Últimos temas
» Boruto ROL [Élite]
Vie Ene 05, 2018 11:42 am por Invitado

» [Crónicas] El Ascenso.
Jue Ene 04, 2018 1:33 pm por Narrador

» Petición de Nivel
Sáb Dic 23, 2017 9:44 pm por Rak

» el milagro de la navidad
Sáb Dic 23, 2017 9:27 pm por Karen

» ¡Costume FIGHT! [Pasado - Shin]
Sáb Dic 23, 2017 10:01 am por Shin Leviathan

» [presente] el despertar de los muertos
Sáb Dic 23, 2017 9:24 am por Shin Leviathan

» [Pasado] ¿de verdad es tan malo?
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Objetos de Karen
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Registro de Físicos
Vie Dic 22, 2017 9:21 pm por Matthias Lehner

Hermanos

Elite
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Dom Oct 22, 2017 12:09 pm.
Admin
Web Master - MP - Perfil
Da Boss
Matthias Lehner
Administrador - MP - Perfil
Bloody Monk
Karen Akagi
Administrador - MP - Perfil
Demon King
Kensei Komikado
Administrador - MP - Perfil
The Judge
Créditos.

[Pasado] [Privado] El inicio

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ir abajo

[Pasado] [Privado] El inicio

Mensaje por Invitado el Jue Sep 28, 2017 3:03 pm

No sabia cual era mi objetivo en la vida, que hacer, de verdad mi vida iba a ser una monotonía sin fin?. La verdad que las pruebas para entrar en la academia de la Marina era una oportunidad única para salir de esta rutina y dedicarme a lo que era mi vocación: salvar a la gente y ayudarla.

Entré en la base y de la puerta de entrada, la recepcionista me envió directamente al vestuario de chicas a ponerme la ropa de marine. Una vez me había cambiado, me dirigieron a una sala d'espera, en la cual, había un vidrio que daba a un capo de practicas físicas. En el final de este, había una puerta que se podía ver: "Sala de interrogatorios", la cual me dijeron que servia para hacer la prueba psicológica.

La gente que estaba realizando la prueba, por lo general, eran personas bastante capaces y eso me daba miedo porque como no confiaba en mi mismo y solo cogían a gente preparada temía por no superar la prueba y tener que esperar hasta el año que viene para presentarme: "No puede pasar, lo he de superar como sea, vamos Penny" me dije a mi misma. Mientras veía la gente realizar la prueba, se sentó una chica a mi lado, con cara seria y concentrada. Como aun me tocaba esperar bastante y no quería ponerme nerviosa, intente hablar con la chica: "Hola, mi nombre es Smiley!" le dije.

Cuando estaba a punto de tocarme, sucedió una cosa que me hizo replantear abandonar la sala e irme a casa. Y es que, uno de los chicos que realizaba la prueba física, se tropezó con una barra y se cayo encima de un palo que le atravesó el corazón: "Rápido, recoger a ese chaval. No es la primera vez que pasa, ni la ultima aspirantes. Quien se vaya a cagar encima, que se vaya, no queremos cobardes!" dijo un hombre que parecía ser un oficial por la indumentaria que llevaba. Yo aun así, me quede ahí, no se si fue por el shock o por mi fuera de voluntad, pero en la silla seguí.

"Señor, si señor!" dijo uno de los aspirants, que se levantó y saludo al oficial.
"Siéntese, no soy su oficial, porque no ha entrado aun en la puta Marina! le gritó.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] [Privado] El inicio

Mensaje por Tsuyoi Kikku el Vie Sep 29, 2017 6:13 am

En el año en que me presentaba a las pruebas para la Marina, estas tenían lugar en el North Blue, muy lejos de mi hogar. Me costó encontrar un barco que hiciera la ruta, pero mi determinación era recia. Que tuviera que irme de la Isla Conomis, incluso dejar atrás el East Blue, extrañamente me confortaba, pues nadie que estuviera allí me conocería y, por lo tanto, podría empezar de cero. Si entraba en la Marina, podría dejar atrás las miradas de reojo y los cuchicheos a mis espaldas. Podría dejar atrás a los chicos del pueblo que se creían valientes por burlarse de “la hija de los piratas” o los alumnos de la academia que me envidiaban y me llamaban “niña genio”. Allí podría ser como era. Dejar que mi oscuridad floreciera y se convirtiera en algo positivo: una herramienta para la justicia. Pero cuando entré en la oficina, después de que me hicieran cambiarme y vestirme con un uniforme de entrenamiento, al entrar en la sala donde los aspirantes esperaban su turno, ansiosos, esa ilusión se esfumó. Puede que no fueran las mismas personas que dejaba atrás, pero en el fondo, más allá de su aspecto y su sangre, tenían la misma alma. “El cómico, el que se cree que por ser fuerte de nacimiento se merece algo, el carismático que cae bien a todo el mundo,…” empecé a enumerar mientras mis ojos recorrían la sala. Me había ido tan lejos para acabar en el mismo lugar, o al menos eso me dije a mi misma.

Sin embargo, un incidente cambió mi opinión. Un chico se hirió gravemente en el campo de entrenamiento, su sangre empapó un trozo de tierra. Mientras notaba mi corazón acelerarse, latido a latido, pensaba “Ahora todos se van a escandalizar… la gente va a correr a socorrerle y a ignorar el resto de la prueba”, pero no fue así. Con una voz de acero, el oficial que comandaba las pruebas mandó a un soldado que se llevara al herido mientras el resto continuaba sin descanso. “Puede que sí sea lo que vengo buscando” me dije, gratamente sorprendida.

Mirándome el tatuaje de la pierna, la promesa que representaba, debía parecer que la situación de ese aspirante me estaba superando. Ligeramente sonrojada, cabizbaja, hizo que el chico que tenía al lado tratara de aprovecharse de la situación rodeándome con el brazo. Por suerte, para él, antes de que pudiera abrir la boca y soltar cualquier idiotez que estuviera pensando, oí que llamaban mi nombre. “Tsuyoi Kikku, te toca”, sencillamente dijeron.

Una soldado que sostenía una hoja me acompañó hasta una sala cruzando el campo de entrenamiento. Al entrar, me encontré en una sala bastante grande, con una mesa presidida por cinco oficiales de la marina, delante de la cual había una mesa y una silla, entendí que para los aspirantes. Así que me senté. Al hacerlo, el hombre del centro carraspeó y empezó a describir que aquella sesión era para ver si era capaz de entender el objetivo de la Marina, que si sería capaz de sobreponerme a las situaciones de combate, etc. Después de unos minutos de discurso, empezó el interrogatorio.

- Bien, Srta. Tsuyoi, ¿qué la hace creer que la Marina pueda interesarle alguien como usted? En la ficha de admisión que ha rellenado ha puesto que sus propios padres son piratas, y sus nombres no son del todo desconocidos.
- No creí que les importara tal información, siendo honesta. – dije, con voz firme. – Pero si les preocupa mi historia familiar, les diré que jamás he tenido particular aprecio hacía mis padres. ¿Y en qué le puedo interesar a la Marina? Créanme, jamás habrán visto soldado más capaz ni más devota que yo. Me dejaré la piel en el adiestramiento y saldré de aquí en un año.
- ¿Un año dices? – soltó otro de los oficiales con un bufido, que sonaba a una especie de risa. – El adiestramiento de aquí es comparable al de Grand Line. La mayoría de los reclutas abandonan en un mes, y los que lo siguen, lo terminan en 3 años. Como poco.
- Si me aceptan, verán que no soy como los demás. – añadí, imperturbable.

Después de esta discusión, pareció que el resto de la entrevista fuera mero trámite. Preguntas sobre qué creía del Gobierno Mundial, sobre los piratas, sobre la guerra. Unos quince minutos que parecieron una hora. Pero al acabar, parecían satisfechos. Le dieron un papel a la misma chica que me había acompañado y esta me escoltó hasta los campos de entrenamiento.

- Espera aquí hasta que se te lo ordene. En unos minutos empezarán las pruebas físicas.

Después de decir eso, se fue, de nuevo hacía la sala de espera.
avatar
Tsuyoi Kikku
Teniente
Teniente

Mensajes : 88
Fecha de inscripción : 16/09/2017
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] [Privado] El inicio

Mensaje por Invitado el Vie Sep 29, 2017 2:16 pm

Se llevaron a una de las chicas: "Cada vez me queda menos..." pensé. La prueba física no parecía excesivamente difícil, constaba de 4 etapas: circuito de obstáculos, a continuación un ejercicio de puntería con arma arrojadiza o de fuego sobre una diana, después un ejercicio de equilibrio sobre una barra y por ultimo un ejercicio con espada de madera contra un soldado de la marina. Obviamente no era fácil ni mucho menos, pero me veía capacitada para hacerlo, no seria la primera vez ni la última que me enfrentaba a algo similar.

-"Smiley Penny!" me llamaron.

Me llevaron hacia un despacho, en el cual habia varios oficiales y me sentaron. Me hicieron una serie de preguntas rutinarias hasta que...: "Porque quiere entrar en la Marina?" me preguntaron. "Quiero ayudar a la gente, quiero hacer justicia, señor" dije. Después me hicieron contestar una especie de test y una vez acabado me mandaron a la sala d'espera.

-"Penny, al campo" oí.

Comenzaba las pruebas físicas, la verdad que estaba cagada pero era ahora o nunca. En la primera prueba tenia que superar el circuito a cronómetro y la verdad que empecé bien pero en el momento de superar una especie de valla me caí. Aun así me recompuse rápido y acabé llegando a la meta.

La segunda prueba era la puntería: "Esto es lo mio venga" me dije. De las armas que me ofrecían cogí los cuchillos arrojadizos y me tocaba hacer seis lanzamientos en una diana a unos siete metros. Clavé tres cerca del medio y las otras se me fueron un poco, pero no estaba mal. Durante mi espera, la mayoría apuntaban especialmente mal.

La tercera prueba, de equilibrio, era un "fifty-fifty" en cuanto nunca había hecho nada parecido. Me subí a la barra y tenia que aguantar el máximo que pudiera sin caerme. Aguanté lo que la media y ya me sentí satisfecha.

La última prueba, que consistía en el combate, me dieron la espada pero intenté negociar con el oficial al mando: "Me podría dejar cuchillos por favor? Es como mejor peleo cuerpo a cuerpo" le dije. "Concedido, cógelos de ese soporte de armas" me respondió. Una vez los cogí, comencé a luchar con ese soldado, y la verdad que al principio me estaba dando varias veces, pero mas que nada porque estaba nerviosa. Pero me dió un golpe tan fuerte, que hizo que por primera vez, se despertara mi otro yo en combate, el ser que tengo más adentro. Le di una patada para barrerle y caerse al suelo y una vez ahí, le di una doble patada que lo desvió un par de metros. Lo suficiente para reincorporarme rápido, pegarle dos golpes con los cuchillos uno en cada mejilla, empotrarlo contra la pared y una vez ahí le di, con cada uno, semejante golpe en cada brazo que se quedaron clavados y el soldado quedó cual Jesucristo.

"Vale, vale, para ya loca!" dijo el oficial.

Me fui otra vez a la sala de espera, a que me dieran los resultados.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] [Privado] El inicio

Mensaje por Tsuyoi Kikku el Sáb Sep 30, 2017 12:45 pm

La prueba física no empezó hasta que un grupo de unos veinte reclutas hubo pasado la entrevista que yo misma había hecho instantes antes. Por suerte, parecía que éstas se hacían en varias salas simultáneamente, por lo que no tuve que esperar demasiado. Y aun así, la espera no me fue particularmente molesta, pues el tiempo y la temperatura eran bastante agradables.

El examen físico no fue demasiado complicado de pasar. La carrera de obstáculos quizás fue la parte más problemática, pues a pesar de ser ágil y tener unas piernas fuertes, el tiempo que exigían superar era bastante bajo. Los demás reclutas parecían saberlo, o que lo habían entrenado, pues se lanzaron a los obstáculos con calculada rapidez. Yo me tuve que limitar a tratar de imitar como superaban cada elemento lo que causó que quedara rezagada. Sin embargo, la prueba de equilibrio fue pan comido. Si algo había aprendido en artes marciales era a manipular mi propio centro de gravedad, por lo que el equilibrio no era ninguno de mis problemas. La prueba de puntería fue algo inesperada, pero aun así, la superé consiguiendo una puntuación algo por encima de la media. Pero sin duda, la parte más relevante, fue como pasé la lucha con espadas.

No había entrenado jamás con ellas, pero tampoco tuvo demasiada importancia. Mi oponente era un soldado que pesaría 100 kg, fuerte como un toro, y con una espada que prácticamente media el doble de la mía. En cuanto el oficial gritó “¡Adelante!”, él se abalanzó sobre mí, supongo que esperando que su brutal fuerza fuera suficiente para ganar ese combate. Yo, por mi parte, solté la espada y realicé una potente patada giratoria en su vientre, el cual había desprotegido al alzar el arma. Antes de que se recompusiera, aprovechando el impulso de la primera patada, realicé un nuevo movimiento de rotación y finalicé el combate con mi otra pierna, esta vez con un golpe que realizó un arco descendente, que impactó en su rostro. Mi rival cayó al suelo inconsciente, realizando un golpe sordo, mientras yo recogía mi espada en el suelo y la entregaba de nuevo al oficial. En total, el combate había sido tan absurdo y corto que ni siquiera me había divertido. “Que enclenques… espero que los demás sean mejores” pensé, mientras esperaba que el siguiente empezara su combate.

De entre todos los combates, hubo algunos que resultaron interesantes. Uno de los reclutas había vencido a su oponente usando la espada con una sola mano, y con una facilidad sorprendente, debo añadir. Otro de ellos venció a su oponente más rápido que yo, de un solo golpe. Y otra chica que pidió pelear con cuchillos, la cual parecía ser tan debilucha como el resto pero, de golpe, barrió a su oponente del ring con unos movimientos espectaculares. Cuando todos hubimos terminado, se nos llevaron de nuevo a la maldita sala de espera.

Allí esperábamos cerca de una veintena de aspirantes, que considerando que cuando había llegado yo había casi cinco veces más, decía mucho del nivel de aspirantes. Después de unos veinte minutos de espera, la soldado con la carpeta apareció de nuevo y nos pidió que la siguiéramos. Nos llevó hasta una especie de gimnasio donde los mismos oficiales que me habían interrogado, más una quincena más, nos parecían estar esperando. Una vez allí, la mujer de la carpeta se puso delante del grupo de oficiales y empezó a hablar:

- Bienvenidos reclutas. – esperó unos instantes mientras los chicos dejaban de hablar. – Soy la comandante de esta base, y vosotros, los aspirantes que han superado la primera parte de las pruebas de admisión. La segunda parte es donde realmente os recomiendo que os luzcáis. – de nuevo, esperó unos instantes a que las voces que resonaban por la sala pararan. – La segunda parte es bien simple: aquellos que estáis aquí habéis demostrado tener habilidades de combate decentes, pero eso no lo es todo en la Marina. En vuestros viajes deberéis saber cómo sobrevivir, pensar tácticamente y lo más importante, cumplir vuestro objetivo a pesar de la situación. ¿Seréis capaces?

La comandante empezó a andar hacia unas puertas del gimnasio que estaban colocadas en la pared opuesta a por la que habíamos entrado y que parecían lo bastante grandes como para que un barco pequeño pudiera pasar. Al llegar allí, con sus manos desnudas, empezó a abrir esas enormes puertas sin problema, dejando ver un puente de piedra de unos seis metros de ancho y unos cien de largo, que terminaba en una pequeña isla llena de bosque y maleza. Se giró de nuevo hacía nosotros y prosiguió:

- Alrededor de la isla que podéis ver hay un paquete para cada uno de vosotros marcado con vuestros nombres. Aquellos que seáis capaces de volver con ellos antes de dos días pasaréis la prueba. – sonrió maléficamente. – No os dejéis engañar, esa isla es peligrosa. Ah, y antes de que se me olvide, solo hay 5 posiciones libres en la academia de instrucción y todo excepto el asesinato está permitido. No sé si me explico. – se puso seria de nuevo y concluyó.- ¿A que esperáis?
avatar
Tsuyoi Kikku
Teniente
Teniente

Mensajes : 88
Fecha de inscripción : 16/09/2017
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] [Privado] El inicio

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 30, 2017 6:48 pm

La comandante de la base nos explicó las reglas, que no eran muy extensas, sobre la ultima prueba que teníamos que pasar. Se trataba de una isla peligrosa de la cual teníamos que sacar un paquete con nuestro nombre y llevarlo de vuelta en menos de dos días.

Cuando la comandante dió la salida, los veinte comenzamos a correr para pasar el puente, yo era de las primeras pero a mi lado había una de las mejores aspirantes, uno especialmente ágil, otro fuerte y por ultimo un hombre bastante mayor de unos 30 años. Los otros por lo que parecía oír, se estaban dando de puñetazos en el puente y de hecho oí sonar el agua mas de una vez.

Cuando llegué dentro del bosque, los aspirantes que iban a mi lado desaparecieron entre los árboles y yo me puse a buscar dentro del bosque: "Algo nos deberán dar para protegernos digo yo, no?" me pregunté. Los ruidos del puente cesaron y se comenzaron a escuchar ruidos de hojas y pisadas dentro del bosque: "Me he de ir a otra parte o me verán" pensé. Y corrí adentrándome entre los árboles.

Llegué a un claro pequeño, el cual, había una especie de paquete, pequeño y de color blanco, envuelto y con un sable al lado. Tenia una etiqueta: "Yudoi Katsumi" ponía. "Debe ser el paquete de una aspirante, osea que la idea es que nos dan nuestra arma afín al lado de nuestro paquete" pensé. Aunque quería cogerlo y esconderlo, no me atreví por si era una trampa de alguno de ellos. Me retiré mas atrás para seguir buscando mi paquete y con suerte ningún aspirante.

Cuando ya tocaba casi la noche, estaba muy cansada, así que decidí sentarme en un árbol, con hierba bastante crecida alrededor, así si me quedaba dormida, seria mas difícil verme. Cuando me senté..: "Auuuu, que daño" dije cuando noté algo debajo mio. Aparté las ramas y era un paquete "Smiley Penny" y un par de cuchillos de combate al lado y dos arrojadizos. Cogí los cuchillos pero el paquete lo deje ahí: "Mejor lo esconderé aquí, así si me atrapan no me lo podrán quitar".

Me fui de la zona y después de caminar unos 15 minutos, avisté un riachuelo, el cual me serviría como zona para descansar, dado que tenia el recurso básico para sobrevivir: "El paquete lo entregaré mañana, en cuanto me despierte, así nadie me parará. Seguro que nadie ha sido tan rápida como yo" me dije a mi misma.

Era difícil dormir, hacia mucho calor y había una alta humedad así que el ambiente era insoportable. De repente escuché unos gritos bastante cerca míos, a unos 40 metros, habían dos aspirantes luchando, uno con una espada y otro con unos puños americanos. Yo por mi parte, intenté trepar el árbol, el cual era bastante facil dado que tenia bastantes salientes, así verlo todo desde las alturas, mas mi tono de piel favorecía el camuflaje.

De todos los gritos en la lucha lo único que pude escuchar con claridad fue: "Devuélveme mi paquete hijo de puta, o te mataré".

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] [Privado] El inicio

Mensaje por Tsuyoi Kikku el Dom Oct 01, 2017 10:54 am

Justo después de que la comandante dijera “¿A qué esperáis?”, se produjo una estampida. Unos pocos se adelantaron rápidamente, pero el resto acabó llegando como un solo grupo al puente de piedra. En él, uno de los aspirantes, al que yo ya había fichado como “El cómico”, empujó a dos otros de golpe, tirándolos al agua. Considerando la altura del puente y la corriente de agua que circulaba bajo él, tardarían varios minutos en volver a la costa. “Me ha gustado el plan” me dije, maliciosa, e intenté hacer lo mismo con el chico que corría a mi lado, lanzando una patada lateral. Escuché un fuerte SPLASH mientras seguía corriendo, tratando de no perder de vista el grupo delantero. A mi alrededor, algunos rivales más acabaron cayendo al agua, hasta que los seis que quedábamos en el puente decidimos, a base de miradas, que no valía la pena seguir perdiendo el tiempo. Al fin y al cabo, teníamos menos de 48 horas para encontrar lo que fuera que debíamos encontrar y llevarlo de vuelta.

Al alcanzar la isla, la mayoría de los aspirantes se metieron de cabeza en el bosque, buscando ocultarse entre la maleza. Yo sabía que siendo tan tupida, nos sería difícil avanzar y que nos cansaríamos demasiado rápido, por lo que yo decidí bordear el bosque, primero por la playa y luego por la cornisa de los acantilados, hasta que me hubiera adentrado lo suficiente en el islote. Corrí durante un rato, descansando en algún momento al hacer la subida hasta el escarpado.

A las primeras horas de la tarde, calculaba, había conseguido adentrarme hasta la mitad de la isla, por lo que exploré mis opciones. “Lo prioritario es encontrar lo que sea que tenga mi nombre… ¿Pero por dónde buscar?”. Si la prueba era de supervivencia y pensamiento táctico, podían estar en dos sitios: cerca de los lugares donde encontrar agua potable, refugio, etc. o colocados todos juntos en algún lado de la isla, probablemente el centro, con trampas y cosas del estilo. Me decanté por la segunda opción y me adentré en el bosque.

Tal y como había previsto, avanzar por allí resultaba molesto, y lo más preocupante, lento. Empezaba a caer la tarde y aún me quedaban unas horas hasta llegar al centro de la isla, y lo peor, era que ya habían pasado las primeras 6 horas de la prueba, fácilmente. Aun así, seguí avanzando poco a poco. Cuando la noche era prácticamente cerrada, oí un ruido delante de mío. Y otro detrás. Y los escuché una segunda vez. Y una tercera. La situación resultaba agobiante, pues pese a escuchar esos sonidos, nada atacaba: ni animal, ni hombre. Pese a ello, seguí paso a paso, aun escuchando los ruidos rodeándome, cercándome, relamiéndose incluso, diría.

Hasta que llegué a un pequeño estanque de agua clara que llegaba de un pequeño riachuelo. Los misteriosos sonidos se quedaron a mis espaldas, por suerte. Allí había un poco más de espacio. Delante de mí, al lado de la laguna, vi lo que parecía un campamento. Tenía un pequeño fuego, lo suficiente para ahuyentar a los animales pero no lo bastante para llamar la atención desde lejos, una especie de refugio hecho con una camisa de instrucción y un pequeño asador donde se estaban cocinando un par de peces. Teniendo en cuenta que no había comido ni bebido desde antes de presentarme a las pruebas, mi estómago rugió como un león al oler tal delicia. Me acerqué con sigilo, bordeando el linde del bosque, escudriñando la oscuridad en busca de algún movimiento, hasta que tuve el campamento a escasos metros. Entonces, rápida, me abalancé y me puse a comer y beber antes que su dueño regresara.

Mientras disfrutaba de la comida, a lo lejos escuché un ruido muy particular: un disparo. Y luego otro. Lo más preocupante fue que el segundo lo escuché más cerca. Y después de ello, unos pasos que se acercaban corriendo. Agarré una de las ramas que el dueño del campamento había usado para hacerse el refugio, a modo de bastón improvisado, y me volví a esconder en el linde del bosque.

Instantes después, uno de los chicos que se había adelantado, que era claramente mayor que el resto (quizás unas treinta y pico años), apareció corriendo con una pistola en cada mano y una fina capa de sudor que le cubría la frente. A su espalda cargaba una especie de bolsa improvisada, hecha con lo que parecía una segunda camisa.“¿Qué hago ahora?”, me pregunté.
avatar
Tsuyoi Kikku
Teniente
Teniente

Mensajes : 88
Fecha de inscripción : 16/09/2017
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] [Privado] El inicio

Mensaje por Invitado el Dom Oct 01, 2017 1:38 pm

Desde el árbol poco podía ver, pero estaba mirando al sitio equivocado. Cuando miré al cielo, avisté una columna de humo, muy fina: "Con que un campamento, y con la columna de humo tan pequeña, la persona o personas saben lo que hacen" pensé. Aun así, no iba a correr riesgos, me quedé mas tiempo en el árbol y continuaría observando el bosque por si acaso.

Al cabo de una hora del suceso de la columna de humo, escuché pisadas cerca de donde yo estaba, eran varias y iban a paso lento. "El plan es infalible, nosotros cinco conseguiremos ese puesto, los otros aspirantes no encontraran sus paquetes, venga va solo nos falta encontrar seis mas"escuché. Parecía que se dirigían a la columna de humo, dado que soltaban comentarios de que la habían vislumbrado en el cielo.

"Quien sea que este ahí, corre peligro, van armados y no tienen pinta de mostrar piedad" me dije.

Cuando pasaron de largo, bajé del árbol y a una distancia prudencial los comencé a seguir, lo cual no fue muy difícil dado que llevaban una especie de antorchas que se veían a quilometros, sabiendo de lo oscuro que esta este lugar. Cada vez e iba acercando mas, pero no demasiado porque uno de ellos se iba girando y iluminando con la antorcha, así que no era seguro acercarme. Aun así, lo que pude ver es que era un grupo de tres chicos y dos chicas, dos de ellos estaban en la cima de la clasificación después de las pruebas y las chicas estaban a media tabla: "Sera complicado pasar la prueba, a la que me encuentren me van a quitar el paquete por la fuerza y no creo que sea capaz de contenerlos a todos, mas dejarlos inconscientes" pensé.

De repente, se pararon todos: "Vale, ahí está. El aspirante es ese viejo de las pistolas. Tenemos que tener cuidado, de un balazo nos puede matar" dijo el que parecía ser el líder del grupo. Apagaron las antorchas y se dividieron en 2 grupos, justamente chicos y chicas, y se dirigieron al campamento. Las dos chicas fueron delante y los chicos iban a rodearlo: "Ellas serán la distracción y después los chicos irán a por el madurito" pensé. Así que fui a salvar al hombre: "Detrás suyo!" le grité. El hombre se giró a tiempo pero le golpearon en la mano con lo que soltó el arma y fueron los tres a por el. Yo fui a por las chicas, sin cuchillos en mano, no quería hacerles daño. Las dos eran muy ágiles y bien adiestradas, y me estaban atacando con la espada, pero cuando me consiguieron hacer un corte en el brazo, saqué un cuchillo arrojadizo y lo tiré a la mano de una de ellas que justo se quedó clavado en un tronco del árbol con su mano perforada: "Dios que dolor" gritaba ella. La otra me comenzaba a dar problemas y el viejo no duraría demasiado, pero en un momento vi una sombra que iba a toda velocidad hacia el campamento, ergo donde estaba dando lugar la pelea de hombres.

-"Si va contra nosotros, estoy perdida"
pensé.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] [Privado] El inicio

Mensaje por Tsuyoi Kikku el Miér Oct 04, 2017 11:36 am

Mientras esperaba, escondida entre la maleza, un grupo de aspirantes atacó al hombre que había aparecido instantes antes. Antes de que este pudiera defenderse, le desarmaron y le empezaron a golpear entre tres. Por otro lado, cerca de donde había salido ese pistolero, dos chicas parecían enfrentarse a una tercera, que por lo que podía ver, parecía ser la que peleaba con cuchillos.

Al ver que la situación era un 5 contra 2, y que los del bando débil parecían estar perdiendo, salí de mi escondrijo como una bala, sosteniendo la rama a forma de bastón. Al ver que la chica había conseguido sacarse de encima una rival y ahora solo quedaba una, me lancé a por los chicos. Al alcanzarlos, sin pensarlo, lancé una patada a las piernas de uno de ellos deslizándome por el suelo con todo el impulso que llevaba. El oponente cayó al suelo a la par que yo me levantaba, usando la rama para tratar de desviar el golpe de otro de ellos. Esta se partió, pero conseguí evitar que el impacto diera contra el hombre, que ahora peleaba solo contra uno de ellos, al que estaba venciendo. Lo reconocí rápidamente, pues era otro de los chicos que me había sorprendido en los duelos individuales, el espadachín, aunque ahora peleaba con sus manos desnudas. El que me había roto el bastón era el chico que había vencido usando un solo puñetazo. Cuando éste preparaba un nuevo golpe, lancé una patada hacia atrás al cuerpo del chico que había derribado, para evitar que me atacara por la espalda, al momento que me cubría el rostro con los brazos. El impacto del puño del chico fue brutal, con una fuerza mucho mayor a la que esperaría de alguien con su musculatura, el cual me hizo retroceder varios pasos después de soltar un alarido de dolor. A mi lado, el hombre mayor estaba haciendo retroceder a su oponente. El mío sin embargo, aprovecho ese instante para tratar de golpear otra vez, esta vez al cuerpo. Este segundo golpe lo bloqueé con mi pierna, de nuevo resistiendo el dolor del impacto, pero en vez de un grito, en mi boca se estaba dibujando una sonrisa. Antes de que me golpeara con su otra mano, lancé una potente patada a su rostro y, aprovechando la inercia, la continué con una segunda con la otra pierna. El chico aguantó ambos golpes de forma impresionante, pero no tuvo tiempo a responder. El “espadachín” le agarró por el hombro y le dijo: “Déjalo, no perdamos más tiempo”, y ambos salieron huyendo. Me giré y pude ver como el pistolero se había arrodillado, al lado del estanque. A mi espalda, el chico que había derribado se había ido también, y la chica de los cuchillos también estaba sola. “¿Los habremos ahuyentado?”, me pregunté.

Intenté relajar los músculos, pero me di cuenta de que el brazo derecho lo tenía adormecido y dolorido. Muy dolorido. "¿Podría ser que el puñetazo de ese tío me haya roto un brazo? ¿Quién demonios es?".
avatar
Tsuyoi Kikku
Teniente
Teniente

Mensajes : 88
Fecha de inscripción : 16/09/2017
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado] [Privado] El inicio

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.