Últimos temas
» Boruto ROL [Élite]
Vie Ene 05, 2018 11:42 am por Invitado

» [Crónicas] El Ascenso.
Jue Ene 04, 2018 1:33 pm por Narrador

» Petición de Nivel
Sáb Dic 23, 2017 9:44 pm por Rak

» el milagro de la navidad
Sáb Dic 23, 2017 9:27 pm por Karen

» ¡Costume FIGHT! [Pasado - Shin]
Sáb Dic 23, 2017 10:01 am por Shin Leviathan

» [presente] el despertar de los muertos
Sáb Dic 23, 2017 9:24 am por Shin Leviathan

» [Pasado] ¿de verdad es tan malo?
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Objetos de Karen
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Registro de Físicos
Vie Dic 22, 2017 9:21 pm por Matthias Lehner

Hermanos

Elite
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Dom Oct 22, 2017 12:09 pm.
Admin
Web Master - MP - Perfil
Da Boss
Matthias Lehner
Administrador - MP - Perfil
Bloody Monk
Karen Akagi
Administrador - MP - Perfil
Demon King
Kensei Komikado
Administrador - MP - Perfil
The Judge
Créditos.

Nadie dijo nunca que robar fuera fácil [Pasado][Priv. Oudo]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Nadie dijo nunca que robar fuera fácil [Pasado][Priv. Oudo]

Mensaje por Invitado el Lun Oct 02, 2017 1:13 pm

Era de noche, y estaba en mi casa sin apenas ropa paseando por esta. Mi mascota estaba fuera en el jardín de detrás aunque a veces se le podía ver no iba a dejar que entrase en la casa. Si no, íbamos a estar muy apretujados. Me dirigí a la cocina para ver si tenía algo de comida, y si, pero solo había la justa para dos días más. Sonreí mientras me vestía con una camiseta blanca de cuello alto, unos pantalones negros con alguna que otra correa adornando estos, y unas botas negras con los bordes de un color gris. También me puse una chaqueta roja, con las mangas negras y el interior también. A parte que esta tenía correas por fuera como decoración.

Había llegado el momento de salir a hacer algo que me gustaba bastante, robar. Era bastante divertido, sobretodo cuando había alguien. Agarré unas cuerdas mientras las ataba a mi cintura por si luego tenía que usarlas y divertirme a costa de otros. Y no solo eso, también era muy divertido molestarles cuando los tuviera atados y amordazados, así no podrían pedir ayuda de paso. Salí de casa con una sonrisa, mientras observaba a ese tigre enorme, este simplemente me miro mientras yo llevaba mi indice cerca de mis labios, como queriendo decir que no hiciera ruido.

Tras eso, empecé a andar por las calles, no había mucha gente y por la noche era perfecto robar. ¿Quizás debería llevar algo para tapar mi cara, como un pañuelo o algo así? No lo veía necesario, así que simplemente seguí mi camino hasta llegar al primer edificio que vi. Una posada, era un buen lugar para robar... quizás a alguno de los clientes. Me acerqué a la puerta, forzando la cerradura de esta con una varilla, hasta que al final, la cerradura cedió. Abrí la puerta con cuidado y subí las escaleras con cuidado.

La habitación primera que vi, fue la más fácil de entrar. No estaba cerrada con llave, y aun así, cuando entré en esta, podía observar una figura. Seguramente era un cliente, así que deje las cuerdas a un lado quitándomelas de la cintura. Eran algo largas, y el chico parecía estar dormido... así que no creía que fuera necesario atarle. -Veamos que hay por aquí.- Dije sonriendo mientras me acercaba a una mesita y empezaba a rebuscar en los cajones de esta. Era oscuro, si, pero igualmente, llevaba un pequeño mechero con el que me iluminé todo el camino hasta ese lugar.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nadie dijo nunca que robar fuera fácil [Pasado][Priv. Oudo]

Mensaje por Invitado el Lun Oct 02, 2017 4:26 pm

Camino a Loguetown, se detuvo a descansar del viaje en una pequeña ciudad llamada Orange. Parecía un lugar pacífico, lleno de habitantes que trabajaban con una sonrisa… Pero ninguno se reverenciaba. Empezaba a cansarle el tema de que nadie le reconociera, pese a que sabía que es lo que encontraría allá donde fuera. El paso del rey del mundo debería ser anunciado por unas trompetas mientras dos lacayos iban extendiendo una alfombra roja a sus pies y los ciudadanos se postraban ante la visión de su gobernante que iba a hacerles una visita. Tenía que conseguir que todo el mundo le reconociera como su rey cuanto antes. Y para ello había escuchado que el método más eficaz para que su cara saliera en todos los periódicos era hacerse pirata con una suma de dinero importante por su cabeza. Le veía inconvenientes a ese plan, al fin y al cabo, de esa forma los marines irían a por él y los civiles en lugar de reverenciarle escaparían. Pero sabría solventar esos dos pequeños problemas siempre y cuando la gente supiera quién era.

Incluso pretendían que pagase la estancia en la posada. Pues por ahí no pasaba. Él era el rey, no un rey, sino EL rey, por lo que no tenía intención alguna de pagar por un producto o servicio si no veía que merecía la pena. Y la verdad es que la posada dejaba mucho que desear, nada preparada para acoger a un miembro de la nobleza. Al menos serviría para pasar la noche, ya se iría sin pagar al día siguiente por la pésima calidad del alojamiento. En Micqueot existían lujosos hoteles de suelos de mármol y baños del tamaño de barcos, aquello era un cubículo con espacio suficiente para una cama y un escritorio. Uno que tendría que servir para esa ocasión, pues no había dado con nada similar a lo que estaba acostumbrado.

Pero en medio de la noche, alguien irrumpió en su cuarto, alguien que había tenido la osadía de encender una luz mientras él dormía. Pobre necio, si hubiera entrado a robar sin más hubiera logrado escaparse con el botín, pero le despertó debido a su sueño ligero para evitar atentados contra su vida, y a Oudo no le gustaba que le robasen. Se levantó de la cama, que al no ser más que un camastro de plumas sobre unos tablones de madera no hizo ruido alguno. Se alzó y, pisando las cuerdas que estaban en el suelo sin siquiera haberlas visto, habló. – De modo que un ladronzuelo de tres al cuarto pretende robarle a un rey. Más vale que te arrodilles ahora mismo y supliques a tu rey piedad, porque no me gusta que me roben. – La iluminación de la estancia era bastante pobre por el momento, sólo el mechero que estaba sosteniendo el ladrón era el responsable de la luz. La vestimenta de Oudo era muy fácil de describir, calzoncillos negros. Y ya está.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nadie dijo nunca que robar fuera fácil [Pasado][Priv. Oudo]

Mensaje por Invitado el Mar Oct 03, 2017 2:25 am

Era muy fácil, y demasiado sencillo. No parecía que fueran a haber problemas para continuar con el robo, o eso creía. -Nada por aquí... veamos este otro cajón...- Me dije a mi mismo, mientras empezaba a rebuscar en el otro. Aunque una voz hizo que me sobresaltara mientras lo escuchaba. ¿Rey? Intenté no reírme mientras lo veía, solo iba con unos calzoncillos negros dejando parte de su cuerpo a la vista. Suplicar y arrodillarme... no tenía inconveniente en ello, si el otro parecía demostrar que era lo suficiente dominante.

Sonreí de nuevo observando que estaba pisando las cuerdas, ni siquiera se habría dado cuenta de ellas. -¿Y porque debería?- Le pregunté levantándome y observando a ese hombre, parecía que su cabello era rubio también. -Rey... si de verdad eres uno, ¿porque no llamas a tus guardias?- Le dije intentando provocarle un poco mientras no dejaba de sonreír. Suplicarle piedad decía, ¿acaso creía que iba a hacerlo? Ni en broma, había sobrevivido mucho tiempo sin llegar a suplicar o pedir piedad.

-Aunque si quieres, dime una razón para la que un pirata tenga que obedecer a un rey.- Mencioné para luego señalar las cuerdas que estaba pisando. -Aunque... si me sabes dar placer y dominarme... no me importaría ser... "tu fiel seguidor".- No era en tono de burla, era mas bien, en tono juguetón mientras observaba al contrario y siguiendo haciendo luz con el mechero.

Igualmente, si no era importante y podía encargarme solo, no llamaría a mi mascota. Por dos sencillas razones, la primera es que haría mucho ruido, y la segunda, que despertaría a la gente también, y eso me iba a hacer la tarea de robar a alguna gente imposible.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nadie dijo nunca que robar fuera fácil [Pasado][Priv. Oudo]

Mensaje por Invitado el Mar Oct 03, 2017 6:40 am

Ante él, un perfecto e imponente rey que estaba destinado a gobernar todos los mares y las tierras, se hallaba una pulga, un chaval que tenía la suficiente osadía como para entrar en su cuarto por la noche a intentar robarle. Osadía y estupidez, pues era lógico que Oudo tuviera el sueño ligero, los reyes siempre estaban bajo amenaza de muerte, y él debía permanecer alerta por si le atacaban o, en ese caso, le atracaban. Simplemente un instinto de su naturaleza. Y no, no le importaba estar en ropa interior, ni siquiera le habría avergonzado ni un poco haber estado desnudo. No se acomplejaba de su cuerpo, no había por qué sentir vergüenza alguna cuando él era superior a todos, su cuerpo no importaba por sí solo, sino todo lo que era él.

Cuando se puso en pie, pudo ver que no era más que un renacuajo, le sacaba como una cabeza de altura y se cachondeaba de él como si no creyera que fuera el legítimo rey de todo. Sus palabras le enfadaban más y más cada vez que abría la boca, existía un límite en la cantidad de estupideces que podía escuchar en un lapso de tiempo, y esa línea estaba muy baja. La estancia era pequeña y la distancia entre ellos casi nula, de modo que no le costaría recorrerla en un parpadeo. Se abalanzó contra el rubio, tratando de agarrar su cuello con la mano derecha y empujarlo contra el armario para alzarlo a unos centímetros del suelo de esa forma. – Chico insolente. No me hacen falta guardias para acabar con alguien como tú. Los reyes no pactan con nadie. Te ofrezco la posibilidad de seguir vivo a cambio de tu servidumbre. Es la última vez que pienso decirlo. Los reyes no deben prometer nada, pero recompensan la lealtad. – Al parecer, aquel chico era algún tipo de ladrón pervertido, una mezcla bastante interesante y que, de arrodillarse ante él, podría reportarle diversión abordo. Todavía no había conseguido una reina, y en caso de que la tuviera, siempre podía divertirse de vez en cuando con él. Al fin y al cabo, los reyes podían tener amantes además de la reina consorte.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nadie dijo nunca que robar fuera fácil [Pasado][Priv. Oudo]

Mensaje por Invitado el Mar Oct 03, 2017 8:15 am

Era tan divertido, ver a ese chico enfadado y siendo impulsado tan fácilmente por mis palabras. Lo observé ponerse de pie mientras se acercaba a mi. Noté su agarre con su mano y como me estampaba contra el armario. Si, era una de esas personas tan dominantes que me gustaban, aunque sus palabras me hacían risa... podría divertirme un poco con él. -Insolente... supongo que es lo que ves por tu parte.- Dije mientras le escuchaba, aunque esa situación hacía que me excitara un poco, mientras lo observaba.

-Eso quiere decir... ¿Que si te sirvo me atarás y me recompensarás?- Dije señalando las cuerdas mientras lo observaba, y lamía su mano con la cual me estaba ahorcando mas o menos. No tenía ninguna necesidad de resistirme, no parecía que el otro fuera a reportarme a la marina o alguna cosa así. Ya estaba teniendo ganas de ver como seguía ese chico, aunque... ¿Si le seguía podría molestarle? No lo creía, pero no era la única persona en el mundo, seguro que habían mas víctimas a las que molestar.

-Iba a arrodillarme y a dejar que me atases, pero si no me sueltas, no creo que pueda.- Le dije con una sonrisa, era algo difícil respirar, la sensación en el cuello era entre molesta y placentera, eso, y que no poder tocar los pies con el suelo... no era tan incómodo como creía.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nadie dijo nunca que robar fuera fácil [Pasado][Priv. Oudo]

Mensaje por Invitado el Mar Oct 03, 2017 11:52 am


Aquel joven realmente tenía agallas, eso o era idiota. Tenía el valor de, no sólo entrar a su cuarto por la noche a robarle, sino que también parecía mantener la calma, como si robar fuera lo más normal del mundo y no le hubieran pillado infraganti. Un ladrón cualquiera, en cuanto le vieran, habría salido corriendo, por la ventana si era necesario. Pero él… se había quedado y hablaba algo sobre atar gente y demás cosas extrañas. Realmente era un tipo peculiar. Incluso ahora que le tenía agarrado por el cuello contra el armario y a centímetros del suelo, sonreía y se hacía el chulito.

Asintió a su pregunta. Tenía un concepto extraño de lo que era una recompensa, pero mientras fuera algo que quisiera, a Oudo no le importaba dárselo -
Siempre y cuando jures tu lealtad hacia mí y me sirvas bien obtendrás la recompensa que quieras. – Aclaró, comenzando a remitir su enfado al mostrarse el chaval tan receptivo y con tantas ganas de saber cómo funcionaba su estructura. Es decir, parecía que en cualquier momento le rendiría pleitesía a Oudo, y eso era justo lo que quería de todo el mundo, que le aclamaran como a su rey que era. Le soltó, abrió la mano y dejó que tocara el suelo, apartándose un par de pasos hacia atrás mientras cruzaba los brazos sobre su pecho y esperaba la reverencia de aquel muchacho.

- Más vale que esto no sea una treta. Los traidores son sentenciados a muerte. – Le advirtió, él era un rey magnánimo, pero la traición debía pagarse con la pena capital. Confiaba en que aquel chico fuera alguien leal y en quien confiar para algunas misiones, sus habilidades de ladronzuelo podrían venir muy bien al rey del mundo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nadie dijo nunca que robar fuera fácil [Pasado][Priv. Oudo]

Mensaje por Invitado el Mar Oct 03, 2017 12:55 pm

Ese chico parecía menos molesto a medida que me escuchaba hablar, bueno, si lograba que me dominase bien en la cama... podría intentar no molestarle. -De acuerdo, no me importa, siempre y cuando seas dominante conmigo en la cama.- Le dije mientras lo observaba sin borrar esa sonrisa, ¿quizás cuando me soltase debería lamerle los pies como signo de sumisión? No veía el inconveniente en ello la verdad. Así que cuando me soltó, solo llevé mi mano a mi cuello mientras lo observaba, respirando mejor por fin.

-No tendría porque serla, al fin y al cabo, una persona dominante como tu, es el tipo de personas que me gustan a la hora de hacerlo.- Dije mientras me arrodillaba ante él, pero eso no acabo ahí, me acerqué a este mientras lo observaba con una sonrisa llena de lujuria. -¿Debería lamerte los pies como símbolo de obediencia?- Casi babeaba ya, imaginándome varias cosas que podría hacerme ese hombre, limpiando la saliva de mis labios mientras lo observaba. No esperé respuesta, acerqué mi lengua a uno de sus pies, y lo lamí por encima. A parte de besar este también.

Luego lo observé de nuevo, pensando en que hacer ahora. Pero realmente, no se me ocurría nada. -¿Entonces, cual es mi trabajo? Me gustaría darte placer si pudiera, y notar como me atas y me dominas completamente.- Le dije sin dejar de sonreír, pensando en que mas podría hacer en ese momento. Me había pillado, pero... ese hombre parecía dispuesto a dominarme completamente, así que... ¿podría decirse que fue buena idea? Seguramente si, aunque eso de traidores... le miré con curiosidad un momento. -Espera un momento, si lo hago con otra persona, ¿te estaría traicionando? Bueno, da igual, viendo lo dominante que pareces ser, no me cansaré de ti.- Dije mientras cogía las cuerdas y se las ofrecía para que las usará en mí. -Piensa en usar mi cuerpo para darte placer y desestresarte si deseas.- Estaba babeando bastante, por lo que tuve que limpiarme la boca mas de una vez... pero, siendo como era, lo raro sería que no intentase aprovechar esa oportunidad.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nadie dijo nunca que robar fuera fácil [Pasado][Priv. Oudo]

Mensaje por Invitado el Miér Oct 04, 2017 6:45 am

Ese rubio de ojos azules parecía tener una pequeña obsesión con la sumisión y las cuerdas. Bueno, cada uno tenía sus gustos y él no se iba a meter en ellos. Lo importante era que se postrara y le jurase lealtad para salvar su vida. Tenía que admitir que era un método mucho más eficaz que sentenciar a muerte a todos por el más mínimo delito. Aparte de que conservaba súbditos de esa forma, podía ganarlos con la promesa de su vida perdonada. Rak había sido una buena influencia para él en ese aspecto, sus métodos eran eficaces y poco sanguinarios. Tal vez debería haberle cortado la mano a aquel ladrón por intentar robarle, aunque eso disminuiría considerablemente las probabilidades de que le sirviera fielmente y pudiera confiar en él en el futuro. Era mejor un súbdito muerto que un súbdito resentido.

Estaba más que claro que el ladronzuelo tenía una filia con que le dominaran, y además parecía no importarle (o más bien, preferir) que fuera hombre. Bueno, no podía decir que a él le desagradara la idea, además, para situaciones de estrés no le vendría mal tener a alguien como él, dispuesto a usar su cuerpo para aliviar a su rey. Nadie se humillaría tanto exponiendo ese tipo de gustos o lamiendo el pie de alguien sólo para salvar su vida cuando lo único que le habían pedido era arrodillarse, de modo que su lealtad debía ser real, aquel chico no le traicionaría mientras le diera lo que quería. Bien, pues para obtenerlo primero debería probar esa lealtad hacia él. Ya se le ocurriría algo que pudiera hacer. – Chico, tu trabajo será todo aquel que yo te diga que hagas. Si no te ordeno ser mi amante privado, no hay problema en que forniques con quien te dé la gana siempre que no sea un enemigo. – Aquella pregunta era bastante estúpida, especialmente si tenías en cuenta las situaciones actuales de reyes, reinas y amantes. Los reyes y las reinas tenían tantos amantes como querían, y éstos a su vez eran libres de acostarse con quien fuera. Ser amante de un rey era más un trabajo que una relación sentimental o de lealtad.

Tal y como había mencionado el ladrón, cuando le hubiera demostrado lo leal que era le recompensaría usándolo como herramienta anti estrés. Tenía pinta de ser divertido hacer esas cosas con él. Por el momento, simplemente le daría un pequeño castigo por la osadía de colarse en su cuarto a robarle. Cogió esas cuerdas y ató una alrededor del cuello para luego enroscarla en la mesilla bajo la ventana en la que estaba hurgando cuando se despertó Oudo. – Por esta noche te quedarás así y dormirás en el suelo, como castigo a tu osadía. Mañana nos pondremos en marcha. ¿Alguna pregunta más? Aprovecha mientras sigo despierto.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Nadie dijo nunca que robar fuera fácil [Pasado][Priv. Oudo]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.