Últimos temas
» Boruto ROL [Élite]
Vie Ene 05, 2018 11:42 am por Invitado

» [Crónicas] El Ascenso.
Jue Ene 04, 2018 1:33 pm por Narrador

» Petición de Nivel
Sáb Dic 23, 2017 9:44 pm por Rak

» el milagro de la navidad
Sáb Dic 23, 2017 9:27 pm por Karen

» ¡Costume FIGHT! [Pasado - Shin]
Sáb Dic 23, 2017 10:01 am por Shin Leviathan

» [presente] el despertar de los muertos
Sáb Dic 23, 2017 9:24 am por Shin Leviathan

» [Pasado] ¿de verdad es tan malo?
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Objetos de Karen
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Registro de Físicos
Vie Dic 22, 2017 9:21 pm por Matthias Lehner

Hermanos

Elite
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Dom Oct 22, 2017 12:09 pm.
Admin
Web Master - MP - Perfil
Da Boss
Matthias Lehner
Administrador - MP - Perfil
Bloody Monk
Karen Akagi
Administrador - MP - Perfil
Demon King
Kensei Komikado
Administrador - MP - Perfil
The Judge
Créditos.

Aikawa Haruka - I won't lose to myself!

Ir abajo

Aikawa Haruka - I won't lose to myself!

Mensaje por Karen el Sáb Sep 02, 2017 8:21 pm























Spoiler:



Spoiler:

Es un muchacho de estatura promedio teniendo en cuenta que apenas tiene quince años, midiendo ciento setenta y dos centímetros (1,72 metros). Su constitución es delgada y ligera, posee un cuerpo fuerte y saludable, se encuentra en buena forma a causa de todo el trabajo al que fue expuesto durante gran parte de su vida.

De su persona destaca su piel de tez pálida, razón por la cual suele llevar consigo una sombrilla para protegerse del sol. Su cabello laceo y rojizo le llega hasta los hombros aunque lo suele llevar recogido de alguna manera.

Su rostro es juvenil pone en evidencia su temprana edad, pero no le quitan atractivo. Sus ojos son grandes y de color azul.

Sus ropas habituales suelen ser de apariencia oriental, llevando en ocasiones una capa para protegerse de los elementos cuando fuese necesario.

Nota: Haruka sufre de trastorno de identidad disociativa. De aquí en adelante se detalla los aspectos tanto de su propia personalidad como también la producida a raíz de su condición.



Spoiler:


Ha adoptado un estilo de vida solitaria en forma de viajero, pero esto no quiere decir que sea una persona fría o apática sino todo lo contrario; es un hombre amable y de buen corazón quién no soporta ver el sufrimiento de otros sin actuar. Su altruismo llega al punto en que muchas veces pone el bienestar de los demás por encima del suyo propio. Es un aliado de la justicia, protector de la vida y los más débiles.

Es una persona auto-disciplinada que hace lo posible por mejorarse a sí mismo constantemente para poder ser de mayor servicio a los demás. Así como es duro consigo mismo también a veces lo es con los demás; respeta las leyes, las promesas y la lealtad y le es difícil perdonar trasgresiones hacia ese tipo de valores por parte de los demás. Aun así cree en la redención y busca activamente perdonarse a sí mismo por los males causados por su “otro yo” y redimirse.
Su mayor temor es ser consumido por su otra personalidad y es esa la razón por la que constantemente viaje, cuidadoso de mantener una distancia prudente con las personas que le rodean y evitando formar lazos.

A veces ve sus circunstancias como una prueba, una que debe pasar para probar que el bien puede triunfar. Se aferra a ese ideal el cual le da fe para seguir adelante y no perderse a sí mismo.
La personalidad primordial de Haruka, es aquella que comenzó a definirse desde que nació y obtuvo consciencia propia. Su nombre se escribe con el carácter 春花 el cual significa “flor de primavera”. Sus diálogos son escritos en azul.



Siendo una persona humilde y austera tiene apreciación por las cosas simples y esto sumado a su buena naturaleza evita que sea fácilmente impresionado por apariencias de lujo y gala. Gusta de las personas que son abiertas, ingenuas y buenas de corazón.
No soporta ver el sufrimiento de otros seres vivientes, pero más aún detesta cuando este es provocado adrede y con impunidad. Encuentra terrible que las personas permanezcan pasivas ante las desdichas de otros.

Debido a los problemas que enfrente no le gusta permanecer inactivo mucho tiempo, prefiere mantener sus pensamientos ocupados y ha encontrado cierto resguardo en la lectura y el entrenamiento según la situación lo amerite. Ambos le ayudan a mejorar el cuerpo a la par de la mente y a mantener sus ideas y visión en claro.

Debido a la complexión de sus rasgos no le agrada pasar demasiado tiempo debajo del sol.



Su mayor fortaleza en este momento son sus conocimientos sobre medicina, aunque considera que aún tiene mucho que aprender, posee una gran cantidad de conocimiento al respecto el cual le fue adoctrinado por su padre adoptivo y tutor.

Una cosa buena de haber sido explotado tantos años por su padrastro fue el haber absorbido todo tipo de facultades útiles para sobrevivir por sí mismo. Debió cocinar para él por lo que es bastante decente en ese aspecto, los numerosos encargos lo volvieron bueno a la hora de interactuar con la gente y tiene varias mañas a la hora de viajar; sabe cómo organizarse, leer mapas y realizar el inventario de cosas importantes. Su repertorio de habilidades se encuentra adaptado a sus necesidades prácticas por lo que fuera de estas y su profesión no es adepto en otras prácticas especializadas más allá de los conocimientos básicos que posee el individuo promedio.

No es adepto en el uso práctico de ningún tipo de arma, ya fueren blancas o de fuego, pero cabe destacar que tiene una puntería bastante buena. Su brazo dominante es el derecho.

Su mayor debilidad probablemente sea la que nace de su propia buena naturaleza; no es ningún ingenuo o idiota, pero su amabilidad y compasión por los demás puede ser fácilmente explotada al igual que su sentimiento de responsabilidad y culpa. En pocas palabras su talón de Aquiles es su consciencia.



Spoiler:


Su única creencia es que el mundo está gobernado por una única y simple regla: la ley del más fuerte. Cada uno ocupa en el mundo un lugar determinado por su propia fuerza y valía. No hay nada más que importe; el bien, la justicia o el status social no tienen valor alguno para ella e incluso ve estos conceptos bajo una luz de desprecio.

La única justicia que existe en el mundo es la aplicada por la propia naturaleza donde los poderosos se alimentan de los débiles. Aquellos desafortunados que no son capaces de soportar el peso del sistema solo pueden culparse a ellos mismos y a su propia debilidad. No siente ningún tipo de empatía por ellos. ¿A caso los leones sienten pena por sus presas?

El mundo actualmente se encuentra tergiversado por valores sin sentido que permiten a ciertas sabandijas caminar a la par de seres muy superiores a ellos. Ella cree que su deber es poner verdadero orden en el mundo y no encuentra más que orgullo y nobleza en el cargo que se le ha sido conferido.
Su conducta suele ser noble, haciendo muestra de buena conducta y modales. Aunque carece de empatía por otros eso no significa que disfrute de su sufrimiento, simplemente lo que les ocurra carece de importancia. Sus acciones contra otros son provocadas por ellos mismos, ella está obligada por su cargo a establecer orden.

A pesar de alzarse por sobre otros y querer ejercer su propio poder, está consciente de cómo funcionan las cosas en el sistema al que pertenece, por lo tanto no tiene problemas en trabajar junto a otros o por debajo de alguien más poderoso que ella. Lo único de importancia es que haya justicia en el mundo y cada quien ocupe su debido lugar.

Una de sus metas es hacer ver a su otro yo lo errada que está su forma de pensar y ver el mundo. Aunque a veces intercede según la situación lo requiera, por lo general le permite llevar las riendas esperando que sea aplastado bajo el peso de sus propios ideales ridículos. Esto permite una coexistencia más o menos estable, aunque bastante tensa, entre ambos.

La personalidad secundaria de Haruka es el producto de su trastorno de identidad disociativo. Le gusta diferenciarse de su otra persona más ”débil” escribiendo su nombre como lo cual significa ”distante”. Sus diálogos son escritos en color amarillo y se refiere a ella misma como una mujer.



Le agrada la gente poderosa que no se deja amilanar por los ridículos ideales y leyes arbitrariamente impuestos sobre el mundo por una panda de cerdos y viejos inútiles. Desprecia profundamente que los gusanos sean los que llevan las riendas del mundo desde hermosos palacios mientras los fuertes deben luchar entre ellos y conformarse con las migajas. Detesta al Gobierno Mundial y a todos sus súbditos, pero por encima de todo odia a los Tenryuubito.

Al tratarse ella misma de una forma de vida noble y superior disfruta sin culpa de lujos y extravagancias cada vez que puede permitírselas, después de todo está en todo su derecho. Por la misma razón hay ciertas cosas que se encuentran por debajo de ella y solo a la altura de sabandijas más débiles y por tanto tiende a evitar; robar, mentir, entre otras cosas que no son pertinentes a alguien de su estatura.

Le agrada ser reconocida y alagada por sus facultades, a pesar de ser alguien difícil con quién tratar si no eres aceptada por ella según sus ridículos estándares, es una buena forma de intentar ponerse de su buen lado.

Debido a la complexión de sus rasgos no le agrada pasar demasiado tiempo debajo del sol.



En este punto en el tiempo las habilidades y debilidades prácticas de ambos son las mismas debido a que Haruka se ha manifestado recientemente, sin embargo, hay y habrá algunas diferencias debido a la disparidad de sus mentes y personalidades y la forma en la que se desarrollan con el tiempo.
Aunque tampoco es adepta en el uso de armas, encuentra las de fuego y su poder explosivo realmente cautivantes. Su brazo dominante, en contraste con su otra persona, es el izquierdo.
Es siempre de carácter estoico, difícil de leer su pensar o emociones, pero de lograr encender la chispa de su rabia ella es capaz de perder noción de las cosas en medio de su enojo. La forma más accesible de lograrlo es a través de su orgullo.



Una figura de porte robusta, oscura de tez y abundante de vientre se abría paso a través de los rústicos caminos de aquella villa. Sus vestiduras eran muy elegantes, como si se tratase de un aristócrata o algún miembro de la alta sociedad. Los pueblerinos, que en contraste se encontraban en su mayoría vestidos con harapos y claramente no tan bien alimentados, lo seguían con la mirada sin poder evitarse la pregunta; ”¿qué hace semejante personaje en un basurero como este?”
Detrás de él marchaba otro individuo también bastante pintoresco aunque gracias a la impresión del primero pasaba, para su propio alivio, algo desapercibido. Era un jovencito bastante apuesto; su cabellera era rojiza y dos grandes ojos azules como el cielo decoraban su rostro de piel clara. Sin embargo, era algo complicado obtener una buena apreciación de sus facciones debido a su cabello desarreglado desparramado sobre su semblante. Avanzaba con algo de dificultad debido a las mochilas y maletas que cargaba consigo, pero aun así hacía lo posible por mantener el paso del hombre que iba por delante y marcaba el trayecto.

Luego de varios minutos de caminata los estrepitosos sonidos causados por los pesados pasos del hombre corpulento llegaron a un alto y esto advirtió al pelirrojo que también debía de detenerse.
¡Al fin llegamos! Tanto caminar me traía exhausto. ─ Escupió en un tono claramente mordaz y burlón al tiempo que se giraba hacia su protegido quien permanecía inamovible. Luego de observar la pila de maletas con piernas durante unos momentos su rostro burlón se deformó en una mueca que mezclaba aburrimiento y fastidio. ─ ¡Bah!¡Date prisa y prepara las cosas, el tiempo es dinero!─. El motto del Doctor Kikin Rube era ”el dinero lo es todo”, una idea que no le agradaba mucho al muchacho, pero que a veces jugaba en su favor. Darle tiempo y espacio para preparar tanto el hogar como el equipo de trabajo era mucho más importante para el Doctor que atormentar a su protegido por lo que le entregó las llaves y se devolvió hacia el pueblo probablemente para visitar algún lugar de entretenimiento para adultos, sin importar la pobreza de cualquier lugar siempre habría sitios para satisfacer los vicios del hombre.

La cabaña se encontraba en mucho mejor estado en comparación con la mayoría de hogares que conformaban el lugar y le había sido otorgada al Doctor por parte del Alcalde de la aldea como residencia mientras permanecía en aquella isla para otorgar cuidados médicos a sus habitantes. El muchacho con mucha eficiencia y en poco tiempo limpió la polvareda de las habitaciones y muebles, organizó el equipo médico y se dispuso a preparar té y algunos bocadillos con la esperanza de que distrajeran a Kikin al regresar. El joven llevaba apenas trece años cumplidos, pero estos se habían sentido como una eternidad en la que había aprendido mucho, sin embargo, el saber cómo evitar el mal carácter y actitud abusiva de su padrastro era actualmente mucho más útil que incluso las lecciones de medicina que había estado recibiendo de éste.

El sol comenzaba a ocultarse y su única compañía ahora eran la oscuridad y sus pensamientos; se le había dicho que se lo instruiría y que de momento sería un practicante, pero en realidad mientras mayor era su conocimiento más era el trabajo que se le era encargado mientras el Doctor se ocupaba de sus propios asuntos. Encontraba algo de consuelo en el hecho de que podía dar a los pacientes un trato más humano en lugar de su padrastro quien solo los veía como fuentes explotables de dinero, al igual que…

Su respiración se volvió pesada, el corazón comenzó a bombear con más y más fuerza mientras podía sentir un fuerte dolor de cabeza que amenazaba con disolver sus sesos. Completamente empapado de sudor, Haruka colocó la mano izquierda dentro de su bolsillo y sujetó fuertemente el ornamento que se hallaba allí, era una pequeña piedra azul en forma de pendiente al cual le había colocado una simple cadenilla para no perderlo. Ese recuerdo y su nombre era lo único que poseía de sus padres, las pocas veces que animó a preguntar por ellos y su familia la actitud del doctor se tornaba sombría y devolvía evasivas como respuesta.
No era el primer episodio presentando estos síntomas, habían comenzado hace un par de años y cada vez eran más frecuentes, normalmente ocurrían cuando se decaía de ánimos y sus pensamientos se tornaban oscuros. Esta extraña condición lo impulsó a devorar conocimientos de medicina con mayor ímpetu, sin embargo, no había dado con una respuesta a su problema y no tenía el coraje para consultar con el Doctor. Este ataque en particular resultó ser bastante fuerte, sentía que se volvería loco del dolor, que su cabeza explotaría.

¡TOC, TOC, TOC!


Alguien golpeaba enérgicamente detrás de la puerta principal, el abrupto sonido lo ayudó a ponerse nuevamente en contacto con la realidad; su visión se aclaraba y el suelo poco a poco dejó de temblar debajo de sus pies aunque ahora se encontraba empapado en sudor. Intentó reincorporarse tan bien como pudo y se dirigió hacia la puerta, al otro lado la esperaba una niña pequeña de unos ocho o nueve años. Entre llantos desesperados por ayuda y sus propios síntomas que aún no desaparecían del todo pudo discernir que la familia pobre de la pequeña precisaba de auxilio inmediato por lo que fue rápidamente por su equipo antes ir tras los pasos de la pequeña. La imagen del doctor apareció brevemente entre sus pensamientos; si llegara a enterarse de sus obras de caridad se pondría furioso, pero esta gente precisaba de ayuda urgente y quizás el no volvería hasta el día siguiente. Sacudió su cabeza intentando dispersar las preocupaciones y el letargo que aún sentía mientras se movía tan rápido como sus pesados y cansados miembros le permitían.

Aún restaban unas cuantas horas para el amanecer por lo que aún había tiempo para aquellos que disfrutaban de la vida nocturna, aun así tras atender y dar instrucciones a los pacientes Haruka se dirigió a toda prisa de vuelta hacia la cabaña. Su mayor miedo se iba materializando lentamente frente a sus ojos a medida que se acercaba al lugar; la puerta se encontraba del todo abierta y la iluminación era muy pobre, intentó acallar sus nervios y entró cuidadosamente dando pasos sordos. Podía verse desde el pasillo que la cocina era un desastre, había platos rotos y restos de comida. Lentamente se acercó para observar mejor y sintió un crujido debajo de sus pies – restos de porcelana. Con su presencia indudablemente revelada, llamó al patrón del lugar no sin antes tragar algo de saliva.─¿Doctor…?─.

Al intentar dar otro paso sintió que algo lo sujetó fuertemente del tobillo, causando que perdiese el equilibrio y se fuera de bruces contra el suelo. El Doctor Kikin había estado detrás de él y la puerta, aparentemente su intromisión lo despertó de su estupor inducido por el alcohol. Antes que Haruka fuese capaz de reincorporarse del golpazo y entender lo que estaba ocurriendo, la rotunda figura de Kikin Rube se encontraba sobre él restringiendo sus movimientos.─¿Creíste… que no me daría cuenta?¡Hic!─.

Su aliento apestaba a alcohol, se notaba que no estaba completamente en sus cabales y sus movimientos eran torpes, sin embargo, la diferencia en tamaño y peso corporal era demasiada como para quitárselo de encima y aparentemente dialogar no era una opción muy viable. En efecto, antes de que Haruka fuese capaz de articular una sola palabra, las enormes manos oscuras de Kikin fueron hacia su pálida garganta y comenzaron a estrujarla.─Me estuviste… robando. ¡Hic! ¡A mí, quién te dio de comer y vestir cuando fuiste abandonado por esa panda de asesinos!─.
Parecía estar hablando sobre su familia, sería la primera vez, pero no era el momento de pensar en eso. Forcejeó tanto como pudo aunque era en vano, con sus vías respiratorias obstruidas las fuerzas comenzaban a fallarle a causa de la falta de oxígeno

”Hay un bisturí dentro de tu bolso”


No estaba seguro de si estaba alucinando a causa de la sofocación, la voz era fuerte y clara. Era verdad, tenía instrumentos con los que podría defenderse dentro de su bolso y al alcance de sus manos, pero… ¿Estaba dispuesto a usarlos?



Las manos de Haruka dejaron de luchar contra el agarre de su padrastro y se deslizaron hacia los lados, Kikin soltó una carcajada al tiempo que aplicaba más fuerza y se inclinaba para ver más de cerca el rostro de su víctima. No quería perderse el momento justo en que la vida se desprendiera por completo del joven y la luz se extinguiera por completo de esos grandes orbes azules. Perdido en la emoción del momento no notó como la mano izquierda de Haruka hurgaba dentro del bolso hasta dar con el instrumento que buscaba. Sin vacilar y con toda la energía que fue capaz de reunir apuñaló a Kikin en la garganta tan fuerte como pudo quien rodo hacia un lado del dolor.

Todo su cuerpo temblaba mientras se ponía de pie, luego de incorporarse su mirada se fijó en el doctor quién aún rodaba en el piso desangrándose aunque su pánico probablemente venía en mayor medida de la sorpresa del ataque mezclado con el alcohol, aquella era una herida que podía tratar fácilmente y esto era algo de lo que Haruka estaba perfectamente consciente. Sin darle tiempo de reincorporarse, se arrojó sobre Kikin y clavó otro bisturí en su garganta, esta vez con mayor fuerza y asegurándose de rasgar su garganta.

Retrocedió un par de pasos y observó como el doctor se retorcía como un pescado hasta que finalmente se convirtió en una pila de carne inerte. Notó que algo brillaba bajo la tenue iluminación nocturna junto al cadáver, se inclinó lentamente para recogerlo; era el pendiente de su madre solo que había cambiado su pigmentación a un color amarillento, al igual que los ojos de Haruka.─No entiendo por qué toleraste a esta sabandija durante tanto tiempo, debiste haber deshecho de él hace mucho tiempo─. Mientras hablaba se masajeaba suavemente la garganta, parecía una persona completamente diferente. Prosiguió con su monologo que parecía dirigido hacia él mismo.─¿Las autoridades? Tienes un mal hábito preocupándote tanto por sabandijas. Si no quieres que lidie con ellos tan solo diles que fue en defensa propia─.

Escuchó pasos acercándose, aparentemente alguien había notado algo porque no tardó en verse rodeado de varias figuras vestidas de albiceleste. Afortunadamente los marines parecieron satisfechos por la explicación de Haruka – quién obvio la parte en que se lanzó para asestar el golpe final al doctor.

Fue asistido y se le permitió recoger sus cosas, cuando sus ojos volvieron a la normalidad intentó contarles la verdad a los marines para pagar por lo que había hecho, sin embargo, fue ignorado bajo la idea de que estaba hablando incoherencias a causa de su estado de shock. Hasta que fue capaz de abordar el siguiente barco fuera de la isla mantuvo una actitud taciturna acompañada de un semblante algo sombrío. Los oficiales asumieron que era otro síntoma del trauma recibido durante aquella noche y pensaron que lo mejor para el muchacho era dejarlo ir lejos del lugar de los eventos ignorantes de la verdadera preocupación que le carcomía en ese momento; el descubrimiento de la oscuridad que habitaba dentro de sí mismo.

Apariencia - Anime: Kagura - Gintama.
avatar
Karen
Pirata
Pirata

Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 01/09/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aikawa Haruka - I won't lose to myself!

Mensaje por Kensei Komikado el Sáb Sep 02, 2017 11:09 pm

avatar
Kensei Komikado
Pirata Conocido
Pirata Conocido

Mensajes : 135
Fecha de inscripción : 15/08/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.