Últimos temas
» Boruto ROL [Élite]
Vie Ene 05, 2018 11:42 am por Invitado

» [Crónicas] El Ascenso.
Jue Ene 04, 2018 1:33 pm por Narrador

» Petición de Nivel
Sáb Dic 23, 2017 9:44 pm por Rak

» el milagro de la navidad
Sáb Dic 23, 2017 9:27 pm por Karen

» ¡Costume FIGHT! [Pasado - Shin]
Sáb Dic 23, 2017 10:01 am por Shin Leviathan

» [presente] el despertar de los muertos
Sáb Dic 23, 2017 9:24 am por Shin Leviathan

» [Pasado] ¿de verdad es tan malo?
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Objetos de Karen
Vie Dic 22, 2017 9:25 pm por Matthias Lehner

» Registro de Físicos
Vie Dic 22, 2017 9:21 pm por Matthias Lehner

Hermanos

Elite
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Dom Oct 22, 2017 12:09 pm.
Admin
Web Master - MP - Perfil
Da Boss
Matthias Lehner
Administrador - MP - Perfil
Bloody Monk
Karen Akagi
Administrador - MP - Perfil
Demon King
Kensei Komikado
Administrador - MP - Perfil
The Judge
Créditos.

Gente rara, de cabellos claros.

Ir abajo

Gente rara, de cabellos claros.

Mensaje por Invitado el Dom Sep 25, 2016 9:42 pm

Ilusia era simplemente maravillosa en cada aspecto que los sentidos del rubio pudieran expresarle, y es que, en realidad, todos ellos, desde el gusto hasta el tacto, se deleitaban maravillosamente en la etérea sensación de hallarse en un lugar aparentemente destruido por el tiempo incesante e inclemente, era, en un inicio, como ver un ancestral y desolado paraje donde alguna vez existió una complicada y poderosa civilización. Sin embargo conforme se adentraba el caballero de extrañas vestimentas, más era lo que observaba con cierto desagrado, pues parecían las estatuas y construcciones mucho mejor cuidadas e incluso reparadas recientemente, lo cual demostró que habían quienes aún se aferraban con fuerza al pasado y a la historia, aún cuando el mismo mundo se hubiera encargado de hacerles saber (por las malas, probablemente) que su destino no era que las cosas vivieran para siempre, por mucho que lo intentaran. Era frustrante en cierta medida, pero, por otro lado, causaba cierta gracia en el rubio quien auguraba un destino similar y repetitivo para los pobladores de dicha isla, el tiempo, al fin y al cabo, repetía sus acciones si no había aprendizaje tras una primera vez.

Jörm vestía sus pantalones negros de siempre pero esta vez usaba una camiseta de color rojizo con algunas flores amarillentas en ella tan típica de las vestimentas que usaban los turistas en las playas más visitadas, y es que en realidad eran raros sus días libres del trabajo, y siendo aquél uno, deseaba visitar la isla que en su libro describía como el hogar de una lamentable y caída cultura de los mares, topándose con una sorpresiva y detallada información que resultó ser cierta después de tantos años. No tardó en sacar dicho libro de su mochila para anotar en el pie de la hoja lo cierto que había podido divisar hasta ahora y alguna que otra corrección que le pareció pertinente, y es que no podía dejar pasar por alto el hecho de que los habitantes de aquella isla aún querían volver a levantar su imperio y cultura, y como punto de referencia le parecía quizá interesante el volver luego de algunos años a dicho lugar. -Que desgracia... -Susurró en baja voz cuando al llegar a ese baño sauna público que el guía le había recomendado, descubrió que había un invitado indeseado que al parecer tenía intensiones de entrar, eso o quizá el sujeto de piel morena siempre usaba ropajes tan descubiertos.

Movió la mano varias veces como alejando de él algún aura invisible mientras frunciendo el ceño miraba al moreno que tenía a unos cuantos metros delante de sus narices. -No. Limosneros no.- Dijo con un obvio deje de arrogancia, pero no permitiría ningún pobretón en su nuevo -y recientemente descubierto- lugar favorito.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Gente rara, de cabellos claros.

Mensaje por Invitado el Dom Sep 25, 2016 11:58 pm

El moreno de vestimentas pervertidas le gustaba vivir de viajes en viajes, claro, por dicho asunto escogió la navegación como su disciplina intelectual. Es tanto así que navegaba en una pequeña embarcación que había saque.... "tomado prestada" de algún lugar, y se dirigía a quien sabe dónde. Las gaviotas empezaron a cantar con ese molesto quejido a gusto de nuestro protagonista, quien a lo lejos podía ver tierra firme, en lo que sería su nueva parada en su larga travesía hacia el Nuevo Mundo.

Esas edificaciones resaltaban aquella porción de tierra rodeada de agua, cualquier persona que las viera las tacharía de "hermosas", pero el peli-plata poco o nada le importaban aquellos halagos hacia una simple isla. - Bien, al fin llegué. - Sonrió para dejar que la corriente del eterno compañero de travesía llamado mar le depositara en el puerto de la misma. Tomó una soga y amarró su pequeño barco y se dispuso a caminar por entre las calles del extravagante lugar. Desplazó sus manos por dentro de los bolsillos de su oscuro pantalón mientras prestó atención a algunas palabras. - BAÑOS PÚBLICOS, LOS MEJORES DE TODOS LOS MARES. - Publicitaba un hombre refiriéndose a una de sus atracciones. El moreno mostró algún tipo de interés por visitar aquellos baños, pues después de tanto tiempo tirándose agua salada para asear su cuerpo, no le vendría nada mal un baño como cualquier humano corriente.

Las vestimentas clásicas y llamativas de un rubio le hicieron la vista, el cual se refirió a él de una forma algo despectiva. El tatuado frunció el ceño mirando de reojos a su inoportuno compañero de lugar. - ¿Limosnero? - Sonrió el ojos amarillos. - ¿Es normal por aquí que los amanerados ofrezcan insultos gratuitos? - Acompañó en un tono algo sarcástico para referirse al mismo. Todo estaba servido en la mesa, dos hombres con clases diferentes, pensamientos diferentes y gustos... ¿Similares?... Solo faltaría esperar el desarrollo de la historia que recién comienza.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Gente rara, de cabellos claros.

Mensaje por Invitado el Miér Sep 28, 2016 7:18 am

Difícil era, en cierta medida, lograr que el buen Jörm perdiera el juicio y se dejara influenciar por cuantos sentimientos o sensaciones negativas pudiera sentir, pues era muy dueño de si mismo, calmado y cauto, y esto dificultaba el hecho de poder relacionarse de una forma más competitiva fuera de los simples comentarios sarcásticos cuando mucho. En ese momento todo ello se veía probado por la inapropiada respuesta del moreno de apariencia exótica, quien lejos de aceptar su condición racial y detalles de origen y casta, prefería replicar, muy ausente de este derecho, e insultar al rubio con una pequeñez como la de intentar atentar contra su virilidad y masculinidad, como si algo así de infantil fuera a funcionar. Se encogió de hombros con simpleza mientras miraba con un marcado aire de superioridad al de piel curtida, y tras emitir un suspiro pesado comenzó nuevamente a mover sus bellos belfos para satisfacer la curiosidad del ajeno, siendo quizá innecesario, pero en lo personal, prefería dejar las cosas tan claras como pudiera, aún si hablaba con alguien tan oscuro.

No sé si los amanerados lo hacen, pero yo si. Es cuestión de poner cada pieza en su lugar... Si hago una reservación de esta fuente y veo un hombre como tu en ella, pienso que va a pedir limosna. Disculpa si sueno muy racista o realista. -Era un descarado, de eso no cabías la menor duda, pero el hecho de que mintiera con tal habilidad nata le aseguraba no ser descubierto en el falso hecho de haber hecho una reservación ni mucho menos en su actuación de un hombre que tiene apenas el tacto suficiente para pedir siquiera una medio disculpa. Amaba la actuación, se le daba muy natural y usualmente era perfecto interpretando cuanto papel quisiera, cosa que a menudo se vinculaba con su empleo, pero, en aquellos días libres, barnizados por el fresco arrullar del viento en una isla vacacional, parecían haberse convertido en una extensión teatral de su empleo, estaba actuando, aún en sus momentos de paz. Vaya vida.

No dijo mucho más, sino que simplemente se acercó a la orilla de los baños termales y dispuso sus cosas en el suelo, lo más cerca que pudo a sí mismo y sin quitarle la vida al extraño ni por un segundo como si sospechara que pudiera robarle alguna de sus pertenencias. Jörm no sospechaba, nadie le robaría.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Gente rara, de cabellos claros.

Mensaje por Invitado el Dom Oct 02, 2016 4:05 pm

¿Era normal que se buscara problemas con cualquier persona que se te cruce por en frente? ¿A caso el mundo giraba alrededor de nuestros propios ojos? Creo que el rubio y el peli-plata no sabían contener sus pensamientos más oscuros, ya que estaban soltando cualquier cosa que pasara por dentro de su mente con tal de responder al otro. La respuesta del turista no se hizo esperar, aunque como esperaba el moreno, era una respuesta digna para querer empezar una riña, pero.. ¿Valía la pena? Simplemente había ido para refrescar su cuerpo y aliviar sus problemas mentales en un lugar tranquilo y confortable, algo que viendo la situación, el rubio no le iba a permitir.

- ¿Reservación? - Sonrió viendo como el sujeto colocaba sus cosas lado del albergue. - Pues digamos que lo reservé primero... ¡Y NO ME MOVERÉ!. - Frunció el ceño y sentenció en un tono algo alto para marcar sus palabras. Dicho ésto, el varón de pelo plata simplemente se dispuso a quitarse sus pantalones, y su ropa interior para colocarse una toalla bien amarrada cubriendo su hombría. Volteó la cabeza mirando al turista para caminar lentamente hacia aquél baño de los dioses.

- Si no te gusta, o te largas, o me sacas. - Concluyó rascándose un poco la cabeza y liberando un pequeño suspiro que daba a notar el desgano de lidiar con personas tan pedantes como él, aunque bueno, en dado caso de que el rubio quiera pelear, largarse o simplemente lloriquear como una señorita, ya son problemas del mismo. Nuestro Anti-Héroe sólo se dispondría a introducir sus piernas en aquél caliente lugar, para remover la toalla a la par que su cuerpo encajaba y viajaba al mundo de los placeres, cerrando sus ojos, pero atento a cualquier sonido de su alrededor, debía estar preparado.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Gente rara, de cabellos claros.

Mensaje por Invitado el Vie Oct 07, 2016 4:56 pm

Al parecer la situación no se resolvería con las habituales maneras de siempre pues, a diferencia de la gente común, este intento de indigente nativo y bronceado parecía no tener idea de lo que significaba la jerarquía o lo que representaba la seriedad de una reservación en tan conocido ambiente turístico. Por supuesto que no lo sabía, hecho que quedó demostrado con obviedad cuando sus belfos se movieron expresando una interrogante algo confusa, como si la sola palabra le fuera ajeno a su limitado entendimiento, algo triste y molesto, pero más que todo triste. Jörm, por supuesto, no podía sentir menos interés en la deprimente vida de tan asqueroso ser, por lo que lejos de conmoverse por su ignorancia, fuera fingida o no, negó con la cabeza mostrando una simple decepción.

Sus siguientes palabras fueron algo confusas para el rubio quien ya había metido los pies en tan cálidas aguas, y es que si bien todo el hecho de haber alquilado para si mismo el lugar no era otra cosa que ensayadas y perfectas patrañas, cabía la posibilidad de que en verdad aquél tipejo hubiera reservado el sitio y el invasor fuera el de melena dorada, por lo que lejos de mostrarse tan consternado como estaba, alzó una ceja escudriñando la mirada de su oponente conforme este se dedicaba a ser el salvaje bruto que ya había mostrado interpretar a la perfección. El tipejo entró a las cálidas y calmas aguas de aquél oasis natural y pareció relajarse en extremo tras darle un intento de advertencia al Cipher Pol, que, lejos de acatar, simplemente ignoró con abrumadora eficacia, imaginando que aquellas palabras burdas no iban destinadas a sus oídos. -Purifiquemos el agua. -Susurró con simpleza mientras sacaba de su mochila un enorme frasco de jabón de burbujas extra aromático, y arrojándolo a las calurosas tinas se sumergió con parsimonia mientras las burbujas y el aroma intenso a rosas se adueñaba del lugar.

Si, era demasiado, pero confiaba en que el pobretón moreno se aburriría de aquella situación y se iría. Si en cambio, resultara que no, al menos podría saber de una vez por todas lo que gustaba o no a tan buscapleitos mendigo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Gente rara, de cabellos claros.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.