en por qué estaba haciendo aquello. Se estaba arriesgando a no conseguir nada, volver con el rabo entre las piernas y tener que admitir que no era nadie. Sin embargo, en cuanto llegó a esa conclusión, sonrió y comenzó a reírse. Reírse de sí mismo por ser una estúpido. Él no era así ni lo iba a ser, así que ya se podía preparar el mundo que ahí iba Samael.

Cuando dio por concluido su pequeño momento tétrico de risas sin venir a cuento, se puso en pie. Tenía hambre y tenía que buscar algo que llevarse a la boca si no quería morir de inanición. El barco no era demasiado grande y su estancia estaba separada de la cocina apenas por unas escaleras de madera desvencijada, con un pasamanos viejo pero de hierro y bastante limpio para lo que uno podía esperar. Si se pasaba la mano por allí, uno se podía dar cuenta de que estaba tan liso por el uso, por el roce continuo de las manos con aquél material a través de los años, no porque utilizasen algo para mantenerlo de aquella forma. Era casi como una metáfora de la vida; Las cosas son así por un motivo y son bellas a su manera.

Subió con paso alegre a la cocina y entró sin miramientos con la máscara puesta, el sombrero y la gabardina. Tenía mucho calor y en su piel el sudor comenzó a aparecer debido al fuego de los fogones, los cuales elevaban la temperatura. Samael había conseguido entrar en aquél barco en cuestión de médico, pero tenía cierta libertad para estar en ciertas zonas. Una de las cosas que pidió fue poder comer algo, una cláusula que el capitán aceptó sin dudar. Normalmente eso de ver médicos que simplemente trabajen durante unas semanas por comida no era algo normal, así que aquellos marineros se veían con suerte de contar con alguien así. Suerte o desgracia, porque el muchacho no es que fuese la persona más adecuada para el trato con el público, algo curioso en un médico.

-¿Qué estáis preparando para la cena?- Preguntó en voz alta. Su voz fue proyectada contra la máscara, por lo que sonó algo hueco. El cocinero más cercano alzó la mirada y por poco se le quemó aquello que tenía en la sartén; después de todo, aquella figura que tenía ante él era extraña en todos los sentidos. Le habían dicho que era el médico, pero con aquellas pintas no inspiraba demasiada confianza. –Esto… Arroz. ¡Estamos haciendo arroz, señor!- Profirió el cocinero, el cual parecía muy joven, quizás apenas tendría 15 años. Samael sonrió, con descaro, pero su sonrisa no pudo ser vista por la otra persona. – Arroz…- Contestó el misterioso médico.- No me llames señor, estoy más cerca de tener tu edad que de ser un señor.- Respondió para darse media vuelta y quedarse en la puerta, apoyado en el marco de la puerta a que la comida estuviese lista. No necesitaba más que una ración, algo para llenar el estómago.
avatar
Samael
Civil
Civil

Mensajes : 58
Fecha de inscripción : 03/10/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Fic / Pasado] Camino a ninguna parte.

Mensaje por Matthias Lehner el Miér Oct 04, 2017 7:07 pm


_________________
No es una huida, es una retirada estratégica.

[Ficha]
- [Expediente] - [Objetos] - [Akuma no Mi] - [Técnicas]
Músico al servicio de Kensei - Originario de Namakura -Usuario de la Magu Magu no Mi
Haki Dormido - Recompensa 40.000.000 Berries
Dueño de los navíos O.M.G y Napalm Records
avatar
Matthias Lehner
Pirata Conocido
Pirata Conocido

Mensajes : 436
Fecha de inscripción : 15/08/2017
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.